Política

ELECCIONES 2019 | TUCUMÁN

El kirchnerismo tucumano insiste en que Alperovich se baje para apuntalar a Manzur

Unidad Ciudadana brindó una conferencia de prensa junto al gobernador que va por su reelección. Desde La Cámpora plantearon que “lo ideal sería la unidad”.

Maximiliano Olivera

@maxiolivera77

Miércoles 27 de marzo | 18:45

Para consumar su decisión, Hugo Cabral de Unidad Ciudadana realizó ayer una conferencia de prensa junto a Juan Manzur para anunciar que su retiro de la contienda electoral para beneficiar al candidato oficialista. Mario Leito, el elegido por Manzur para competir en San Miguel de Tucumán, también estuvo presente en la mesa.

El dirigente kirchnerista reafirmó los argumentos de la “unidad contra Macri” como fundamentos de su paso al costado. Ya en diferentes medios de comunicación, había señalado que la voluntad de Cristina Kirchner es ser “la arquitecta” de la unidad peronista.

Manzur se mostró agradecido con “el gesto del compañero Cabral que desde Unidad Ciudadana decidió renunciar a su candidatura a intendente para apoyar a Mario Leito, deponiendo sus intereses personales en pos de un proyecto común para frenar el ajuste de Macri en Tucumán”.

En cuanto al caudal de votos, la decisión de Cabral no significa un cambio cualitativo. Su valor reside en ejercer mayor presión para que José Alperovich baje su frente “Hacemos Tucumán”, con el cual competirá por fuera del PJ. El actual senador continúa dando señales de que no desistirá. La semana pasada anunció a su prima Beatriz Mirkin como compañera de fórmula. Ahora sus legisladores armaron un bloque propio en la Legislatura.

Desde otro sector del kirchnerismo también insisten en la unidad entre ambos. “Lo ideal sería la unidad entre Alperovich y Manzur para así sumar la mayor cantidad de votos a nivel nacional”, afirmó el diputado nacional Marcelo Santillán al programa De primera mano (Radio Nacional).

El dirigente de La Cámpora aclaró que aún esperan “la definición sobre a quién apoyar, qué piensa Cristina o si es prescidente de la elección en Tucumán”. Una versión que circula sobre la posición de la ex mandataria indica que ordenó no involucrarse y tomar partido, sea por Manzur o Alperovich.

Según Clarín, desde el Instituto Patria deslizan que “ella permite que acuerden con Manzur y todos los kirchneristas quieren hacerlo” y además manifiestan una preocupación por la posibilidad de que el peronismo dividido

Mientras tanto, el cierre de lista oficial del Frente Justicialista por Tucumán, impulsada por oficialismo, trajo algunas novedades. Entre ellas, que Mabel Carrizo, ex diputada nacional por el Frente para la Victoria y dirigente de La Cámpora, será parte de la lista de la sección III (oeste) de legisladores que apoyan al binomio Manzur-Jaldo.

En los últimos días hubo cambios en la relación entre el kirchnerismo y los gobernadores pejotistas. En Córdoba, Unidad Ciudadana, anunció que no se presentaría en los comicios provinciales. La razón fue fortalecer a Juan Schiaretti, definido como “el mejor aliado de Macri”. Alberto Fernández confirmó que la ex presidenta fue impulsora de esta decisión. Otra tanto ocurrió en Tierra del Fuego con el acuerdo entre Unidad Fueguina y el PJ por la reelección de Rosana Bertone como gobernadora.

Para enfrentar a la derecha… ¿unirse a la derecha?

El argumento por excelencia del kirchnerismo es que hay que “hacer la unidad hasta que duela” con tal de “enfrentar a la derecha macrista”. Pero en ese camino solo termina fortaleciendo a los gobernadores y dirigentes más conservadores de las provincias. Quienes además en estos más de tres años macristas han sido una parte fundamental de la aplicación en los planes de ajuste.

Bajo su mandato, los diputados manzuristas votaron a favor del saqueo a los jubilados en diciembre de 2017. Lo mismo hicieron Alperovich y Mirkin en el Senado. Votaciones idénticas que solo favorecieron al capital financiero y los especuladores, como el pago a los fondos buitres y el blanqueo de capitales.

En este juego de espejos, Manzur y Alperovich son los estandartes de un régimen político que desde hace más una década y media no modificó los problemas estructurales de la provincia. Se ve con el hecho de que 3 de cada 4 jóvenes trabaje en la informalidad o que el trabajo en negro de conjunto siempre ronde el 45%. En este esquema donde siempre ganan las grandes patronales no se altera ni cuando hay crecimiento “a tasas chinas” como en el kirchnerismo, y ahora en tiempos de crisis las condiciones de vida se precarizan aún más. Sobre esto, y con el aparato del Estado a cargo, han construido el sistema de acoples y punteros para regimentar las barriadas y en tiempos electorales blindar fraudulentamente al oficialismo de turno.

Manzur ha hecho gala de ser antiderechos durante el debate por el aborto legal y su gobierno es el responsable de la tortura y la maternidad forzada de una niña de 11 años violada. ¿Cuál es la diferencia con las posiciones de Silvia Elías de Pérez? De igual, con Alperovich no comparte solamente su posición contraria al aborto legal sino también el ser gobernadores que atacan sistemáticamente los derechos de las mujeres, mientras dan rienda suelta al oscurantismo clerical.

Frente a falsas disyuntivas, la perspectivas de “enfrentar a la derecha” están ligadas a poner en pie una alternativa política -con peso en los sindicatos y centros de estudiantes, que se nutra de la fuerza de la marea verde y la juventud precarizada- que se proponga batallar contra el fraude de los acoples bajo un programa para que la crisis la paguen los capitalistas. Perspectiva que en estas elecciones, nuevamente, está representada en el Frente de Izquierda y de los Trabajadores.







Temas relacionados

Unidad Ciudadana   /    Juan Manzur   /    José Alperovich   /    Peronismo   /    Kirchnerismo   /    Cristina Fernández de Kirchner   /    Tucumán   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO