Mundo Obrero

AJUSTE

El macrismo busca que las paritarias no superen el 20 %

El gobierno presionará para que los gremios negocien alrededor del 18% anual con la expectativa de que la inflación anual no supere por mucho ese porcentaje.

Luigi Morris

@LuigiWMorris

Lunes 9 de enero | 09:53

Los primeros días del 2017 vienen siendo testigo de medidas que prevén que la “sintonía fina” macrista continuará durante este año. En tal sólo 9 días se anunciaron los aumentos de los parquímetros, peajes, medicina prepaga, tributos municipale y naftas, y aún faltan los nuevos tarifazos en los servicios públicos de luz, agua y gas.

Mientras se dan estos aumentos, el gobierno ya quiere trazar el tope de la paritarias en un 20%. Para esto, ya cuenta con el acuerdo alcanzado por María Eugenia Vidal con los gremios de la provincia de Buenos Aires que es de un irrisorio 18% anual. El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y el nuevo ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, esperan que el resto de los gremios apunten al mismo porcentaje.

Andrés Rodriguez, dirigente gremial de UPCN y un referente de paritarias a la baja, ya se mostró fiel al ajuste sobre el salario de los trabajadores declarando que "tal vez no nos molesta una paritaria similar”. Por su parte, Juan Carlos Schmid, integrante del triunvirato que dirige la CGT, objetó que "nadie aceptaría ahora esa pauta hasta no ver cómo se desarrolla la inflación", motivo por el cual hay que esperar la evolución de los precios en el inicio del año para saber qué opina la CGT a pesar de que ya el 2016 el poder de compra de los trabajadores cayó un 6% y que el 50% de la población con ingresos ganan menos de $8000. Mientras la canasta básica debería rondar alrededor de los $20.000, la CGT hasta ahora no garantiza mas que una eterna tregua.

Pero no se trata solo de paritarias. A pesar del poco creíble acuerdo entre la CGT y el gobierno para frenar despidos, se continúa perdiendo fuentes de trabajo en diversas ramas como la industria textil, metalúrgica, del calzado y en el área de seguros. También se suma el ataque a los convenios de trabajo y a los aumentos (o premios) atados a la productividad del trabajo. Para el ministro de Hacienda, el elevado costo laboral en Argentina es una traba para la competitividad de las empresas radicadas y buscará reducirlo por distintos medios.




Temas relacionados

CGT   /    Paritarias   /    Mundo Obrero   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO