Mundo Obrero

MUNDO OBRERO

En Bimbo Pilar reina la hipocresía con sus trabajadores

Mientras el Grupo Bimbo recibe una distinción por ser una de las empresas más éticas del mundo en los hechos es una de las empresas que más despidos y ataques hacia sus trabajadores han llevado adelante en el último tiempo.

Dario Campo

Trabajador de Procter & Gamble

Viernes 31 de marzo | 13:30

El Grupo Bimbo es la principal empresa de panificación del mundo, vende sus productos a 22 países. Este pulpo mexicano tiene 129000 empleados y 165 plantas distribuidas en el mundo, lo que le permitió facturar en el 2014 un poco más de 14000 millones de dólares. Sin embargo estas enormes ganancias son alcanzadas justamente por su voracidad capitalista y no por tener conducta ética. Un organismo corporativo llamado The Ethisphere Institute hace poco incorporó al Grupo Bimbo en su edición 2017, reconociéndola como una de las empresas más éticas del mundo, en base a calificar en aspectos como ética y cumplimiento, ciudadanía corporativa y responsabilidad con sus propios empleados entre otras cosas.

Bimbo Argentina tiene el monopolio de la panificación en Argentina, controla casi el 100% de la venta de pan. Esto se da porque en los últimos años fue comprando a toda la competencia quedándose así con todo el mercado. Adquirió Lactal, Fargo, General Mills, La Salteña, Sacaan, Valente entre otras empresas. No tiene nada de ético este accionar monopólico. Esta ubicación de amo y señor de la panificación en la Argentina le permite entre otras cosas liquidar marcas y productos que va comprando a la competencia para centrar su estrategia comercial en una menor variedad. Además de cerrar aquellas plantas y líneas de producción menos productivas y con mayor costo. Como esto fuera poco también es una formadora de precios al controlar casi la totalidad del rubro, cobrando el precio que le dé la mayor ganancia posible por la venta de sus productos.

En este marco de fabulosas ganancias despidió en su planta de Pilar a 87 trabajadores en septiembre del año pasado, como así también los despidos de 300 distribuidores en diciembre del 2016, entre otros despidos a lo ancho y largo del país donde tiene plantas y centros de distribución. También queda en evidencia la mentira de la ética en cómo trabajan sus operarios. En su planta de Pilar el ambiente de trabajo es insoportable, no solo por las condiciones de trabajo, sino por los ritmos, los maltratos y las persecuciones. Existen trabajadores con muchas enfermedades laborables. Al comedor solo se puede ir una vez en el turno, por ejemplo si te toca el turno mañana hay que elegir entre tomarse el desayuno o el almuerzo, ambas cosas no. Si elegís el desayuno a las 6 de la mañana luego tenés que esperar sin comer y tomar hasta las tres o cuatro de la tarde a que llegues a tu casa.

Frente a esto los delegados no hacen nada y el sindicato mira para otro lado. Sin embargo los trabajadores ya han demostrado en dos ocasiones su disposición a la lucha con paro y bloqueo de portones frente a despidos. Esta combatividad desplegada por los obreros de Bimbo Pilar no puede quedar depositada en manos de la Verde, que al frente del sindicato de la alimentación (STIA) ya ha demostrado no tener ninguna voluntad en defender los puestos de trabajo frente a los despidos. Por eso es necesario que los trabajadores se organicen en forma independiente de la Verde. Buscando confluir con aquellos que verdaderamente pelean por los trabajadores como la Bordó de la Alimentación, que con una agrupación extendida en fábricas de la zona norte enfrentan los ataques de las patronales defendiendo las conquistas logradas en los últimos años con la lucha.

El 6 de abril es el paro convocado por la CGT, finalmente la burocracia sindical del Triunvirato llamó a parar luego de la presión y bronca de los trabajadores frente a un gobierno que profundiza el ajuste hacia los trabajadores y el pueblo. Si bien los gremios de la CGT llaman a parar este lo hacen sin movilización, esto es porque los gremialistas siguen dándole tregua al Gobierno de Macri desde que asumió. El sindicato de la alimentación tiene que llamar a asambleas en Bimbo para tratar los problemas de la fábrica, la adhesión al paro nacional y movilización el 6 de abril.

Los sectores del sindicalismo combativo y la izquierda vamos no solo a parar sino que vamos movilizar porque no alcanza un paro dominguero sin movilización sino un plan de lucha para exigir que se prohíban los despidos y se reincorpore a todos los trabajadores que han quedado en la calle. Que no le pongan techo al salario. Por el apoyo a la lucha docente y a todas las luchas. Por la defensa de las empresas recuperadas. Que se repartan las horas de trabajo sin reducción del salario, para terminar con el desempleo y la superexplotación. Que se terminen la tercerización y la precarización. Por vivienda, salud y educación pública y de calidad para todo el pueblo.






Temas relacionados

Grupo Bimbo   /    Zona Norte del Gran Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO