×
Red Internacional
La Izquierda Diario

Ya está el nuevo newsletter de Economía de La Izquierda Diario y El Círculo Rojo. Los números de la pobreza y los de la deuda eterna. Las relaciones con los dueños del país.

Pablo Anino@PabloAnino

Miércoles 9 de diciembre de 2020 | 09:02

Foto: AP Photo/Marcos Brindicci.

El diez de diciembre de 2019 Alberto Fernández salió de Puerto Madero manejando su auto. Iba camino al Congreso para recibir los atributos que lo convertirían en presidente. El Toyota Corolla que conducía cruzó uno de los puentes que separan el barrio más caro del resto de los humanos que viven y trabajan en la Ciudad de Buenos Aires.

Lejos de los globos color amarrillo, del clima de discoteca, de los festejos de las elecciones doradas cambiemitas de 2015 y 2017, ese recorrido, con Alberto al volante, tal vez intentó ser un gesto de austeridad, de empatía con los agraviados por el “modelo” del ajuste permanente, que había recibido un voto de impugnación en las urnas.

Una vez convertido en presidente, en el discurso de asunción, Fernández dijo que quisiera que su Gobierno sea recordado por “volver a unir a la mesa familiar” (es decir, terminar con la grieta), por “superar la herida del hambre”; por superar la codicia y la especulación; y por haber reconstruido un gran Acuerdo Estratégico para el Desarrollo. Este diez de diciembre exhibe una realidad esquiva con sus conceptos.

La herida

La herida del hambre quedó graficada por el informe que presentó la semana pasada el Observatorio de la Deuda Social de la UCA: durante el cierre del tercer trimestre del año (julio-septiembre), el 44,2 % de las personas se encontraban por debajo de la línea de pobreza (un año atrás esa tasa era de 40,8 %). Y el 10,1 % de la población se encontraba por debajo de la línea de indigencia (un año atrás era de 8,9 %). Hay un dato más grave aún: el 64,1 % de los niños, niñas y adolescentes habitan en hogares con ingresos por debajo de la línea de pobreza.

El director del Observatorio, Agustín Salvia, explicó que no es que el “Covid produjo un quiebre en un devenir progresivo de la sociedad”. Por el contrario, señaló, desde 2013 crece la pobreza. No obstante, explicó Salvia, "sin la AUH, el IFE, la Tarjeta Alimentar y el resto de los subsidios, la indigencia hubiera sido el doble y la pobreza hubiese trepado al 53%".

Siguiendo esa lógica, pero no para contraponer a la explicación de Salvia, sino para evaluar la política del Gobierno de Fernández, también se puede señalar que las tasas de pobreza e indigencia podrían haber sido menores si la asistencia estatal hubiera sido mayor.

En simultáneo que se expandió la pobreza, la ONG Oxfam estimó que en Argentina la fortuna de los milmillonarios aumentó de U$S 8.800 millones a 11.200 millones de dólares durante la pandemia. Hay una grieta que se sigue expandiendo. En este caso, no se trata de la grieta política, sino de otra de carácter estructural: la que existe entre las clases sociales fundamentales de la sociedad, entre la clase trabajadora empobrecida y los capitalistas.

Si te interesa leer completa esta entrega de El juguete rabioso, suscribite al newsletter.

También te podés susbribir a los newsletters del programa radial “El Círculo Rojo” y La Izquierda Diario ¿Cómo te suscribís? En este link podés elegir uno o varios y los empezás a recibir en la bandeja de entrada de tu email.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias