Géneros y Sexualidades

NI FIESTA NI REINAS...

El peronismo, las mujeres y el 1º de Mayo

El peronismo en el poder no sólo convirtió el 1° de Mayo en la “fiesta del trabajo” sino que en su tradición coronaba a la obrera más linda como la Reina del Trabajo. Hoy la pelea es porque sea un día de lucha internacionalista. ¡La clase obrera es una sin fronteras!

María Rosa Solinas

Ediciones IPS-CEIP

Viernes 28 de abril | Edición del día

Cuando se acerca el 1 de Mayo, comienzan los debates y discusiones entre trabajadores donde los militantes revolucionarios planteamos que es importante retomar una tradición clasista y revolucionaria que por distintos medios nos quieren borrar de nuestra historia.

En Argentina a lo largo de las muchísimas luchas de la clase obrera, también en el 1º de Mayo durante años se dieron verdaderas manifestaciones clasistas. Desde distintos actos y marchas se conmemoraba la lucha de los mártires de Chicago, se paraba la producción y había que soportar las represiones, que algunas terminaban en batallas campales, a veces con muertos, encarcelamientos; discursos que se decían en varios idiomas porque entre los trabajadores había muchos inmigrantes europeos, como a principios de siglo. Eran verdaderas tribunas con oradores obreros que de esa manera homenajeaban a los combatientes de la clase trabajadora.

En cambio, cuando llegó el peronismo al poder convirtió ese día en “La Fiesta del Trabajo”. Mezclando banderas donde empresarios y trabajadores unidos eran parte de una fiesta común, copando la Plaza de Mayo donde tocaban músicos populares, bandas sinfónicas, bailes y desfiles de carrozas. Un contenido que tenía la intencionalidad profunda de poner en pie, también desde estos eventos, un movimiento donde la identificación política de los trabajadores fuera la figura del General Perón y el peronismo, el partido burgués que los representara y borrar todo atisbo de lucha por la independencia de clase.

Te puede interesar: Cien años de historia obrera en la Argentina 1870-1969, Bs. As., Ediciones IPS-CEIP, 2016.

Pensando un poco más hasta dónde llegó este vaciamiento del contenido de lucha, combate y clasismo contra el capitalismo llevado adelante por el peronismo, recordé la elección de la Reina del Trabajo ese mismo día de “fiesta”, un lugar que le daban en particular a las mujeres trabajadoras.

Desde que el peronismo llega al poder comienzan a institucionalizarse los actos del 1º de Mayo. El mismo gobierno de Perón y Evita eran los convocantes y oradores ese día y la Iglesia también acompañaba. Era un día tan de fiesta para el gobierno peronista que junto a la CGT en la Plaza de Mayo montaba un desfile de carrozas con las obreras de las distintas fábricas y gremios que se paseaban saludando a la multitud para ser elegidas como “la obrera más linda, la Reina del Trabajo” que aunque parezca mentira duró muchos años (desde 1946-1955 y retomado en el 1973 hasta el golpe del 76).

El 1º de Mayo se coronaba a las obreras más lindas, considerando no sólo su belleza sino los valores culturales que el peronismo quería imponerle a las mujeres, un lugar subordinado. Por otro lado, las obreras eran muy mal vistas porque perdían su “feminidad” estando en las fábricas, las fabriqueras les decían, y ocupaban el lugar destinado sólo a los hombres, alejándose del hogar al que estaban condenadas.

El capitalismo argentino necesitaba incorporar a millones de seres humanos a la producción, para las mujeres se convertía en un derecho democrático ingresar al mundo del trabajo, pero debía estar atado ese derecho a fortalecer el rol social de las mujeres en el hogar y realizar un trabajo social en las unidades básicas en sus barrios. Construir la "patria peronista" de la mano de Evita y Perón por el que "El 29 de julio de 1949 se creó el Partido Peronista Femenino, PPF, como rama del movimiento peronista, conducido férreamente por Eva Perón, quien nombraba sus dirigentes y elegía a sus candidatas.

El paulatino control del régimen peronista sobre toda la actividad política dejará poco espacio para la disidencia, aún la interna. Así lo expresó Evita en la Primera Asamblea del partido Peronista Femenino: la organización debía reposar sobre ’la más estricta fidelidad a la doctrina, la obra y la personalidad del general Perón, que corresponde a la manera más completa de identificarse con la revolución (...) Para la mujer ser peronista, es ante todo, fidelidad a Perón y confianza ciega en Perón’. Así lo decía Eva Perón en la tercera parte de La Razón de mi Vida: “El problema de la mujer es siempre en todas partes el hondo y fundamental problema del hogar. Es su gran destino. Su irremediable destino”.

La clara intención de valorar la belleza de las obreras, las elegidas que eran muy jóvenes y vivaces, también era reforzar la idea de aceptar el destino de las mujeres que le depara la sociedad capitalista. Destino que había sido cuestionado por las mujeres militantes socialistas cuando comenzaba a organizarse el movimiento obrero.

Volviendo a la Reina del Trabajo, el diario El Laborista (prensa del partido peronista) en el año 1947 organiza el concurso por primera vez desde sus páginas. Decía: “La reina del trabajo será la más bonita de todas las obreras”, “Paisanita o porteña la reina del trabajo será una belleza”. Los lectores tenían que enviar todos los días su voto, se publicaba un cupón que había que completar y enviar al diario, y no podían faltar las empresas comerciales que colaboraban con los premios que también publicaban en el diario. ¿Qué más decía el diario?, “La elegida será una fiel expresión de la Nueva Argentina en marcha, y ahora a VOTAR. Nuestra selección de la Reina del Trabajo marcha por el camino de un rotundo éxito. Nuevos apoyos de firmas comerciales. El deber de votar”.
 

Isabel entrega la banda de la Reina del Trabajo en 1974

Esta tradición de día festivo impuesta por el peronismo poco cambió a lo largo de los años. Es una pelea que tenemos que dar para que vuelva a ser un día de lucha internacionalista de la clase trabajadora. Por eso este 1º de Mayo las mujeres tenemos que mostrar que no van a borrar tan fácilmente de la historia el papel jugado por millones de mujeres que en todo el mundo luchamos contra la explotación y la opresión. Que el odio a los capitalistas y a la burocracia sindical enquistada en nuestras organizaciones tiene que ser el motor para organizarnos y retomar la tradición de lucha del conjunto de la clase trabajadora. Que las mujeres trabajadoras tenemos que levantar junto a nuestros compañeros varones la lucha por conquistar nuestros derechos, derrotar los planes de ajuste, luchar contra la desigualdad que hunde sus raíces profundas en el sistema de explotación que permite que unos pocos parásitos vivan a costillas de la explotación del trabajo no pago de millones de seres humanos reforzando la opresión de mujeres y jóvenes como una fuente más para aumentar sus ganancias.

Este 1 de Mayo podemos retomar las banderas de lucha internacional de nuestra clase, participando del acto de Plaza de Mayo porque ¡nuestras vidas valen mas que sus ganancias! Contra el gobierno pero también contra todo nuevo engaño de la oposición patronal que tratan de mantenernos en las viejas tradiciones del peronismo.








Temas relacionados

1º de Mayo   /    Ediciones IPS-CEIP   /    Peronismo   /    Historia   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO