Sociedad

BUENOS AIRES

El nuevo parque nacional Ciervo de los Pantanos estará a solo 60 kilómetros de Capital

Surgirá de la fusión de las reservas naturales Otamendi y Río Luján, más un sector de islas del delta de Campana. Abarcará 5300 hectáreas y albergará 309 especies de aves y 49 de mamíferos.

Roberto Andrés

@RoberAndres1982

Viernes 26 de enero | Edición del día

Ciervo de los Pantanos. Fotografía: Lisardo Maggipinto (Fotonat).

El pasado 12 de este mes la Administración de Parques Nacionales (APN) anunció la inminente creación de un nuevo parque nacional, el segundo ubicado en la provincia, a solo 60 kilómetros de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Se trata del parque nacional Ciervo de los Pantanos, que surgirá de la fusión de las reservas naturales Otamendi y Río Luján, más un sector de islas del delta de Campana. Abarcará un total de 5300 hectáreas y albergará a 309 especies de aves y 49 de mamíferos.

“Tras la aprobación por parte de la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires en diciembre pasado, esta semana se promulgó la Ley provincial 15.006 que transfiere tierras fiscales a la Nación con destino a la creación del futuro Parque Nacional Ciervo de los Pantanos”, declaró la APN en su sitio oficial.

Así, la provincia cedió la jurisdicción de 1257 hectáreas al organismo público encargado de mantener el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, que ya tenía en su poder las 4088 hectáreas que formaban la Reserva Natural Otamendi. “El área protegida conformará un espacio significativo para la conservación de la biodiversidad y de la sustentabilidad de los servicios ambientales del humedal, que permitirá desarrollar un nuevo enfoque para la protección de este ecosistema”.


Reserva natural Otamendi. Fotografía: M. Manzione (APN).

Ahora hay que esperar a que el Congreso Nacional apruebe el proyecto, posiblemente puesto a discusión a mediados de este año. “Una vez sancionada la ley, la nueva unidad de conservación iniciará su proceso de consolidación territorial y fortalecimiento institucional”.

Se ha señalado el nombre del nuevo parque nacional como Ciervo de los Pantanos en referencia al mamífero más grande de la reserva, el Blastocerus dichotomus, el mayor de los cérvidos de América del Sur. Si bien su expansión va del sur de la Amazonia brasilera hasta el Delta del Paraná en Argentina, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza se encuentra en la categoría de “vulnerable” (amenazado) debido a la pérdida de su hábitat natural. En Uruguay ya se le considera extinto.

Por otro lado, la APN firmó en octubre pasado un Convenio Marco de Colaboración Institucional con la Fundación Humedales con el objetivo de establecer una relación de cooperación para el desarrollo de actividades conjuntas en la conservación de la biodiversidad de estos ambientes. El objetivo de este acuerdo es el manejo integrado de cuencas y sus humedales asociados, y las acciones incluirán la intervención de las comunidades locales a través del desarrollo de procesos de participación social.

De hecho, según el Decreto del Poder Ejecutivo Nacional Nº 453 de 1994, el predio primitivo de la reserva natural Otamendi (principal base del nuevo parque nacional), quedaba zonificado en Reserva Natural Estricta, Reserva Natural Silvestre y Reserva Natural Educativa, es decir, que cumple la función de proteger la flora y fauna, servir a la investigación científica y educar a los estudiantes.


Reserva natural Otamendi. Fotografía: M. Manzione (APN).

El principal componente de las 5300 hectáreas del nuevo parque serán los humedales. En Argentina los humedales abarcan un área de 600 mil km2, es decir, un 21,5 % del territorio nacional. Además, brindan importantes bienes y servicios: son refugio de flora y fauna, como las aves acuáticas, peces, anfibios, reptiles y mamíferos, además de las comunidades vegetales que viven asociadas a los humedales. Almacenan, a su vez, carbono en elevadas cantidades, por lo que su conservación es elemental en términos de mitigación y/o adaptación al cambio climático.


Reserva natural Otamendi. Fotografía: M. Manzione (APN).

Por otro lado, son fuente de agua dulce y funcionan como un enorme riñón, cumpliendo un importante papel en la depuración de las aguas. También son la base para la producción de alimentos asociada a la agricultura, la ganadería, las pesquerías y la acuicultura.

Finalmente, protegen las costas y amortiguan las inundaciones, reduciendo los picos de crecida de los ríos, ya que retienen el agua después de las lluvias actuando como una esponja, para luego liberarla lentamente. El riesgo de inundaciones aumenta a medida que los humedales pierden su capacidad de almacenamiento de agua de lluvia.


Reserva natural Otamendi. Fotografía: M. Manzione (APN).

La Reserva Otamendi fue declarada como Sitio Ramsar en 2008 y designada como Área Importante para la Conservación de las Aves (AICA) y protege ambientes representativos de las ecorregiones Delta e Islas del Paraná, Pampa y Espinal. Conserva pastizales de la pampa ondulada, en sus terrenos más altos, que concluyen abruptamente en una barranca natural. Bajo esta se extiende una planicie anegadiza compuesta de pastizales inundables, canales, lagunas y bañados. Finalmente, el río Paraná de las Palmas bordea los campos bajos depositando sedimento con los que se conformó un albardón costero.








Temas relacionados

Parques Nacionales   /    Ecología y medioambiente   /    Provincia de Buenos Aires   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO