Géneros y Sexualidades

3 DE JUNIO

El grito de #NiUnaMenos volvió a ganar las calles

Unas 20 mil personas se manifestaron en Plaza de Mayo y otros puntos del país. A dos años de la primera movilización, el grito de Ni una menos volvió a ganar las calles.

Sol Bajar

@Sol_Bajar

Domingo 4 de junio | Edición del día


3 J 2017 - YouTube

Miles de personas volvieron a marchar este sábado 3 de junio contra la violencia machista. A dos años de la primera manifestación que instaló en Argentina el grito de “Ni Una Menos”, hubo movilizaciones en la Ciudad de Buenos Aires y en las principales plazas del país, como en Rosario, Córdoba, Mendoza, Neuquén, Salta, Tucumán, La Plata, Bahía Blanca, entre otras tantas. El reclamo de medidas concretas frente a este flagelo, que se cobra la vida de una mujer cada 18 horas en el país, volvió a reafirmarse días después que se conocieran los datos del registro anual de femicidios de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que señalan que los asesinatos de mujeres por el sólo hecho de serlo son la expresión más brutal de esta violencia.

En la Ciudad de Buenos Aires, las organizaciones convocantes realizaron actividades desde el medio día frente al Congreso de la Nación. Desde allí, la precandidata a diputada nacional Myriam Bregman (PTS/Frente de Izquierda) sostuvo que “nuevamente estamos mostrando la fuerza de nuestra lucha” y destacó que “las mujeres hemos aprendido a transformar la bronca y el dolor en organización, porque sabemos que ningún derecho nos será concedido si no peleamos por él”.

Te puede interesar: Myriam Bregman: “Exigimos que se tomen medidas urgentes contra la violencia machista”

Pasadas las 17 horas, una cabecera integrada por referentes de diversas organizaciones de mujeres, sociales, políticas y de derechos humanos, así como por familiares y víctimas de la violencia machista, se dirigió hacia la Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada. Entre ellas se encontraban la Madre de Plaza de Mayo Nora Cortiñas, las referentes de la izquierda Myriam Bregman y Andrea D’Atri (PTS/FIT), Vanina Biassi (PO-FIT), Elsa Schwartzman de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto e integrantes del colectivo Ni Una Menos, como Marta Dillon, Florencia Minici y Florencia Alcaraz.

Las seguían una enorme cantidad de organizaciones que acompañaron la movilización y miles de personas que se sumaron con sus propios carteles, cánticos y banderas. Esperando la llegada de la marcha, también miles de personas y familiares de víctimas de la violencia machista, como los papás de Micaela García y la mamá y las amigas de Araceli Fulles, se concentraron en la Plaza de Mayo y sus calles adyacentes. Allí, en un palco vestido con una enorme bandera que decía “Ni Una Menos. Vivas nos queremos. El Estado es responsable”, tuvo lugar la lectura del documento elaborado por las agrupaciones convocantes.

En Plaza de Mayo, fueron Nora Cortiñas y la periodista Liliana Daunes las encargadas de dar lectura al documento unitario, que partió de la exigencia de "basta de violencia machista y complicidad estatal" y denunció que “todos los días una mujer, una niña, una travesti, aparece muerta”. “El patriarcado se sostiene con esa violencia sobre nuestro cuerpos", sostuvieron.

El texto, que incluyó un extenso pliego de reclamos, destacó también que “a nuestras demandas el Estado responde con represión”, denunció "al presidente Mauricio Macri como a los gobiernos provinciales" y reclamó “políticas integrales de prevención de la violencia”. “Nunca pedimos el endurecimiento de las penas", sostuvieron, y criticaron a las instituciones del Estado por "querer convertir nuestra lucha en un adorno cosmético".

Entre otras demandas, las mujeres también exigieron el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, el cumplimiento de la ley de Educación Sexual Integral (ESI) y la inmediata separación de la Iglesia del Estado. Además, advirtieron que cuando una mujer desaparece, "la policía y el Poder Judicial no activan todos los mecanismos necesarios”, como ocurrió con Melina Romero, Micaela García y Araceli Fulles. En este sentido, el documento también señaló las amplias "complicidades de los agentes del Estado" con las redes de trata de mujeres para la explotación sexual.

La movilización también reclamó la libertad para Higui De Jesús, lesbiana detenida injustamente por defenderse de una violación "correctiva", la protección y contención integral para las mujeres víctimas de violencia, y la equiparación salarial entre varones y mujeres, que hoy registra una brecha del 27 por ciento, en detrimento de ellas. La libertad de Milagro Sala y la denuncia al golpe institucional en Brasil, al grito de “Fuera Temer”, tampoco faltaron. Además, incorporó la denuncia al pago de la deuda externa, que empobrece “sobre todo a las mujeres y a nuestros hijos, y nos expone a mayor fragilidad y a nuevas violencias".

Entre las organizaciones que participaron e impulsaron la movilización de este sábado se destacó la presencia del Colectivo Ni Una Menos, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito; la agrupación de mujeres Pan y Rosas y el Frente de Izquierda, que integran el Partido de los Trabajadores Socialistas, el Partido Obrero e Izquierda Socialista. También estuvieron presentes organizaciones como La Cámpora, el Movimiento Evita, la Corriente Clasista y Combativa y la Central de Trabajadores de la Economía Popular, entre otras.

Acompañaron la destacada columna violeta de Pan y Rosas y el PTS/FIT los precandidatos a diputado nacional y senador nacional por la provincia de Buenos Aires, Nicolás del Caño y Christian Castillo, el precandidato a legislador porteño por la Ciudad de Buenos Aires Patricio Del Corro y la referente docente Nathalia González Seligra, quien asumirá próximamente como diputada nacional.

Junto a ellos, marcharon cientos de jóvenes estudiantes secundarias, terciarias y universitarias y trabajadoras de distintos sectores, como las obreras de la gráfica y actual cooperativa Madygraf (ex Donnelley), las trabajadoras de la educación que luchan por su salario y las mujeres de diversos establecimientos estatales y fábricas, como las trabajadoras de las alimenticias Kraft, PepsiCo y Mondelez - Planta Victoria.

Aunque con una convocatoria menor a aquella que le dio origen en el año 2015, la movilización de este sábado, de la que participaron unas 20 mil personas solamente en la Ciudad de Buenos Aires, volvió a mostrar el enorme poder de convocatoria que tienen las demandas de las mujeres. La bronca contra la impunidad que garantizan la justicia y las fuerzas represivas del Estado, la impugnación a la cobertura misógina de los grandes medios de comunicación y la exigencia al gobierno nacional y a los gobiernos provinciales de medidas urgentes contra la violencia machista, que se han extendido a sectores cada vez más amplios de la sociedad, son un enorme punto de apoyo para este movimiento, que tiene el gran desafío de extender y multiplicar su fuerza en las calles, para arrancar todas sus demandas.

Te puede interesar: A dos años del primer #NiUnaMenos, seamos miles contra la violencia machista








Temas relacionados

Ni Una Menos   /    #VivasNosQueremos   /    #NiUnaMenos   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO