Sociedad

LIBERTADES DEMOCRÁTICAS

El movimiento afroamericano y el derecho a la defensa

En pleno debate de estrategias es necesario recordar y tomar lecciones de uno de los hechos más crudos en la historia por la liberación negra y los derechos democráticos, en donde parte central del debate eran los linchamientos y ataques a afroamericanos sin derecho a defensa.

Jueves 8 de junio

“Ha llegado a nuestras oficinas información sobre el linchamiento de tres canallas negros por la brutal violación de una mujer blanca, y este hecho será extensamente comentado como ejemplo de la «barbarie sureña» por parte de los periódicos del Norte; pero estamos convencidos de que no tendrá ese efecto en términos de propaganda entre la gente inteligente. La frecuencia de dichos linchamientos llama la atención sobre la frecuencia de los crímenes que causan el linchamiento.

La «barbarie sureña» que merece la atención de la gente, tanto del Norte como del Sur, es la barbarie que se aprovecha de mujeres débiles e indefensas. Tan sólo el castigo inmediato, veloz y extremo puede refrenar la horrible y bestial propensión de la raza negra. Se da un extraño parecido entre los diferentes casos de este cariz que han sucedido en los últimos tiempos. En cada uno de los casos, varios negros planificaron de forma deliberada el crimen y posteriormente lo perpetraron. Esperaron hasta tener una oportunidad, el momento en que las mujeres se quedaban sin un protector. No se trataba de un repentino ataque de pasión sino de la consumación de un propósito diabólico para el que se había esperado y buscado la oportunidad. Esta característica del crimen lo convierte no sólo en un acto desalmado y brutal sino que incrementa el terror en las comunidades agrícolas con poca población.”

La historia ha sido testigo de innumerables ataques dirigidos al pueblo pobre y trabajador, además de ser herramientas para atacar directamente a quienes lideran las luchas contra la explotación, la opresión y el capitalismo. Es por esto que en pleno debate de estrategias es necesario recordar y tomar lecciones de uno de los hechos más crudos en la historia por la igualdad de derechos y la libertad, en donde parte del debate central eran los linchamientos sin derecho a defensa.

Hablamos de los ataques a afroamericanos durante el siglo XIX a manos de ‘blancos’ esclavistas y organizaciones de extrema derecha como el Ku Klux Klan (KKK) en plena avanzada hacia la abolición completa de la esclavitud y la igualdad de derechos entre negros y blancos. Sobre esto hace referencia la conocida feminista Ida B. Wells en “Feminismos Negros: Una Antología”, libro que compila reflexiones y experiencias de feministas negras tales como Patricia Hill Collins, Angela Davis, Carol Stack entre otras, donde en uno de los capítulos relata una serie de incidentes que grafican la realidad social de ese momento y como los linchamientos y ataques a los afroamericanos eran justificados posteriormente por ‘violación’ o ‘insolencia’.

Memphis era uno de los lugares al sur de Estados Unidos en Tennessee donde había una ofensiva de grupos ‘blancos’ a través del método de linchamientos, ataques y difamaciones a afroamericanos, hechos conocidos como ‘La barbarie Sureña’. A pesar del hecho de que, en Memphis, ninguna mujer blanca haya sido violada por un afroamericano, el Daily Commercial (diario burgués) del 17 de mayo, lanza un amarillista titular diciendo «Más violaciones, más linchamientos» seguido por una difamatoria justificación que denunciaba a ‘los negros’ de ser victimarios de ‘frecuentes crímenes’, específicamente violaciones a mujeres ‘indefensas’ blancas.

La lucha por la igualdad de derechos entre negros y blancos llevaba consigo el derecho mínimo a la investigación y a la defensa, el fin de los linchamientos que se basaban en calumnias y se colgaban de una emergente sensibilidad de género. Después de este artículo publicado por el Daily Commercial se encrudecieron los linchamientos, acusaciones insostenibles que jamás eran investigadas y que llevó al linchamiento de 728 afroamericanos en el Sur desde 1884 hasta 1892, año en que se publican la cifra que ese mismo año se acrecienta con otras ciento cincuenta personas linchadas. (parte de un total de Reportan 4000 linchamientos en EEUU entre 1877 y 1950)

Ida B. Wells menciona “Ni cincuenta de estas muertes tuvieron motivos políticos; el resto se justificaron en todo tipo de acusaciones, desde violación de mujeres blancas hasta casos como el de Will Lewis que fue ahorcado en Tullahoma (Tennessee) el año pasado por ir borracho y mostrarse «impertinente» con personas blancas.”
Tras la publicación de las cifras quienes defendían los linchamientos el ‘Sur’ se escudaba tras la plausible pantalla de defender el honor de sus mujeres. Y esto, a pesar de tener que hacer frente al hecho de que tan solo un tercio de las 728 víctimas de las multitudes había sido acusado de violación, aunque perteneciendo a este tercio, eran inocentes del cargo.

En medio de un fuerte debate sobre la práctica los ataques y linchamientos, un corresponsal blanco del Baltimore Sun declara que un afroamericano al que se linchó en Chestertown (Maryland) acusado por la violación de una chica blanca, era inocente y que este delito lo cometió un hombre blanco que está desaparecido desde entonces. Sin embargo cuando ese pobre afroamericano fue asesinado, los blancos justificaron la ausencia de juicio sobre la base de que deseaban evitarle a la chica blanca la mortificación de tener que declarar ante el tribunal.






Temas relacionados

Libertades Democráticas   /   Sociedad   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO