Política

DEBATE

El silencio de CFK frente a la movilización popular

La expresidenta y actual senadora mantuvo un silencio total sobre las movilizaciones populares contra la votación de la reforma previsional.

Miércoles 20 de diciembre de 2017 | Edición del día

Cristina Fernández de Kirchner ha denunciado la reforma previsional como una orden del FMI. En sus tuits frecuentes, denunció la represión contra los diputados el jueves 14 de diciembre, pero cuidándose de no llamar a expresar ese rechazo a la represión en una movilización popular.

Recientemente posteó en Telegram el discurso de Agustín Rossi en la Cámara de Diputados, calificando a la reforma de saqueo a los que menos tienen.

Sin embargo, desde este punto de vista de la movilización de los afectados, jubilados y trabajadores, la actual senadora por Unidad Ciudadana se ha mantenido en silencio.

La falta de pronunciamientos de la expresidenta en torno a la crisis desatada por la ley de reforma previsional no puede ser leída como un simple intento de quedar al margen de los acontecimientos para no complicar su situación judicial. Ella es una dirigente política y como tal sus silencios son decisiones políticas.

Si, como afirma su fuerza, CFK enfrenta causas armadas por una derecha revanchista en el poder, la derrota de las políticas reaccionarias que están detrás del armado de sus causas por la movilización popular son la mejor defensa posible. Sin embargo, como dirigente política ha decidido renunciar a dicha defensa.

La posición de CFK es gravitante frente al kirchnerismo que forma parte del movimiento de oposición obrero y popular contra la reforma previsional. Las organizaciones sindicales dirigidas por militantes K, como ATE Capital, bancarios o subterráneos, han estado en las calles pero sin plantearse una alternativa para poner en pie un poderoso movimiento de protesta, frente a la timorata y desorganizada convocatoria a un paro general de la CGT cuyo objetivo era salvar las ropas más que potenciar la fuerza de la movilización.

A los dirigentes sindicales K les falta confianza en la fuerza de los trabajadores y le sobran ilusiones con respecto a la estrategia de su jefa política.

El silencio de la principal figura de la oposición con respecto a la movilización social no es resguardo ni inocencia, sino una política que priorizaba el objetivo de presionar sobre el bloque justicialista con el afán de jugar la suerte de un proyecto que afecta a millones de trabajadores en lo inmediato, a la componenda parlamentaria.

Es también parte de un doble juego donde sale al rescate del régimen político, ya que su cuñada y gobernadora de Santa Cruz es firmante del Pacto Fiscal, al igual que sus aliados de Tierra del Fuego.

Y también hay que sumar la ausencia en su banca a la hora de la votación de quien fuera presentado como el mal menor frente a Mauricio Macri, Daniel Scioli, siendo uno de los diez diputados responsables de que la ley pasara la votación el 19 a la madrugada.

En todo caso el cálculo de Cristina Fernández de Kirchner es que el desgaste de Cambiemos y de sus rivales internos en el peronismo la dejarán bien parada de cara a las elecciones de 2019, como si los afectados por las contrarreformas reaccionarias del macrismo tuvieran tiempo para que estas medidas no degraden sus vidas.

Contrasta con la actitud de Nicolás Del Caño y Myriam Bregman, que usaron la tribuna parlamentaria y de los medios de comunicación no sólo para expresar el repudio frente a la contrarreforma reaccionaria sino como medio para convocar a la más amplia movilización obrera y popular.

Si tenemos en cuenta que el alcance de las palabras públicas de CFK son de un tinte mayor que el de los referentes del FIT, podemos afirmar que el silencio de la senadora por Buenos Aires como mínimo no aportó para que la dimensión de las movilizaciones fuera mayor.

La historia de la resistencia peronista debería servir como una fuente de lecciones para los militantes kirchneristas. Después del golpe de 1955 John William Cooke debatía contra un Perón que aconsejaba la prudencia y el sabotaje, sobre la necesidad de organizar la huelga general insurreccional. El Pacto con Frondizi (que tradujo la prudencia en componenda) y la derrota de la huelga del frigorífico Lisandro De la Torre (que marcó el fin de la estrategia del desgaste) selló su suerte y la clase trabajadora tuvo que esperar casi una década para saldar cuentas con la revolución fusiladora.

Contrariamente la resistencia con aguante del kirchnerismo sólo apuesta a la prudencia, bajo el argumento, desmentido en las calles, de que fuerzas no hay y se impone la hegemonía de la derecha.

CFK renuncia a la resistencia frente a un régimen político que, bajo el comando de los herederos ideológicos de Aramburu y Rojas, impone su voluntad “democrática” a punta de pistola.








Temas relacionados

Contrarreformas   /    Reforma jubilatoria   /    Pedro Eugenio Aramburu   /    Jubilados   /    Johnn Wiiliam Cooke   /    CFK   /    Cristina Fernández de Kirchner   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO