×
Red Internacional
La Izquierda Diario

Esta tarde, múltiples manifestaciones autoorganizadas de mujeres han recorrido las calles de Madrid para reivindicar que el movimiento feminista no acepta mordazas. Al finalizar la concentración en Neptuno, la policía identificó a tres manifestantes.

Lunes 8 de marzo | Edición del día

Un 8M marcado por la desobediencia feminista contra las prohibiciones del Gobierno “más progresista de la historia”. Al mediodía, una concentración de jóvenes en la Puerta del Sol iniciaba el desafío a las prohibiciones del Gobierno.

Por la tarde, la jornada culminó con múltiples manifestaciones por las calles de la ciudad y una intervención policial para identificar a varias manifestantes en la Plaza Neptuno. Una actuación llevada adelante por decenas de efectivos para retener a tres feministas e identificarlas como “organizadoras” de la manifestación, lo que ellas negaron, ya que la manifestación había sido espontánea y autoorganizada por las redes feministas de la ciudad.

“Libertad de expresión y de movilización” se cantaba durante la manifestación que salió desde el Parque del Retiro, que cortó Paseo del Prado y avanzó con cientos de mujeres vestidas de morado hacia Neptuno.

“Aquí estamos las feministas”, ha sido otro de los lemas más escuchados. Un canto que, en esta ocasión, tenía un significado especial. Se trataba de un ejercicio de desobediencia frente a las prohibiciones del Gobierno a las manifestaciones del 8M y una reafirmación de que las mujeres no se van a dejar callar.

"Paseos feministas" en los barrios

También ha habido masivos “paseos feministas” en los barrios de Vallecas, Arganzuela y Lavapiés, entre otros. “Frente a quienes nos borran murales, nos prohíben manifestaciones y nos quieren en casa y en silencio, tenemos una respuesta: la calle es nuestra”, anunciaban en una nutrida movilización en el barrio de Vallecas. “Vallecas también desobedece”, podía leerse en las redes sociales, y en las pancartas escritas a mano por las manifestantes.

Indignación por la prohibición de la marcha

No faltaron los mensajes contra la censura del gobierno “progresista”: “si prohíbe el 8M, no es feminista”. “Son unas prohibiciones incomprensibles porque solo las aplican a la convocatoria del 8M y no a otras concentraciones. Desde el punto de vista de seguridad sanitaria es incomprensible y más teniendo en cuenta que estaba convocado con medidas de seguridad para garantizar las condiciones sanitarias”, ha destacado una integrante de un grupo de autodefensa feminista.

María Pacheco, otra de las manifestantes, ha asegurado que hay muchos motivos para salir a la calle porque “la crisis socioeconómica la sufren más las mujeres con más paro, precariedad y brecha de género”. “Estamos viendo que se borran murales, pero de lo que realmente se trata es de borrar a las propias mujeres de la calle y del espacio público. La extrema derecha nos borra murales pero el Gobierno, llamado de progreso, nos borra del espacio público prohibiendo una manifestación como la del 8M”, ha concluido.

Al terminar la manifestación, con una sentada masiva en la plaza de Neptuno, las feministas han leído un manifiesto donde han denunciado que las mujeres son las que ocupan los trabajos más precarios durante la pandemia. Han exigido también la derogación de la Ley de extranjería, el aumento de presupuestos para servicios públicos, la eliminación de las patentes de las vacunas, plenos derechos laborales para las trabajadoras del hogar y terminar con la precariedad, entre muchas otras reivindicaciones.

Cuando la manifestación ya había concluido, una decena de efectivos policiales rodeó a dos manifestantes, con la intención de identificarlas como “organizadoras” de la manifestación, apuntando a culpabilizarlas de convocar una manifestación sin autorización. En ese momento, gran cantidad de manifestantes han comenzado a cantar: “Nos tocan a una, nos tocan a todas”, “Vergüenza, vergüenza”, y “¿Dónde está, tú número de placa”, en referencia a los policías, que encerraron a tres mujeres entre dos lecheras?

Así lo ha explicado Josefina Martínez, una de ellas, quien ha indicado que los agentes, además de tomarles los datos, les ha preguntado a ella y a su compañera si eran las organizadoras de esta marcha. "Lo que quieren es encontrar a un culpable y alguien a quien criminalizar. Esto fue algo autoconvocado, no hubo organizadoras. Fue algo autoconvocado por el movimiento de mujeres que no quieren que les amordacen. No es nada que haya decidido alguien en particular, sino una respuesta a que se han cancelado las manifestaciones de mujeres y eso es escandaloso", ha remarcado.

"2 jóvenes feministas detenidas por la policía en Madrid mientras leían un comunicado por el 8-M en Madrid. Patrocinado por ’el gobierno más progresista de la historia’" se denunciaba desde las redes sociales. No hace falta agregar más.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias