Internacional

ARGENTINA

El sindicalismo combativo de Argentina definió medidas de lucha contra la reforma laboral de Macri

Este jueves el sindicalismo clasista de Argentina se movilizó por la mañana, mientras que por la tarde hubo una reunión de coordinación de distintos sectores combativos que resolvió movilizarse al Senado el día que se trate la ley de reforma laboral (posiblemente el 23 de noviembre) y nuevamente el 6 de diciembre.

Viernes 17 de noviembre | 12:43

El jueves por la mañana el sindicalismo combativo argentino se movilizó en la ciudad de Buenos Aires realizando un bloqueo de la importante avenida 9 de julio en contra de la reforma laboral anunciada por el gobierno de Macri, que el día anterior había anunciado un acuerdo con la principal central sindical, la Confederación General de Trabajadores (CGT). En la tarde del mismo jueves una amplia reunión de dirigentes y delegados del sindicalismo combativo discutió movilizarse al Senado el día que se trate la ley de reforma laboral (posiblemente el 23 de noviembre) y hacerlo nuevamente el 6 de diciembre.

El miércoles se había anunciado un principio de acuerdo entre el Gobierno nacional y la CGT por la reforma laboral antiobrera, que el macrismo diseñó y planificó como parte de un plan que junto a la reforma tributaria y los cambios en el sistema previsional buscan beneficiar a los grandes empresarios y redoblar la explotación y la miseria sobre el pueblo trabajador.

Fue contra este "principio de acuerdo" que el jueves el sindicalismo clasista volvió a las calles por la mañana, mientras que por la tarde realizó una nueva reunión de distintos sectores combativos que votó los pasos a seguir para continuar la lucha.

Mientras los burócratas millonarios que dirigen la CGT acuerdan a espaldas de los trabajadores, y el peronismo, sin el cual no podrían salir las leyes del Congreso, se apresta a votar otra vez junto a la coalición gubernamental Cambiemos, el sindicalismo combativo se organiza para luchar, sabiendo que todas las conquistas que hoy nos quieren sacar han sido arrancadas con enormes peleas a lo largo de la historia del movimiento obrero.

Desde temprano, este jueves trabajadores de PepsiCo junto a otros sectores combativos realizaron un corte en el cruce de las avenidas 9 de julio y Corrientes, frente al Obelisco. La medida, que tuvo fuerte repercusión en los medios de comunicación y fue impulsada por el Movimiento de Agrupaciones Clasistas (PTS e independientes), se convirtió en una importante tribuna para denunciar el acuerdo que se está haciendo. Fueron parte también de la misma algunos referentes del Frente de Izquierda como Nicolás del Caño y Nathalia González Seligra.

Camilo Mones, referente de los trabajadores de PepsiCo, señaló desde el corte, entre otras importantes definiciones, que "rechazamos el pacto de la cúpula de la CGT con el gobierno. Exigimos que retiren todos los artículos de una reforma que ataca los derechos de los trabajadores”.

Te puede interesar: Corte en el Obelisco del sindicalismo combativo contra la reforma laboral

Una nueva reunión para coordinar la lucha

Por la tarde, en la sede de la Facultad de Ciencias Sociales (UBA), se realizó una nueva reunión entre distintos sectores del sindicalismo combativo para debatir y votar nuevas medidas de lucha. La misma fue continuidad de la que se había hecho el pasado jueves en la carpa que los trabajadores de PepsiCo tienen montada frente al Congreso Nacional.

Las resoluciones más importantes de la reunión fueron movilizarse al Senado el día que se trate la ley, que posiblemente sea el próximo jueves 23, así como también el 6 de diciembre en el marco de una movilización unitaria, como los próximos pasos de un plan de lucha.

Al inicio de la reunión se repartió a los presentes un borrador de declaración que sirvió de base para la apertura del debate. Tras el encuentro, se terminará de consensuar entre las organizaciones el texto final que se dará a conocer públicamente.

La propuesta de declaración presentada partía de denunciar que “el Gobierno retiró algunos artículos, los más brutales, que habían generado el repudio masivo de los trabajadores, como el banco de horas que liquida las horas extras (cuestión que de todas formas querrán imponer en negociaciones de los convenios) o el cómputo de las horas extras para calcular las indemnizaciones. Pero el nuevo proyecto consensuado sostiene puntos como el llamado blanqueo donde se indulta a los empresarios que tuvieron trabajadores en negro durante años, mientras que los trabajadores no registrados no podrán reclamar nada y solo se les reconocerá un máximo de 5 años de aportes para la jubilación aunque hayan trabajado toda una vida. Se mantiene el artículo por el que las indemnizaciones no tendrán en cuenta al aguinaldo para su liquidación, lo cual sirve para abaratar los despidos, y se crearán pasantías por lo que la juventud irá a trabajar sin derechos y salarios de miseria, fuera de todo convenio, tirando para abajo el salario del conjunto de los trabajadores y alentando los despidos de los más antiguos”.

Al mismo tiempo, en la reunión se debatió que la reforma laboral es un duro ataque que es parte de un plan capitalista de conjunto junto a las reformas fiscal y previsional con las cuales, por ejemplo, atacan duramente a los jubilados condenándolos a vivir en la miseria de por vida. Con los cambios en los modos de calcular la actualización de los haberes y con la rebaja en los aportes patronales hacen jugosos negocios para los poderosos mientras nuestros abuelos son abandonados en la pobreza.

En base a estas denuncias, la propuesta de declaración sostiene que “repudiamos el acuerdo antiobrero de Macri y la CGT y denunciamos que el PJ y otros bloques que se autodenominan de la oposición se preparan para votarlo en el Congreso (…) Por su parte los dirigentes de las dos CTA rechazaron en su momento la reforma (…) pero no se movilizaron durante estas semanas cruciales”.

En cuanto a las resoluciones, “seremos parte de la movilización unitaria llamada para el 6 de diciembre y participaremos con una columna del sindicalismo combativo. Pero al mismo tiempo, llamamos a todos los sindicatos y centrales que se oponen a la reforma, a las CTA y la Corriente Federal, a convocar de forma urgente a un plan de lucha que comience con un paro y movilización (…) Por último, convocamos a una movilización al Congreso para el jueves 23 de noviembre en pleno tratamiento del proyecto en el Senado, como asimismo marcharemos con una columna de este espacio ante toda convocatoria de organizaciones sindicales que se oponen a esta nefasta ley”.

Fueron parte de la reunión dirigentes de sindicatos, comisiones internas, agrupaciones clasistas y trabajadoras y trabajadores de distintos gremios. Entre ellos, referentes de la Unión Ferroviaria de Haedo, Ademys (docentes), de la oposición en las directivas de Foetra (telefónicos) y AGTSyP (subte), de la Conadu Histórica y Cicop, mientras que ATEN Neuquén mandó una adhesión que se leyó al comienzo. También estuvieron representantes de las comisiones internas de Mondelez Victoria, Falcon, Frigorífico Rioplatense, LATAM y otras empresas aeronáuticas, Fate (SUTNA), tercerizados del FFCC Sarmiento y Aerolíneas Argentinas, MadyGraf, juntas internas de diversas dependencias estatales, dirigentes de los SUTEBA recuperados, Ferroviarios del Roca, Aguas gaseosas Coca-Cola, Salud (de distintos hospitales), Ferrum (ceramistas), jóvenes de call center y otros trabajadores de Comercio, gráficos de distintas empresas, trabajadores bancarios, así como organizaciones políticas tales como el PTS (con la presencia de Nicolás del Caño) e IS, integrantes del Frente de Izquierda, MST, Nuevo Mas, Rompiendo Cadenas, Opinión Socialista, entre otras. También hizo uso de la palabra Pablo Viñas por la CSC-Partido Obrero.








Temas relacionados

Movimiento de Agrupaciones Clasistas (MAC)   /    Argentina   /    Mauricio Macri   /    CGT   /    Reforma laboral   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO