Juventud

TOMA DE COLEGIOS. LA LUCHA CONTINUA

El kirchnerismo y el macrismo buscan avanzar sobre la educación pública

Desde el viernes 10 de octubre se mantienen tres establecimientos educativos tomados. Son el Lengüitas (Palermo) Mariano Moreno y el Normal 8 (Once). Las tomas se dan en el marco de la aplicación en 2015 de una reforma educativa llamada "Nueva Escuela Secundaria de Calidad" (NESC) que también fue motivo de diversas marchas, cortes de calle y tomas generalizadas en 2012 y 2013. Esta reforma esta ideada por el Consejo Federal de Educación, presidido por Sileoni, Ministro de Educación Nacional.

Nicolás Caia

Estudiante del ISEF N° 2 “Prof. Federico Dickens”

Martes 14 de octubre de 2014 | Edición del día

Los estudiantes secundarios tienen una tradición de lucha en defensa de la educación que los gobiernos año a año pretenden enfrentar. Desde 2008 se desarrollan movilizaciones y tomas de colegios para exigir soluciones a diversas demandas, tanto al gobierno de la ciudad como al nacional, pese a que ciertas organizaciones kirchneristas intentan constantemente poner palos en la rueda para que estas luchas no apunten a uno de sus responsables, el gobierno nacional. Las organizaciones juveniles oficialistas también han intentando destruir los espacios de organización como fue en 2011, cuando se retiraron impotentes de la coordinadora, para fundar otra (Federación de Estudiantes Secundarios), que responda exclusivamente a la línea del gobierno nacional.

Del 2008 a esta parte los secundarios han conseguido arrancar 20 mil de las 40 mil becas que intentaron recortar, planes de obras y reformas edilicias, que no recorten materias técnicas indispensables y que no eliminen el turno noche extendiendo su carga horaria, así como también evitar que saquen ciertas orientaciones como el de fisicomatemático. En 2010 se desarrolló una importante coordinación en la asamblea interestudiantil con los estudiantes universitarios que se encontraban tomando sus facultades, y en 2012 donde fueron más de 60 los colegios tomados.

Las tomas y movilizaciones no solo fueron por la reforma educativa. También por el boleto educativo gratuito, por educación sexual obligatoria en todos los colegios, por reformas edilicias, nuevos edificios, por el aumento del presupuesto educativo, por becas y viandas para quienes las necesiten, en apoyo a los docentes que año a año luchan por sus salarios, contra el decreto 330 que pretendía regimentar nuestra organización, contra el “0800 buchón”, y este año se sumó el apoyo a los trabajadores de Lear y Donnelley con quienes compartieron la movilización del 16 de septiembre.

¿Qué es la reforma? Claves para entender la NESC

Se trata del ajuste de los planes de estudio según el marco normativo que establece la Ley de Educación Nacional (26.206) impulsada por el kirchnerismo y votada por la oposición en 2005; y distintas resoluciones del Consejo Federal de Educación (84/09, 93/09 y 47/08). Ese “marco normativo” mantiene lo esencial de la herencia menemista en la educación: un sistema educativo descentralizado, haciendo que el 60% del presupuesto corra por parte del estado nacional, y el otro 40% en manos de las provincias, la tendencia a la privatización. Según la concepción “neoliberal” de la ley, no hay educación pública y privada, sino que todo es educación pública “de gestión estatal o privada”, lo que permite garantizar los subsidios a las privadas y religiosas con la Ley de Financiamiento, y la injerencia de los empresarios, que pueden financiar escuelas e intervenir en la definición de contenidos y aprovechar las pasantías precarizadas que establece el decreto1374.

La Capital Federal junto a la provincia de Neuquén, fueron los únicos dos distritos en los que no se aplicó la Ley Federal de Educación de Menem en los ´90, gracias a un histórico proceso de lucha, que incluyó masivas movilizaciones con tomas de colegios. Es por eso que aún hoy existen más de 140 orientaciones. De aplicarse la reforma, se destruirían la gran mayoría de las orientaciones, quedando sólo 10 sumadas a las técnico-profesionales, artísticas y de adultos. De esta manera se favorece a los institutos privados que van a llenar el “vacío” que dejen las orientaciones cerradas.

La reforma curricular en los técnicos:
Con la Ley Técnico-Profesional, votada por el kirchnerismo y la oposición en 2005, y la aplicación de las resoluciones del Consejo Federal, en forma inconsulta pretendían sacar materias específicas, mientras se imponían 200 horas de Prácticas Profesionalizantes (una parte de las cuales puede ser convenida con las empresas, en el marco del decreto 1.374), y corría riesgo el Turno Noche. En 2012 con más de 50 colegios tomados se logró que se resten menos horas técnicas, compromisos sobre la continuidad del turno noche, y la realización de “jornadas institucionales”.

¿Qué es el decreto 1374?

Es una resolución de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que aprueba un “Régimen General de Pasantías que regirá en todo el ámbito del Nivel de Educación Secundaria”. Es un verdadero avance en la injerencia de los empresarios en la educación y en la precarización del trabajo en la juventud. Establece que los Ministerios de Educación, o incluso las autoridades de cada colegio, pueden hacer convenios de pasantes con las empresas, pero sin un sueldo fijo ni adecuado al convenio colectivo: a lo sumo la empresa “podrá establecer asignaciones estímulo que cubran viáticos y gastos escolares” o brindar una vianda. Dicen “proteger” a los estudiantes, pero con un decreto (el 491/97) de la época de Menem.

Detrás del chamuyo de que las pasantías son parte de la “formación educativa”, esconden que “no se generará ninguna relación laboral” entre la empresa y el pasante. Básicamente, facilitan la mano de obra barata para las empresas.

La educación ¿al servicio de quién?

El problema de fondo, es a quiénes benefician estas reformas. Es cierto que con el kirchnerismo la educación técnica volvió a reflotar, pero manteniendo lo central de la estructura menemista. Desde el 2002 se crearon puestos de trabajo, pero en su mayoría fueron precarizados o en negro. No hubo un desarrollo de la industria, sino que siguen siendo las mismas multinacionales las que la “levantan con pala” sin invertir un peso. La economía Argentina sigue siendo dependiente del imperialismo, y muy atrasada: lo que más recauda es la exportación de soja, o la mega minería contaminante. Para ocupar los puestos de trabajo precarizados, el kirchnerismo puso a la educación técnica a formar trabajadores con cada vez menos calificación. Hay escuelas que directamente enseñan lo que quieren distintos grupos monopólicos, como Arcor (en Córdoba), Techint (en Campana), o Monsanto (en las técnicas químicas).

Sin ir más lejos, en la Técnica 13 de Lugano, donde gran parte de los pibes viven en villas o viviendas precarias, los hacen proyectar casas ¡para los Countrys!
¿Por qué meten a los empresarios en la educación, en vez de ligarla al desarrollo de un plan de obras públicas controlado por los trabajadores y estudiantes, para construir viviendas dignas, escuelas y hospitales? ¿O a la estatización y el desarrollo de los ferrocarriles, para que no sigan muriendo trabajadores por la sed de ganancias de las patronales? ¿O a garantizar que todos tengan cloacas, luz, agua corriente, medicamentos?

Algunas reflexiones sobre la NESC

El gobierno de Macri, con el visto bueno de la Presidencia de la Nación, a través del Consejo Federal de Educación, presidido por Sileoni, intenta bajar la calidad educativa de los estudiantes secundarios. Ayer fue en todas las provincias, hoy, se intenta en Capital. Decimos bajar la calidad educativa, ya que reducen la carga horaria de materias importantes como Historia, Geografía y Cívica, para agregar orientaciones como turismo y agro. Se nota que el interés actual de los ministros de educación, es poner al servicio de empresarios del campo el conocimiento. Lo mismo sucede con la novedad del Turismo en Argentina en los últimos años. Todo lo que produzca el conocimiento, irá a los bolsillos de empresarios y no al servicio de las necesidades del pueblo trabajador.

Al recortar orientaciones, que pasarían de 140 a menos de 15, intentan favorecer cursos intensivos arancelados, privatizando aun más la educación, y limitar la elección de los estudiantes sobre orientaciones. Por el lado de los artísticos, les quieren sacar la doble titularidad, de bachiller y de docente de su orientación elegida. A los técnicos, con la nueva reforma, les aumentan la carga horaria haciendo que los estudiantes que asisten al turno noche porque se ven obligados a trabajar y quieren terminar el secundario, no lo puedan hacer, excluyéndolos del sistema educativo. Además, con el decreto 1374, Cristina impone a todos los secundarios tener una carga de 200 horas de “prácticas profesionalizantes”, que no es más que trabajar gratis para los empresarios Buscan desvalorizar los títulos de los colegios, para que después puedan pagarles menos salario.

No hay ninguna duda en que el sistema educativo actual merece cambios. Pero estos cambios, no pueden ser a la ligera, ni tampoco sin discutirlos con los docentes y los estudiantes que son los únicos interesados en mejorar la educación. Los secundarios exigen al Consejo Federal de Educación la suspensión de la reforma, para abrir un debate en todas las escuelas, con tiempo y materiales precisos para trabajar, sobre qué educación es la mejor. Mientras tanto, también se reclama la triplicación del presupuesto educativo y el fin de los subsidios a las escuelas privadas y religiosas para construir nuevas escuelas, poner en condiciones las existentes, garantizar todos los materiales gratis para los estudiantes, desde libros y mochilas, hasta pizarrones y tizas, e implementar el boleto educativo gratuito para todos los sectores de la educación. No puede haber educación de calidad, sin incluir educación sexual en todos los colegios, terminando con la unidad del Estado y la Iglesia, para que los jóvenes puedan decidir sobre su sexualidad y sus vidas.

Los secundarios, que supieron enfrentar varios intentos de reformas, hoy vuelven a tomar colegios. Se presenta un nuevo desafío para el movimiento secundario, cuando es cada vez más claro que quienes pretender implementar reformas regresivas contra la educación gratuita y de calidad son tanto el macrismo como le kirchnerismo. La pelea contra la reforma de la NESC no involucra sólo a los secundarios, es un problema que afectará al conjunto de la comunidad educativa, a estas y a futuras generaciones. La respuesta debe estar a la altura para defender una educación pública de calidad.


VIDEO: Mariano Moreno, el Normal 8 y el Lenguitas.







Temas relacionados

Decreto 1374   /    Macrismo   /    Educación gratuita   /    Toma de colegios   /    Nueva Escuela Secundaria de Calidad (NESC)   /    Kirchnerismo   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO