Internacional

LOS MIGRANTES COMO MERCANCÍA

El multimillonario negocio de Southwest Key con las detenciones de niños migrantes

La política de "tolerancia cero" del gobierno de Donald Trump aumentó el monto que reciben las organizaciones que se dedican a administrar los centros de acogida a los menores de edad, mientras que el subsidio a sus países de origen disminuye.

Viernes 29 de junio | Edición del día

La administración de Barack Obama, con más de dos millones de deportaciones superó el récord histórico, por eso el ex presidente se ganó el titulo de “Deportador en jefe”. Esta política de criminalización y persecución desatada contra los migrantes, viene de la mano del desarrollo de una verdadera industria de las deportaciones.

La persecusión a los migrantes y sus niños emprendida por el gobierno de Donald Trump llevó al aumento del monto que reciben las organizaciones que se dedican a administrar los centros de acogida a los menores de edad que llegan solos a la frontera (casi 9000), o han sido separados de sus padres (más de 2300) tras ser capturados por la Patrulla Fronteriza.

La administración de Trump planea pagarle a una organización "sin fines de lucro" de Texas casi 500 millones de dólares este año para cuidar a niños inmigrantes que fueron detenidos cruzando la frontera de Estados Unidos ilegalmente, según datos del gobierno.

Southwest Key Programs Inc, la mayor beneficiada

Southwest Key tiene alrededor de una docena de instalaciones en Texas, incluido un sitio en una antigua tienda Walmart en Brownsville, lo que ha llamado la atención de los miembros del Congreso y las organizaciones nacionales de noticias.

Esta empresa opera 26 casas de menores en todo el país, en Texas, Arizona y California. La mayoría (17) están en Texas. En el año fiscal 2018 el Departamento de Salud y Servicios Sociales de Estados Unidos, le entregó subsidios (grants), por casi 500 millones de dólares, lo que representa más del doble de lo asignado a la segunda empresa de su ramo en el país, BCFS Health and Human Services.

Fuente: Univisión

En total para todas las organizaciones que manejan centros de acogida a menores en Estados Unidos, este año se han destinado 943.300.152 de dólares. mientras que el subsidio a El Salvador, Guatemala y Honduras sufrió un recorte de 95 millones de dólares con respecto al año anterior, y es el que se destina a programas para el desarrollo, seguridad, educación y otros.

Estos programas actualmente ayudan a disminuir los principales problemas que obligan a los ciudadanos de esos países a emigrar, sin embargo, es un síntoma de la política imperialista que interviene en las economías de los países que están en crisis humanitaria, en buena parte gracias a esta política que ocasionó guerras civiles e intervención en los gobiernos locales.

Ante esto las protestas se hicieron presentes este viernes: activistas, funcionarios públicos y representantes de iglesias hicieron un llamado desde el pasado 19 de junio en Houston, Texas, para que una empresa privada desista de sus intenciones de abrir un centro de detención de niños separados de sus padres.

El alcalde de Houston, Sylvester Turner, dijo en una conferencia de prensa que solicitará a la empresa privada Southwest Key que abandone sus planes de abrir el local, que albergaría a 240 menores, por tratarse de un método cruel que apoya la separación de familias. Así, la política xenófoba de Trump transforma a los migrantes en una mercancía para que se enriquezcan organizaciones como Southwest.







Temas relacionados

Tolerancia cero   /    Donald Trump   /    Migrantes   /    Texas   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO