Economía

ALERTA SPOILER

El modelo de Ford: ¿qué reivindica Alberto Fernández?

Días atrás el presidente ponía como ejemplo de "capitalismo virtuoso" y buenos empresarios a Henry Ford. El secreto de su éxito fue producir más en menos tiempo, aumentando los ritmos en las fábricas. ¿Cuál es la verdadera cara de Ford?

Guadalupe Bravo

Economista | @GuadaaBravo

Jueves 13 de agosto | 11:30

Ford también fue dictadura. Ilustración: Romina Echevarría

Hace unos días el presidente Alberto Fernández, volvió a reivindicar el modelo de Ford. Esta vez en una entrevista con Silvestre en C5N. Relataba como un día Henry Ford se preguntó ¿por qúe los autos sólo tenían que ser asequibles por las elites?, ¿por qué los obreros no podían acceder a los autos que fabricaban?

Ese capitalismo virtuoso del que hablaba Alberto, tenia que ver con la búsqueda de Ford por aumentar sus ventas. Lejos de bondades, esa fue su motivación para “venderle autos a todo el mundo”, o ampliar el mercado. Los principales cambios del fordismo fueron:

*Introdujo la producción en serie, usando la línea de montaje.
*Producción masiva y a bajo costo.
*Especialización del trabajo y tareas repetidas y continuas.

Es decir, se buscaba producir más en menos tiempo, dando lugar a la industria moderna. El ejemplo indiscutido es el Ford T.

*Lejos del mito, aunque los autos se volvieron de consumo más masivo, los operarios de Ford de aquel momento estaban muy lejos de poder comprar uno.

*A medida que avanzaba la producción y la demanda, Don Enrique Ford necesitaba aumentar la cantidad de obreros y a la vez reducir las inasistencias, principalmente enfermedades causadas por los ritmos que imponían las máquinas.

*La solución fue reducir la jornada laboral de 9hs a 8hs. Esto le permitió sumar un turno más de producción. Y otorgó una suba a los bajísimos salarios de los obreros, para incentivarlos reducir las inasistencias.

*Pero todo esto no fue por bondad, sino que resulto una gran inversión para Ford que se convirtió en el fabricante número uno de automóviles del mundo.

*¿Cómo amasó su multimillonaria fortuna? Produciendo más en menos tiempo: El ensamblado de un auto paso de 12 horas. a 1 hora y media. Esta aceleración hizo que los trabajadores se conviertan en autómatas.

*Mientras el obrero se deshumanizaba, los movimientos repetitivos, y a una velocidad tremenda generaron problemas en la salud: nacieron los “rotos”.

La verdadera cara de Ford

En el país, el Ford Falcon es sinónimo de la complicidad de esta automotriz con la última dictadura. Esto no es una anomaía, Henry Ford tenía simpatía por el nazismo, era antisemita y odiaba al sindicalismo.

Podés leer: Ford Falcon, el auto de la dictadura militar

En su predio de Pacheco funcionó un centro clandestino de detención. Mostrando lo que eran capaz para disciplinar a los trabajadores y terminar con su organización por mejoras laborales.

La Ford fue parte de las empresas que nacionalizaron deuda privada en ese periodo. También figura entre las que fugan capitales. Un modelo para nada reivindicable.

Muy a contramano de lo que sostiene Alberto Fernández, Henry Ford buscaba aumentar las ventas y la clave de su éxito: fue producir más en menos tiempos, a costa de mayor explotación de los obreros.

Es importante desterrar la idea de empresarios buenos o malos, Ford era un personaje repudiable, y puso los avances de la técnica en función de aumentar sus ganancias, e hizo negocios con TODO tipo de gobiernos, incluyendo las peores dictaduras.

Los “tiempos modernos” como se titula la película de Chaplin, fue una fórmula que se extendió a toda la industria, al menos hasta la década del 70. Al calor de la crisis actual podemos preguntarnos si los avances de la técnica que se ven en industria automotriz ¿podrían estar puestos en una producción con un rol social?







Temas relacionados

Explotación laboral   /    Charles Chaplin   /    Nazismo   /    Ford   /    Productividad   /    Ganancias   /    Dictadura cívico-militar-eclesiástica   /    Automotrices   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO