Mundo Obrero Chile

JUVENTUD

El trabajo de empaque

En La Izquierda Diario recibimos un comentario sobre las condiciones que viven miles y miles de jóvenes quienes buscando recursos para mantener sus estudios acceden al trabajo precario, en este caso el trabajo de empaque en supermercados.

Martes 27 de diciembre de 2016

Trabajar de empaquetador en un supermercado es uno de los trabajos más cotizados al cual pueden optar la mayoría de los estudiantes universitarios por su flexibilidad horaria ya que varían entre las 3 o 4 horas eligiendo los días que ellos y ellas pueden asistir.

Y, sí, puede ser cómodo y accesible para poder llevar la vida de estudiante de educación superior, ya que los estudios demandan demasiado tiempo y dedicación en las aulas y en el estudio.

Pero no podemos olvidar lo precario de este modo de empleo, comenzando con el hecho que no recibimos ningún tipo de remuneración fija, más que las propinas de los clientes que varían demasiado dependiendo del horario y el día.

Además es el único empleo en el que se debe pagar para poder ejercerlo, ya que el supermercado no se hace cargo de ningún tipo de insumo para que dicho sistema funcione, solo entrega las bolsas donde guardar los productos de las compras. Por esto se debe estar constantemente preocupado de que se puede terminar en cualquier momento si se desea cambiar a los empaques.

No tenemos los mismos derechos que los demás trabajadores, ya que no contamos con ningún tipo de contrato con la empresa, lo que no nos asegura ningún nivel de estabilidad laboral, rebajándose solo a un contrato de palabra con el gerente.

Tampoco contamos con seguros en caso de accidentes laborales, ni por enfermedades que este tipo de trabajo puede causar por estar haciendo constantemente movimientos repetitivos, estar de pie todo el turno, cargando productos en los carros, etc.

Sin darnos cuenta estamos inmersos en una de las peores subcontrataciones, al no tener derechos ni voz dentro de dichas empresas más que dentro del sistema de empaque organizado por la misma empresa. Por ende la vida universitaria se vuelve miserable, al no poder acceder a trabajos estables porque la universidad tampoco cuenta con una flexibilidad para aquellos estudiantes que necesitan trabajar para poder vivir, mantener familias y poder continuar estudiando.






Temas relacionados

Mundo Obrero Chile   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO