Economía

INFORME UCA

El verso macrista de la "pobreza cero": ocho millones de niños son pobres

Dos de cada tres chicos viven en hogares con privaciones en vivienda, educación, saneamiento, salud u otros. El show de Macri por los “mejores números” es una burla ante la realidad de los menores.

Lunes 30 de abril | 13:40

Un informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) reveló que entre el 2016 y el 2017 la pobreza infantil multidimensional subió del 60,4 % al 62,5 %, es decir, aumentó un 2,1 %. Esto significa que hoy en la Argentina hay 8 millones de niños y jóvenes con algún tipo de privación en su vida diaria.

La estimación realizada por la universidad mide la pobreza multidimensional que considera las privaciones que padecen los niños y jóvenes en múltiples dimensiones como la alimentación, el saneamiento, la vivienda, la atención de la salud, el acceso a la información, la estimulación en los primeros años de vida y educación.

La situación de los menores de 0 a 17 años se agravó en 2017. La UCA actualizó su encuesta con una muestra más abarcativa (incluye más regiones) del último trimestre del 2017 y el porcentaje de privaciones es más elevado, alcanzó el 65 % en ese período. En el Conurbano bonaerense es más grave la situación donde la pobreza infantil trepó al 75,3 %. Esto significa que tres de cada cuatro chicos del Gran Buenos Aires vive en hogares que sufren carencias estructurales.

El informe también calculó la pobreza por ingresos donde los niños y jóvenes pobres fueron el 42,5 %. En el 2017 el índice de pobreza infantil por ingreso que estimó el INDEC era del 39,7 %.

Pobres estructurales: déficit de vivienda, salud, educación y alimentación

El documento de la UCA estimó que en 2017, 1 de cada 10 niños/as reside en hogares vulnerables en términos de acceso a los alimentos. Desde el 2015 se observa una tendencia escalonada en ascenso.

Hay un 10,4 % de los niños en todo el país que pasa hambre, mientras que un 5,8 % no recibió alimentación directa.

Otra de las dimensiones de análisis es el Derecho al saneamiento. Se calculó que en 2017 el 24,7 % de la infancia carece de acceso al agua de red y/o de inodoro con descarga en el interior de su vivienda (7 % carece tanto de agua de red como de inodoro). En el Conurbano Bonaerense es más crítico y afectó al 40 % en 2017.

A fines de 2017 un 30,2 % de los niños y jóvenes habitó en viviendas precarias en términos de los materiales de su construcción. En el Conurbano Bonaerense es más grave y alcanzó al 38,3 %.

El informe señaló “la evolución en el tiempo no revela cambios significativos a nivel del total y un leve descenso en la situación más crítica” y agregó “en el espacio de la vivienda las brechas de desigualdad social son evidentes y sostenidas en el tiempo”.

La salud es otro de los aspectos considerados en el informe. Se registró para el 2017 un déficit en el ejercicio del derecho a la salud que afectó en un 23,3 % a la población infantil.

En cuanto a la educación "en el derecho a la educación medido en chicos de 4 a 17 años, se estima que el 19 % de los chicos/as, en 2017, registra privaciones en el espacio de la educación" y aclararon que entre 2010 y 2014 se observaron progresos sobre todo a nivel de las privaciones moderadas relacionadas con aspectos de las ofertas educativas. Pero a partir de 2015 el déficit educativo se mantuvo estable en torno a un 18/19 %.

La pobreza no es exclusiva del macrismo, la “década ganada” dejó a fines del 2015 29 % de pobres, según los datos de la UCA. Se recuerda que el Indec dejó de publicar la pobreza, y el kirchnerismo llegó a decir cosas irrisorias como que en Argentina había menos pobres que en Alemania.

Show macrista para anunciar una pobreza alarmante

Cuando se difundieron los datos del Indec de pobreza, el presidente montó un show para anunciar que había menos pobres. Sin embargo, las cifras aún son críticas. Según el mismo organismo, la pobreza medida por ingresos afectó a más de 10 millones.

En cuanto a la pobreza multidimensional (en la actualidad estimada por la UCA), que analiza varios factores de carencias estructurales en el tercer trimestre de 2017, afectó a más de la mitad de los hogares, el 64,5 % padecía al menos una de estas carencias.

La aceleración de la inflación, los nuevos tarifazos, los salarios viejos y los despidos que hubo a comienzo de año son una combinación, que seguramente incidirán (al alza) en los próximos datos de pobreza que difundirá el Indec.

Mientras el Gobierno insiste con la suba de tarifas y cerrar paritarias por debajo de la inflación de este año, la pobreza estructural infantil afectó a 8,2 millones de niños y adolescentes. Hay pocos motivos para lanzar globos amarillos.

Te puede interesar: Pobreza: los números mágicos de Mauricio Macri








Comentarios

DEJAR COMENTARIO