Internacional

El poder del huracán Irma ante la pobreza y la desigualdad social en el Caribe

La furia del huracán Irma, que viene azotando hace varios días al Caribe y Florida con categoría 5, y dejó islas totalmente destrozadas y 28 muertos al momento, desnudó la enorme desigualdad social y los altos niveles de pobreza, no sólo en el Caribe sino también hasta la “lujosa” Miami.

Lunes 11 de septiembre | 09:18

Durante el fin de semana, el peor huracán jamás registrado en el océano Atlántico, destrozó varias islas del Caribe. Los cayos de Cuba y el sureste de Florida en Estados Unidos, sufrieron graves daños materiales. El 95% de Saint-Martin quedó destruido. Hasta el momento, se reportaron 28 víctimas fatales en las islas del Caribe y Florida: 10 en la parte francesa y dos en la holandesa de Saint Martin, cuatro en las Islas Vírgenes de Estados Unidos, seis en las Islas Vírgenes Británicas y el Archipiélago de Anguila, dos en Puerto Rico y uno en Barbuda. Sin embargo, también deja al desnudo los altos niveles de pobreza y desigualdad social en el Caribe y el estado de Florida.

El impacto en Cuba

Los cayos de la costa norte de Cuba, que fueron la zona de la isla por la que el ojo del huracán Irma pasó más cerca, sufrieron graves daños materiales, en especial la infraestructura hotelera y el "pedraplén", la ruta que une estos islotes con tierra firme, informaron medios locales. Pese a que Irma impactó de lleno en la isla, no se reportaron víctimas fatales.

Los primeros datos sobre los estragos causados por el huracán, que en la noche del viernes rozó la cayería norte como huracán de fuerza 5, se difundieron tras una visita a la zona del general Ramón Espinosa, viceministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. 36.000 turistas fueron evacuados a lugares seguros de la isla o retornaron a sus países de origen, como en el caso de los visitantes canadienses.

Una de las infraestructuras más afectadas fue el aeropuerto internacional de Jardines del Rey, que quedó en muy mal estado y cubierto de escombros debido a los fuertes vientos, aunque el equipamiento tecnológico del aeródromo fue previamente resguardado. La planta hotelera de Cayo Coco, Cayo Santa María y Cayo Guillermo, tres de los principales centros turísticos de la isla, también sufrió cuantiosos daños, sobre todo en las cubiertas y en las dependencias de acceso y recibidores.

En el "pedraplén" que une los cayos de la provincia de Ciego de Ávila con el litoral resultaron dañados seis de doce puentes, así como tuberías y conexiones de fibra de vidrio, ya que las principales infraestructuras de suministro para los cayos discurren por esta carretera ganada al mar.

En La Habana, donde Irma dejó Cuba, amaneció el domingo sin grandes estragos pero con su emblemático Malecón devorado por las inmensas olas. Casi toda la ciudad se ha quedado sin servicio de electricidad, desconectada preventivamente, pero sin más daños que los materiales.

“Crisis humanitaria en Florida”

En Estados Unidos, el potente huracán que tocó tierra a más de 200 kilómetros por hora dejó sin electricidad ya a más de dos millones y medio de clientes en Florida, un 27 % del total, tras tocar tierra en la mañana del domingo en los Cayos, el extremo sureste de Estados Unidos.

El departamento de emergencias de Monroe afirmó que Florida sufre una "crisis humanitaria". Hasta ahora las autoridades han confirmado la muerte de tres personas en accidentes de tráfico relacionados con el paso del ciclón, uno de ellos en los Cayos, pero se teme que la cifra aumente una vez las condiciones meteorológicas permitan el trabajo de los equipos de socorro.

En Miami, zona donde se preveía que pasaría el ojo del huracán, aunque finalmente se desvió hacia el oeste, fueron evacuadas 6,3 millones de personas. Y el domingo desde las 18horas de declaró el toque de queda, ante el peligro por los fuertes vientos e inundaciones.

Sin embargo, mientras por televisión se muestran imágenes de las céntricas y lujosas Collins Avenue y Ocean Drive en Miami Beach inundadas pero sin riesgos de vidas humanas, no hay que perder de vista que no todos corren la misma suerte en esa ciudad, ya que, pese a encontrarse entre las 10 ciudades más ricas del mundo, el 21% se encuentra bajo la línea de pobreza, y es la tercera ciudad más desigual de EE.UU., por detrás de Atlanta y Nueva Orleans. El coeficiente de Gini (que mide la desigualdad) es más alto que el de Buenos Aires y el de Río de Janeiro, por lo que los recursos para enfrentar a este enorme huracán difieren enormemente entre su población, siendo los más los inmigrantes, la comunidad afroamericana, las familias de sectores rurales y los niños.

Por su parte, el presidente Donald Trump, que tiene varias masiones en la zona, dijo que visitará Florida "muy pronto" y alabó la gestión frente al huracán que están haciendo la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) y la Guardia Costera.

Otro golpe para Haití

En Haití, el país más pobre de América con un PBI per cápita de 739 dólares, miles de personas permanecen en alojamientos temporales, principalmente en el norte del país, la zona más afectada por el paso del huracán en paralelo a la costa atlántica, y que dejó un desaparecido y dos heridos, además de daños materiales. Irma se aproximó al norte de Haití, menos de un año después de que Matthew devastara una parte de la nación en octubre de 2016, causando al menos 573 muertos, miles de afectados y grandes daños, destruyendo la ya escasa infraestructura con la que contaba el país.

Como el año pasado, se cree que las pérdidas de cosechas van a ser graves en muchas comunidades, especialmente en el noroeste y norte del país, donde sigue habiendo áreas inundadas y problemas de canalización y saturación de agua que perjudican a los campesinos. Además de las precarias infraestructuras, la situación sanitaria en Haití es muy vulnerable y, una vez pasado el huracán, existe la preocupación por un brote de cólera, enfermedad que mató a casi 10.000 haitianos producto de un vertido de residuos fecales a un río por parte de fuerzas nepalíes de la ONU en el país tras el terremoto de 2010.

Macron visitará Saint-Martin, herencia del imperio colonial francés

Oportunamente, Macron decide viajar a la colectividad de ultramar francesa de Saint-Martin, duramente golpeada por el huracán Irma, en la víspera de la huelga y movilización llamada por la CGT en protesta contra la reforma laboral que implementará por decreto. Saint-Martin fue una de las islas más afectadas por Irma y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, viajará este lunes a la isla antillana, que visitará a lo largo del martes, informó el ministro del Interior, Gérard Collomb, quien defendió la gestión de su gobierno, ante una mala preparación ante un desastre anunciado, que causó la muerte a diez personas y más de 1.200 millones de euros en daños materiales.

Pero el Caribe todavía deberá ver pasar al huracán José, que se aproxima a la zona luego del arrasador Irma. Nuevamente, paraísos naturales disfrutados en gran parte por turistas con alto poder adquisitivo, pero cuya población cuenta con escasísimos recursos para hacerle frente a este tipo de fenómenos, deberán continuar pagando incluso con vidas humanas, el poder de la naturaleza ante la enorme desigualdad social y la pobreza de gran parte de la región.






Temas relacionados

Huracán ’José’   /    Huracán Irma   /    Caribe   /    Cuba   /    Emmanuel Macron   /    Francia   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO