Sociedad

SAN LUIS / CRISIS EN EL TRANSPORTE

El transporte puntano en crisis, otra vez

El transporte público en la Provincia de San Luis está en un deterioro sostenido desde antes de la pandemia por el COVID-19.

Viernes 17 de julio | 15:31

Hasta ayer, aún no se definía cómo continuaría la medida de fuerza tomada por los choferes de Transpuntano. Al día de hoy, no se tienen noticias del cuarto intermedio pedido por la empresa, a cargo de Martín Grippo.

La semana pasada, el delegado de la UTA, Gabriel Molina, había expresado ante medios locales que la negociación en la sede del Programa de Relaciones Laborales no fue exitosa. Las legítimas demandas de sueldos y aguinaldos no pagados no han sido regularizadas, ya que - según la Gerencia de Transpuntano - no hay recursos suficientes.

Cabe señalar que la empresa es una Sociedad Anónima con Participación Estatal Mayoritaria (SAPEM), en la que el 99 % de las acciones son del municipio capitalino y el 1 % de sectores privados, por lo que tales recursos tendrían que provenir de la misma municipalidad, a cargo del Intendente Sergio Tamayo (Frente de Todos).

Este marco de irregularidad se viene repitiendo desde la gestión anterior de Enrique Ponce (Juntos por el Cambio), administración que dejó en estado de quiebra a la empresa, adeudando alrededor de 300 millones de pesos entre sueldos, proveedores y combustible. La única solución que encontraron ante semejante situación fue aprobar en el Concejo Deliberante una ordenanza municipal para retirarles el boleto gratuito a estudiantes y jubilados, medidas propias de gobiernos conservadores que van en contra de las grandes mayorías populares.

Durante la anterior gestión y parte de la actual de fuerzas políticas opuestas y prácticas gerenciales similares, avisora el claro ejemplo de vaciamiento donde el accionista mayoritario no se hace responsable de sus obligaciones contractuales, caso que vimos en mayor escala con la cerealera Vicentín. El poco interés que muestra el Municipio para resolver el conflicto queda claro no solo en la falta de respuesta a 10 días de encontrarse interrumpido el servicio, sino que se suma a prácticas administrativas de deterioro y enajenación que se concatenan con el corte del servicio eléctrico al edificio y taller de la empresa, también al no pago de autopartistas, la no renovación y caída en desuso de unidades, circunstancias que llevarían a la virtual privatización de Transpuntano.

Al conflicto del servicio urbano de transporte se le suma el paro del servicio interurbano de transporte, que viene de hace más de un mes, tirando por el piso la falsa dicotomía de que el sector privado es más eficiente a la hora de prestar servicios. De hecho, en el interurbano se paga una sobrevaluada suma de entre $50 y $60 por viajes que no cubren más de 20 kilómetros de recorrido. Hoy por hoy se presta un servicio de “emergencia” con frecuencias de más de 2 horas y pocos claros, que dejan a vecinos como los de las localidades de La Punta, el Volcán o Potrero de los Funes a la deriva del azar.

Las personas afectadas por la falta de estos servicios esenciales son miles en San Luis, situación de la que son responsables no las trabajadoras y los trabajadores del transporte público, sino los distintos Gobiernos que despilfarran recursos y miran para otro lado cuando los empresarios del transporte no pretenden más que lucrar a expensas de miles de familias trabajadoras.

Si vamos al caso, en una provincia que se autoproclama “eficiente en la administración de recursos”, a esta condición de detrimento en los sueldos - sumadas la inflación generalizada y los sobreprecios que pagan día a día los laburantes - se le añade que muchas vecinas y vecinos no tienen más remedio que hacer uso de taxis, provocando que los números de las cuentas y del bolsillo sean insostenibles, más que todo para una población que tiene sueldos por debajo del índice de la pobreza e indigencia, y que a su vez ha cobrado proporcionalmente menos IFE que la población de otras provincias.

Las condiciones de inestabilidad laboral a la que es sometida la clase trabajadora se resuelve como vienen marcando el camino los trabajadores de FaSinPat, el Hotel Bauen y tantas otras cooperativas que no dependen de una patronal expoliadora donde el hecho del trabajo mancomunado rinde a cada uno de los actores que intervienen en dicha empresa sin ánimos de lucro y preservando un servicio de calidad que llega a toda la comunidad.







Temas relacionados

Trabajadores del transporte   /    Paro de transporte   /    Paro del transporte   /    Transporte   /    San Luis   /    Sociedad   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO