Internacional

CORONAVIRUS Y CAPITALISMO

En Estados Unidos las grandes farmacéuticas se aprovechan de la pandemia

La biofarmacéutica estadounidense, Gilead Sciences, tiene un fármaco para Covid-19 llamado “remdesivir”. Cobrará hasta US$3120 por un tratamiento de cinco días, una especulación en medio de la pandemia.

Lunes 17 de agosto | 21:52

La semana pasada, Gilead Sciences solicitó a la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) la aprobación del remdesivir para su tratamiento con Covid-19. El medicamento antiviral ya ha sido aprobado en la Unión Europea y Japón, y para uso de emergencia en los EE. UU. Gilead planea cobrar hasta $ 3120 por un tratamiento de cinco días, y ha evitado buscar una alternativa más barata. Su impulso por maximizar las ganancias durante la pandemia expone la depravación de la investigación farmacéutica bajo el capitalismo.

El “remdesivir”, también conocido por su nombre comercial Veklury, es un medicamento antiviral desarrollado originalmente para tratar la hepatitis C y el ébola. Los ensayos clínicos en pacientes hospitalizados con Covid-19 mostraron que el medicamento podría reducir el tiempo de recuperación de 15 a 11 días y también puede aumentar las tasas de supervivencia. En mayo, se autorizó el uso de remdesivir de emergencia y, posteriormente, Gilead firmó acuerdos de licencia con 127 países para producir el medicamento. La empresa tiene como objetivo producir 2 millones de dosis múltiples del tratamiento antes de fin de año.

Te puede interesar [Claves] América Latina: ¿por qué crece la brecha entre millonarios y pobres durante la pandemia?

Si bien muchos estaban entusiasmados con la perspectiva de un tratamiento para el coronavirus, Gilead ha anunciado un precio elevado: 520 dólares por dosis para las aseguradoras privadas y 390 dólares por dosis para el gobierno de los EE. UU. Esto eleva el costo total a US$3120 por un tratamiento de cinco días (o US$2340 para personas con planes gubernamentales como Medicare). Con remdesivir, Gilead está “ sentada en una mina de oro ” y la compañía predice que el medicamento aumentará significativamente los ingresos y compensará el impacto de la pandemia en sus otros productos. De hecho, el precio de las acciones de la empresa ya ha aumentado con la perspectiva de remdesivir las ganancias. Mientras tanto, el director ejecutivo de Gilead, Daniel O’Day, ganó 31 millones de dólares en su primer año en el trabajo, mientras que la empresa ganó beneficios de US$1.5 mil millones en el primer trimestre de 2020.

En respuesta al enorme costo del medicamento, un grupo bipartidista de 34 fiscales generales estatales enviaron una carta al Departamento de Salud y Servicios Humanos, escribiendo: “Es lamentable que Gilead haya optado por colocar sus márgenes de ganancia sobre los intereses de los estadounidenses que sufren esta pandemia... Gilead no debería beneficiarse de la pandemia ". Las investigaciones han demostrado que producir una dosis diaria cuesta entre US$1 y US$12, y hasta podría costar tan solo 93 centavos. Los críticos también han argumentado que el alto precio es injusto dado que Gilead recibió al menos $ 70 millones en subsidios federales para desarrollar el remdesivir. Los pacientes y el estado básicamente pagan el doble por este medicamento.

Gilead ha evitado investigar si otro de sus medicamentos antivirales, el GS-441524, puede ser eficaz contra el coronavirus. Este medicamento es más barato, más fácil de producir, muy similar al remdesivir y, de hecho, puede ser más eficaz. Public Citizen, un grupo de defensa del consumidor, envió una carta a los reguladores federales y al director ejecutivo de Gilead para alentar los ensayos clínicos del medicamento. El grupo señala que Gilead tiene un incentivo financiero para promover el remdesivir: fue patentado cinco años después del GS-441524, lo que significa que la empresa tiene los derechos exclusivos para fabricarlo por más tiempo. Gilead ha dicho que ejecutará ensayos preclínicos en GS-441524, pero aún no ha proporcionado detalles.

Te puede interesar Coronavirus en el mundo: ya son más de 20 millones los casos positivos

Gilead Sciences no es ajeno a la controvercia de precios. En 2014, la compañía lanzó un medicamento contra la hepatitis C llamado Harvoni, cobrando US$ 94000 por tratamiento de 12 semanas, o más de US$1,000 por pastilla. En 2016, otro medicamento contra la hepatitis C tenía un precio de 74.760 dólares. Aunque desde entonces ha reducido los precios de ambos medicamentos, son algunos de los medicamentos más vendidos en la historia y ayudaron a la compañía a alcanzar una valoración de mercado de casi US$100 mil millones. Más recientemente, Gilead enfrentó críticas por el alto precio que cobra por Truvada, también conocida como PrEP. A casi US$2000 por mes, el medicamento contra el VIH cuesta 350 veces más que las versiones genéricas disponibles en otros países. La empresa incluso se enfrentó a críticas al inicio de la pandemia de coronavirus: el remdesivir recibió el “estatus de medicamento huérfano”, una clasificación altamente rentable para medicamentos que tratan enfermedades raras. Después de la protesta pública, Gilead le pidió a la FDA que revocara el estatus.

Cobrar hasta US$3120 por un tratamiento de un medicamento cuya fabricación cuesta US$10 después de que la investigación fue subsidiada por el gobierno federal, es indignante. Las decisiones comerciales de Gilead demuestran la depravación de la investigación farmacéutica y sanitaria privatizada. Bajo el capitalismo, estas empresas están incentivadas a aumentar los precios. Deben estar bajo el control democrático de los trabajadores, científicos y médicos, libres del afán de lucro que los alienta a poner las ganancias y el valor de los accionistas sobre el pueblo pobre.

Te puede interesar Mascotas robot para adultos mayores contra el aislamiento y la soledad







Temas relacionados

Farmacéuticas   /    Covid-19   /    Pandemia   /    Coronavirus   /    Estados Unidos   /    Especulación   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO