Cultura

RESEÑA

El minotauro: la maldición del monarca y la maldición del pueblo

Reseña de la novela “El laberinto del minotauro” realizada por un estudiante de primer año de la Escuela de comercio N° 2 “Malvinas Argentinas” de Jujuy.

Martes 19 de noviembre | 10:54

Tapa de “El laberinto del Minotauro” de Souvirón. De fondo: Cráneo de una joven hallado entre restos de un sacrificio en el Palacio de Cidonia (Creta).

“El laberinto del minotauro” es una novela de Bernardo Souvirón que tiene cinco capítulos. Los hechos principales son que el dios Poseidón castiga al nuevo monarca por no sacrificar a un maravilloso toro blanco como le había prometido. El lugar de los hechos es Creta.

El capítulo 1 comienza mencionando que Teseo es el rey de Atenas, pero Teseo recién es rey cuando se muere el padre y eso pasa al final, así que la novela comienza In extrema res. El lenguaje es formal y me parece bien la elección del lenguaje. El narrador está afuera de la historia, narra en tercera persona, en singular, y es omnisciente.

Hay un cuento de Borges que se llama “La casa de Asterión” que es del Minotauro también, pero es distinto porque en la novela de Souvirón él es un monstruo y en el cuento de Borges estaba medio loco, creía que el laberinto era su casa y se imaginaba que la gente que entraba lo iba a visitar.

Volviendo a la novela, la escena cuando Teseo lucha contra el Minotauro es la parte de la historia que más me gustó porque tiene mucha acción.

El mensaje implícito es no desafiar a los dioses y el tema son las promesas incumplidas. Nadie cumple con su promesa: Minos no sacrifica al toro como le prometió al dios Poseidón, Teseo le dice a Ariadna que lo que le pida se lo va a cumplir y ella le pidió que la lleve a Atenas con él y después él la abandona, además Teseo le promete a su padre que si sigue vivo iba a poner velas blancas al volver y no las pone.

Es destacable que la descripción de los personajes concuerda con sus actitudes y acciones. Por ejemplo, Teseo va a matar al Minotauro porque había pasado vergüenza su reino y él quería ser un héroe. Después, en el capítulo 5, Teseo abandona a Ariadna y no le dice a nadie que venció al Minotauro con la ayuda de ella. El narrador dice lo que piensa Teseo: “Ariadna hubiera sido una presencia molesta, un velo que habría cubierto parte de su heroico y luminoso presente”. Él quería matar al minotauro para ser un héroe y si contaba que le ayudaron como que no iba a ser lo mismo, ella era como una mochila qué cargar.

Entonces lo que le importa a Teseo en todo lo que piensa y hace concuerda: siempre es la humillación, el honor y el prestigio. Ese es el problema de Teseo, pero también de su padre cuando se enoja con el hijo de Minos porque le gana un juego, y del hijo de Minos cuando va a matar a un toro para hacerse héroe y muere.

El problema de las mujeres y de los hombres de Atenas que se come el minotauro es otro distinto. A la gente del pueblo no le importa su honor o la humillación del reino, lo que le importa es su vida.

Me gustó todo de la obra, la recomiendo porque trata de la mitología griega.







Temas relacionados

Narrativa   /    Juventud    /    Reseñas   /    Libros   /    Jujuy   /    Literatura   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO