Sociedad

OPINIÓN

Elon Musk y el capitalismo verde: ¿transformar el mundo o enriquecerse de forma sustentable?

Elon Musk (46) es un empresario sudafricano con sede en Estados Unidos, reconocido por desarrollar tecnologías y productos "amigables" con el medio ambiente; entre sus compañías más conocidas se encuentra Tesla Motors, Solar City y Espace X.

Jueves 1ro de febrero

El calentamiento global y el grave daño que día a día el humano a través de la industria privada y descontrolada le provoca a nuestro eco-sistema es un hecho. Hay algunas voces como la del presidente de Estados Unidos Donald Trump que intentan dejar la "basura debajo de la alfombra", pero las constantes alarmas de contaminación ambiental y de sobre depredación de recursos y especies aparecen a diario.

Elon Musk ha postulado a través de sus proyectos empresariales la necesidad de generar una humanidad sustentable; esto en cuanto al impacto medioambiental que producen las energías fósiles tanto en el consumo doméstico, industrial y de transporte. Es por ello que sus principales proyectos se evocan en promover y utilizar la energía eléctrica generada por fuentes renovables.

Tesla Motors y Solar City son las compañías principales en donde el empresario sudafricano ha llevado adelante su ideario. En la primera se fabrican automóviles 100% eléctricos; y en la otra ofrecen sistemas de energía solar para cualquier tipo de inmuebles fáciles de controlar.

Es evidente que se necesita con urgencia cambiar la matriz energética con la cual los países operan, el punto de discusión es ¿cómo?

Tomando la experiencia del dueño de Space X se hace complejo pensar o dar validez que desde practicas "responsables" empresariales o desde un "capitalismo verde" se pueda conseguir eliminar las problemáticas en que la mayoría de los habitantes del planeta se desarrollan; ya que estas empresas "responsables y sustentables" de igual forma siguen la lógica del mercado y la acumulación de capital, donde ponen un producto que compite con otros productores e industrias que arrasan y ponen en riesgo el planeta y sus recursos de forma indiscriminada, amparados por tratados internacionales de comercio.

Entonces el producto "verde" solo queda como un elemento en transacción para los que sí pueden acceder a este de forma monetaria, y no como un derecho que todos y todas deberían tener. Según Forbes en el año 2017 el dueño de Tesla Motors acumuló una fortuna avaluada en más de 15,600 millones de dólares. Lo que comprueba que el objetivo es mayoritariamente económico y no de transformación real o de oposición al causante real de la crisis ambiental que es el depredador sistema capitalista.

Hace unos días se dio a conocer la noticia de que Tesla Motors inició conversaciones con SQM para la obtención de litio, componente clave para la fabricación de las baterías de los automóviles eléctricos. Este dato es clave, ya que el 17 de enero la empresa privada de Julio Ponce Lerou llegó a un acuerdo con Corfo, donde la entidad pública le entregó la explotación del mineral hasta 2030; además se sextuplicó la cuota de extracción a la compañía del yerno de Pinochet. Aquello es muestra de que unos pocos se siguen enriqueciendo con los recursos de todos y que más que salvaguardar un futuro más pleno y sustentable se busca acaudalar riquezas a través de los recursos naturales.

Entonces, ¿es posible hacer cambios profundos desde el escritorio donde se espera tener números positivos en la bolsa?

Desde la realidad que tienen los trabajadores y trabajadoras a diario, es decir desde la liquidación de sueldo que se puede ver todos los meses, donde el trabajo que se realiza no se ve reflejado, sumado a la falta de derechos básicos y malas condiciones ambientales en las cuales se está envuelto y expuesto, la respuesta es ¡no!

Frente al avance de los grandes monopolios en contra de los recursos de la tierra, existen diversas organizaciones activistas que, claramente, hacen su aporte para denunciar y frenar ciertos proyectos y actividades que van en desmedro de nuestro planeta, entre las más conocidas podemos citar a Green Peace, Oceana, entre otras. El trabajo que hacen estas organizaciones es importante, ademas mencionar que muchas de ellas entienden que el problema es el neo-liberalismo, pero es urgente no sòlo denunciar esa expresión, sino levantarse en contra del capitalismo y su modo de producción, que no solo pone en riesgo nuestros recursos naturales, también se apropia de nuestras vidas.

Por lo tanto, la respuesta tiene que ser romper con los grandes monopolios y con cualquiera que por sus intereses de acaudalar y acaudalar capital se apropie y ponga en riesgo nuestro planeta, ademas de apropiarse de nuestro trabajo nos orillan a condiciones de vida precarias en donde ni siquiera los derechos básicos están garantizados. Para ello la economía verde no tiene sustento si no vemos imperioso levantar una fuerza revolucionaria agrupada, que enfrente al que se apropia del futuro de millones; para así garantizar una sociedad nueva para nosotros y en especial para los y las que vienen.






Temas relacionados

Energía verde   /   Empresarios   /   Ecología y medioambiente   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO