Mundo Obrero

GREMIO DOCENTE

Elecciones CEDEMS: ¿sindicatos sin política?

Ante el fuerte ajuste sobre la educación que significa el presupuesto 2019, el oficialismo de la “lista Rubí” propone un “sindicato sin política”, para que siga pasando la política de ajuste del gobierno. La agrupación 9 de abril plantea un debate: ¿Para qué sirven los sindicatos frente al ajuste y saqueo a la educación pública?

Gastón Remy

Economista, docente en la Facultad Cs. Económicas UNJu.

Domingo 28 de octubre de 2018 | 17:52

El 31 de octubre se realizarán las elecciones del CEDEMS, sindicato que agrupa a los docentes de colegios secundarios y los institutos terciarios.

Las mismas se dan en un marco en el que se agudiza el plan de ajuste del gobierno y el FMI con la media sanción de un presupuesto 2019 que ataca la salud, la educación, el trabajo para favorecer el gasto en la deuda pública a favor de los especuladores.

Si no fuera por el apoyo de la falsa “oposición” peronista y la inacción de las burocracias sindicales oficialistas y “opositoras”, no podrían pasar estos ataques al pueblo trabajador.

La lucha para enfrentar el ajuste es ahora, los que plantean que hay que esperar a las elecciones del 2019, como el kirchnerismo, sólo dejan que la derecha avance y se fortalezca. Esa estrategia habría que reflejarla en el espejo de lo que pasa en Brasil donde avanza la ultraderecha de Jair Bolsonaro por las peleas no dadas por el PT de Lula y sus centrales sindicales.

Esta situación se expresa en la vida cotidiana de miles de docentes en Jujuy con enorme pérdida del poder adquisitivo, escuelas que se caen a pedazos literalmente, salarios no pagados, cierres de terciarios, fusión y cierres de cursos.

Con el presupuesto 2019 esto empeorará: se ajusta un 77% en materia de infraestructura, se rebaja del 68% en edificios para jardines. Se recorta un 39% en formación docente y 60% en programas socioeducativos. También hay una rebaja de un 35% de becas para los estudiantes.

¿Para qué sirven los sindicatos frente al ajuste y saqueo a la educación pública?

El CEDEMS ha sido dirigido por diferentes burocracias ligadas a partidos patronales como el PJ o la UCR, que pusieron al gremio a la rastra del oficialismo de turno, lo vaciaron de participación y dejaron pasar todos los ataques contra los derechos laborales y la educación. Además de hacer negocios con los cursos pagos de formación docente o el mismo Jardín JIM Cedems con cientos de despedidos y son recurrentes el retraso en el pago de salarios.

La actual conducción de la lista Rubí, cuyo candidato a secretario general, Diego Machaca, salió de la Franja Morada (UCR), es la que lanzó el slogan “Sindicalismo sí, política no”. ¿Qué función cumple este slogan?

En primer lugar, busca separar en la conciencia de los trabajadores/as lo sindical de lo político. En segundo lugar, quiere esconder que su verdadera política es que pasen los ataques sobre la educación del oficialismo de Cambia Jujuy

La campaña de la lista “Rubí” que tiene hoy en el gremio al Secretario General, Ricardo Ajalla, un militante público de la UCR, subestima a los docentes quienes todos conocen quien es Ajalla, con el objetivo de instalar la idea de que a lo sumo la clase trabajadora puede organizarse y proponerse intervenir por cuestiones sindicales como el salario. Mientras que la política sólo queda en manos de los políticos profesionales de la casta privilegiada de los partidos patronales, que no cesan en su ataque a la educación pública, tanto el gobierno anterior como el actual.

“Sindicalismo sí, política no” es una estrategia que desorganiza y debilita la fuerza de la clase trabajadora para derrotar el ajuste sobre la vida de millones de trabajadores.

El resultado es que avanza la política de Morales y la ministra Calsina de ataques y ajuste a la educación pública: cierres de carreras, salarios a la baja, persecuciones, descuentos por paros, pésimas condiciones de infraestructura, Pacto Social Educativo, fusión de cursos, etc.

La conclusión lógica es que hay que recuperar los sindicatos para la organización y la lucha de los trabajadores junto a las familias y los estudiantes para enfrentar y derrotar los ataques y ajustes del gobierno, poniendo en movimiento toda nuestra fuerza.

Te puede interesar: Brutal saqueo a la educación: para qué sirve la central docente CTERA

“Sindicalismo sí, política no” es una estrategia que desorganiza y debilita la fuerza de la clase trabajadora para derrotar el ajuste sobre la vida de millones de trabajadores.

Lo cual puede verse en ejemplos como el de CEDEMS ligado a la UCR/Cambiemos que ya describimos o en cómo actuaron los gremios nacionales en la votación del presupuesto 2019: el sector de la CGT oficialista se borró olímpicamente de la jornada de lucha, lo mismo hizo el moyanismo que posa de opositor y los gremios kirchneristas que teniendo cientos de miles de afiliados como CTERA o la Conadu movilizaron de forma testimonial acorde a la estrategia meramente electoral del kirchnerismo que espera el 2019 dejando pasar los grandes ataques al pueblo.

Es concreto: la política en los sindicatos de las burocracias sindicales ligadas a los partidos del régimen sólo debilita la fuerza de la clase trabajadora para llevarla atrás de proyectos políticos patronales.

Por qué es necesario pelear por sindicatos sin burócratas y un partido de trabajadores sin patrones

En la lista oficialista Rubí ligada a la UCR y otras como la Multicolor que recicla a ex dirigentes del gremio y militantes del peronismo, está claro que su mensaje de separar la política de los sindicatos solo busca evitar que se cuestionen el rol de sus partidos en la crisis de la educación.

Luego de dejar en claro el rol de las listas que responden a los partidos patronales, lo que nos interesa particularmente desarrollar es el debate con los compañeros/as de la lista Morena, a quiénes llamamos a votar críticamente.

Te puede interesar: CEDEMS: la agrupación 9 de abril propone dar la pelea por un gremio democrático, clasista y de lucha

Uno de los fundamentos por el cual llamamos al apoyo crítico a la agrupación “Marina Vilte” es que no son orgánicos a ningún partido patronal. Sin embargo, su planteo de independencia no distingue la diferencia antagónica entre los partidos patronales y los partidos de trabajadores como el PTS/FIT, por ejemplo.

La idea de la independencia en general de los partidos, o de la política, puede llevar, por otro camino, a un mismo lugar: los limites de pensar sólo un proyecto sindical para la clase trabajadora y no la necesidad de construir un partido propio. Cuando los empresarios ya tiene sus partidos o crean nuevos como es el caso del PRO.

Desde la agrupación 9 de abril formamos parte del Movimiento de Agrupaciones Clasistas, que interviene en más de 60 gremios en el país y forma parte de directivas de sindicatos y comisiones internas varias. Nuestra política y estrategia parte de una clara posición clasista, es decir, de la defensa de los intereses de la clase trabajadora y el pueblo pobre de conjunto.

Nuestra lucha es por la recuperación de los sindicatos bajo direcciones clasistas independientes de los partidos patronales (no de la política en general) y democráticas que pongan esas organizaciones al servicio de la lucha de los trabajadores. Pero esa pelea no se limita a los sindicatos sino que está en relación con la necesidad de que la clase trabajadora tenga su propio partido con un programa político anticapitalista que parta de sus propios intereses para que la crisis en curso la paguen los capitalistas que la generaron.

Frente al ajuste en curso este es un debate vital para los/as trabajadores/as, ya que no alcanza sólo con democratizar y gestionar “bien” sindicalmente los sindicatos, sino de tener una estrategia de lucha para vencer que eleve a la clase trabajadora como sujeto político para imponer una salida propia a la crisis en curso a favor de la mayoría popular. En este sentido, consideramos que se debe ligar el planteo de refundar el CEDEMS a los desafíos y las luchas que nos plantea la realidad concreta y los ataques que venimos sufriendo.

La idea de la independencia en general de los partidos, o de la política, puede llevar, por otro camino, a un mismo lugar: los limites de pensar sólo un proyecto sindical para la clase trabajadora y no la necesidad de construir un partido propio.

Hoy, defender la educación pública concretamente se relaciona con derrotar el proyecto de ajuste que se plantea en el presupuesto 2019. Recuperar los sindicatos de manos de los partidos patronales es un primer paso para desarrollar la fuerza de los trabajadores junto a las familias y estudiantes para esas peleas.

Un CEDEMS que funcione con asambleas por escuelas, con delegados con mandatos, que coordine junto a las maestras y maestros de ADEP y SADOP un plan de lucha con la perspectiva de unificar a los 25.000 docentes en un solo sindicato podría poner en movimiento una fuerza social que junto a las familias trabajadoras y en unidad con otros gremios le podría torcer el brazo al gobierno y frenar sus ataques.

Los aspectos progresivos que plantea la plataforma de la lista Morena como la simpatía que despertó en sectores de docentes, abre la posibilidad para avanzar fraternalmente en estos debates (desarrollando foros o charlas y actuando en común en las luchas que tenemos planteadas) que hacen a cómo fortalecer las fuerzas de los trabajadores conquistando sindicatos sin burócratas y un partido de trabajadores sin patrones.







Temas relacionados

Elecciones sindicales   /    Jujuy   /    Educación   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO