Cultura

LIDTERATURA//CUENTO INFANTIL

El viaje de Mariano

El viaje de Mariano es un cuento escrito en el marco del “Día Internacional contra la Discriminación por Orientación Sexual e identidad de Género”.

Ana Carolina Paez

Docente de Educación Especial - Agrupación Marrón

Lunes 18 de mayo | 14:40

En esta época de pandemia y aislamiento social las clases virtuales se volvieron el único medio de comunicación con nuestros alumnos, alumnas y sus familias, claro que sólo con algunas, porque las dificultades que tienen las clases virtuales, debido a la situación económica y la falta de conectividad de muchas familias impide que todos y todas tengan las mismas oportunidades.

Durante este tiempo desde el ministerio de Educación a través de sus supervisores y directores nos sobrecargan de trabajo, como si ya el sólo hecho de encierro no nos hubiera afectado en nuestra salud física y emocional a muchos docentes (migrañas, contracturas, insomnio, etc), planillas, informes, “actos virtuales” si, asi como leen.

¡No olviden las efemérides!,nos dicen, pero ellos se vienen olvidando bastante de la ESI.

Es por esto que como docente y como me gusta escribir cuentos, ayer, 17 de Mayo, en el marco del “Día Internacional contra la Discriminación por Orientación Sexual e identidad de Género” escribí este que quiero compartirles: El viaje de Mariano, tanto para docentes y alumnos y alumnas, porque nuestros niños y niñas necesitan conocer historias que fomenten la igualdad y les ayuden a comprender la diversidad sexual.

El viaje de Mariano

Mariano llegó a la escuela como todas las mañanas, de la mano de su papá quien lo dejaba media hora antes porque en la fábrica donde trabaja tenía que firmar a horario la entrada. Siempre se sentaba en la escalinata de su escuela mientras veía a doña Mirta tirar baldes de agua en ese inmenso patio que dentro de un par de horas se convertiría en una cancha de futbol y pista de carrera, porque los recreos son así, aunque Mariano prefería quedarse parado en la puerta de su aula mirando a todos jugar, él comía su galleta y tomaba su coca cola que le guardaba prolijamente en su lunchera la abuela Carmen.

Mariano es un niño tímido, cursa primer grado de la escuela pública que queda a 5 cuadras de su casa, habla muy poco, salvo con su amiga Pilar, con ella si se divierte y se sientan juntos, les gusta mucho pintar unicornios de colores con lapiceras brillosas. El día después del cumple de Pili, como la llama él, ella llevó un set para hacer pulseras y aros que le regalo su madrina, ese recreo fue maravilloso, juntos armaron pulseras y aros y todas las demás compañeras estaban fascinadas de tan maravillosa creatividad, menos su seño de religión quien se enojó con Mariano y le dijo que eso es juego de nenas, Mariano un poco confundido y otro poco avergonzado bajo la mirada, y se acomodó en su silla. Las niñas y los niños no entendían porque la seño de religión estaba enojada con su compañero.

Al día siguiente Mariano estuvo más callado de lo común en clase y su seño July que lo conoce muy bien se acercó a preguntar que le sucedía, él sólo la miró y la abrazó, en ese momento Pili, su mejor amiga junto con Benja, el más charlatan del grado le contaron a la seño lo sucedido en la clase de religión. "Todo está bien Mariano, no hay nada malo en vos, a veces los adultos no sabemos respetar a los niños", dijo la seño con un susurro y en un profundo abrazo a su alumno.

Guarden sus cuadernos, saquen la hoja de dibujo y los lápices de colores, felpas, témperas, todo lo que tengan para pintar, dijo la seño a todo el grupo, corramos los bancos, todos al piso en sus alfombras, hoy vamos a hacer un viaje imaginario, vamos a viajar a un lugar donde nos haga sentir felices, respetados y aceptados, a viajar!!!!!!.

Las niñas y los niños de primer grado estaban concentrados en su hoja y sus coloridos dibujos, había castillos, duendes, mariposas coloridas, dragones, bosques, esos dibujos eran realmente un viaje placentero.

Mientras la señorita caminaba cuidadosamente esquivando piecitos y manitos por toda el aula, se detuvo a ver el dibujo de Mariano. Había un niño, un niño triste y al lado una niña, son una sonrisa gigante, un vestido azul con flores, dos trenzas en el pelo sujetadas con dos coleros con forma de corazones, al lado estaba su seño, ambos rodeados de árboles, había un río con peces multicolor. Mariano se veía muy feliz dibujando un lugar donde él podía mostrar cómo se siente de verdad, porque Mariano no quería ser un nene, él quería ser una nena.

Cuando todos terminaron de pintar colgaron sus dibujos en el rincón de cuentos, esa mañana Mariano salió al recreo y jugo con sus compañeras y compañeros a la piyadita, corrió como nunca antes lo había hecho, esa mañana el patio de juegos baldeado por doña Mirta se llenó de alegría.

Fin

La escuela es el lugar donde el trabajo con la perspectiva de género implica revisar, reflexionar y cuestionar muchas de las ideas y concepciones que tenemos sobre cómo nos relacionamos varones y mujeres, implica por ejemplo, dejar de lado expresiones de tipo “Ana, tenés una letra horrible, pareces varón” o “¡Pedro, cómo puede ser que no te guste jugar al fútbol!”.

Llevar adelante la educación sexual desde una mirada integral, supone hacer de las escuelas espacios inclusivos y respetuosos en los cuales todas las personas tengan la libertad de poder expresar su orientación sexual y su identidad de género sin temor a ser discriminadas o estigmatizadas. Se trata entonces de estar atentos en el aula, en los patios y en toda la escuela, para trabajar contra la discriminación teniendo presente que en diversos momentos pueden aparecer manifestaciones de homofobia, lesbofobia (rechazos, miedos, prejuicios hacia varones homosexuales y mujeres lesbianas), transfobia (rechazo dirigido hacia las personas que tienen una identidad de género distinta a la del sexo asignado al nacer).







Temas relacionados

ESI (Educación Sexual Integral)   /    diversidades sexuales   /    Cuento   /    Tucumán   /    Literatura   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO