Política Internacional

PERÚ: INDULTAN A GENOCIDA

El presidente peruano Kuczynski indulta a Alberto Fujimori y la calle responde

Este 24 de diciembre, en la víspera navideña, el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski concedió el indulto presidencial a Alberto Fujimori acusado por corrupción y delitos de lesa humanidad. La movilización de repudio arrancó a altas horas de la noche.

Julio Blanco

Dirigente de Resistencia Sur Perú

Lunes 25 de diciembre de 2017 | 08:49

Foto: El Comercio

Para congraciarse con un sector de los fujimoristas que el jueves pasado votaron contra la cesación del presidente de la República Pedro Pablo Kuczynski, amparado en su consejo de ministros y en las prerrogativas de su investidura, este domingo 24 de diciembre indultó al ex presidente Alberto Fujimori, quien cumplía condena en prisión por violación a los derechos humanos.

Te puede interesar: Kuczynski se salva de ser destituido por el Congreso peruano

Valiéndose de que ese día miles de peruanos se aprestaban a recibir la navidad en compañía de sus familias dejando a un lado las controversias políticas, Kuczynski da este paso que lo convertirá en el presidente que indultó a uno de los mandatarios más corruptos y genocidas de la historia peruana, que durante su prolongado mandato de 10 años, no solo dio un golpe cívico militar que le permitió dar vida a un nuevo régimen jurídico que legalizó el saqueo neoliberal, sino que también se enriqueció ilícitamente y violó sistemáticamente los derechos humanos, como bien lo evidencian los crímenes de los estudiantes y un profesor de la universidad la Cantuta, la matanza de Barrios Altos, el asesinato del dirigente sindical Pedro Huilca Tecse, el asesinato de la ex agente de los servicios de inteligencia Mariela Barreto y la tortura de Leonor La Rosa, entre otros.

Cabe recordar que Pedro Pablo Kuczynski logró derrotar a Keyko Fujimori en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del 2016, enarbolando la promesa de que en su gobierno no se indultaría a Alberto Fujimori. Eso le permitió el apoyo de fuerzas como lo que hoy es el nuevo Perú de Verónika Mendoza y de un sector de la “izquierda” que lo consideró como el mal menor que nos permitiría evitar el retorno de la dictadura fujimorista y precisamente el indulto a Alberto Fujimori, que era uno de los ejes centrales de la campaña de su hija de Keyko.

A raíz de asumir esa falsa contradicción entre un supuesto demócrata PPK y un golpismo fujimorista en ciernes promovido por Keyko Fujimori, esa “izquierda” en lo que va del mandato de Kuczynski le ha dejado hacer para – como ellos dicen – no empoderar al fujimorismo duro, por eso las grandes luchas sociales como la de los maestros o los trabajadores mineros las han terminado viendo por la televisión o en el peor de los casos han buscado sabotearlas desde dentro. Esa izquierda olvida que entre PPK y el fujimorismo existe una identidad común que es la defensa y promoción del neoliberalismo ya que ambos reflejan con nitidez los intereses de los empresarios capitalistas, a ello se debe el pasado lobista del actual mandatario que lo llevó a utilizar sus influencias en las altas esferas del estado para facilitar los negocios de empresas como Odebrecht.

Este nuevo episodio de la crisis política abierta en el Perú con la demostración del pasado lobista de Pedro Pablo Kuczynski, ha puesto una vez más en evidencia el grado de descomposición de los poderes del estado y el agotamiento de un régimen político que nació precisamente de las entrañas de la dictadura fujimorista para favorecer a los capitalistas locales y extranjeros. Por eso, el cambio no vendrá de las entrañas de ese régimen que esta carcomido hasta la raíz. Urge una Asamblea Constituyente Libre y Soberana impuesta con la lucha de la clase trabajadora y el pueblo, que nos permita empezar a discutirlo todo, sin imposiciones ni condicionamientos de ninguna índole.

Imponer esa Constituyente con la movilización y la lucha, es el gran reto que tienen esos jóvenes que el domingo salieron a movilizarse en diferentes regiones del país contra el indulto y con los cuales estuvimos y estaremos marchando una vez más en los próximos días. Pero no basta con que la juventud se movilice, es necesario que las grandes centrales sindicales como la CGTP, Construcción Civil, SUTEP (en sus dos variantes), la Confederación Campesina del Perú CCP, la Federación Minera, llamen cuanto antes a una reunión ampliada nacional para aprobar de conjunto un plan de lucha y un gran Paro Nacional contra el indulto y por la Asamblea Constituyente Libre y Soberana. Solo de esa manera podremos golpear con contundencia al gobierno y al fujimorismo.







Temas relacionados

Crisis política en Perú   /    Confederación General de Trabajadores del Perú   /    PERUANOS POR EL KAMBIO   /    fujimorismo   /    CGTP   /    Huelga en Perú   /    Indulto   /    Política Internacional   /    Caso Odebrecht   /    Verónika Mendoza   /    Alberto Fujimori   /    Pedro Pablo Kuczynski   /    Keiko Fujimori   /    Perú   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO