Economía

DEUDA EXTERNA

El Gobierno va a endeudarse por U$S 15.000 millones para pagar deuda a los buitres

El ministro de Hacienda Alfonso Prat Gay anunció ayer que emitirán bonos por 15.000 millones de dólares para saldar la deuda con los holdout si el Gobierno aprueba levantar la ley Cerrojo y todas las condiciones que impuso el juez Griesa para liberar los pagos pendientes.

Lucía Ruiz

Economista

Martes 23 de febrero de 2016 | Edición del día

caricatura.copia-oculta.org

Ayer, el gobierno de Macri confirmó los planes anunciados días atrás para honrar la deuda a los buitres que especularon con la crisis argentina de 2001, consistente en reconocer ganancias de más de 1.300 % sobre el valor de compra de los bonos (al que llamaron “quita” del 25 %, si se tiene en cuenta que los acreedores pretendían cobrar el 100 % del valor nominal), y al mismo tiempo, volver a emitir deuda pública nominada en dólares para financiar ese pago.

Emitir deuda para pagar deuda, una clásica receta de los gobiernos capitalistas en Argentina que se gesta una y otra vez bajo el ciclo de ganancias local atada a los designios imperialistas y que muestra los límites de la política de “desendeudamiento” iniciada bajo la anterior gestión kirchnerista. O más bien, sus verdaderas intenciones: volver a los mercados financieros internacionales. Es sabido que más tarde o más temprano los “mercados” exigen a cambio una extracción creciente de plusvalía sobre los trabajadores del país.

El ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, precisó ayer que el monto de acuerdo alcanzado con los holdouts que reclaman los pagos en Estados Unidos –tenedores de títulos que no entraron a los canjes de 2005 y 2010- es de 6.100 millones de dólares y estimó que la deuda total asciende a 20 mil millones de dólares, que incluye a toda clase de acreedores.

El ministro destacó que "es muy importante la decisión que tomó el juez (Thomas Griesa) el viernes porque pudimos abrir un camino de diálogo y ahora lo vamos a transitar buscando todos los acuerdos que sean posibles". Prat Gay se presentó junto al secretario de Finanzas, Luis Caputo, para dar precisiones sobre las negociaciones con los holdouts durante una rueda de prensa con periodistas acreditados.

El objetivo señalado por el ejecutivo es que el juez Griesa deje sin efectos sus sentencias que le impiden a la Argentina cumplir con los pagos de su deuda reestructurada, lo cual le permitiría al país volver al mercado de capitales. Prat Gay indicó que para avanzar en ese sentido "es necesario que se lleve a cabo la discusión en el Congreso" que permita levantar la Ley Cerrojo, una de las condiciones que impuso Griesa".

La segunda condición es que la Argentina cumpla con los acuerdos de pago se pudieran cerrar hasta el 29 de febrero. De acuerdo con las cifras oficiales el total de títulos impagos -incluyendo los judicializados y aquellos que no realizaron ningún tipo de reclamo- asciende a unos 20 mil millones de dólares.

De ese total, existen unos 6.100 millones que ya aceptaron la oferta de la Argentina. Por su parte, Caputo agregó que en caso de que la totalidad de los acreedores impagos acepten la propuesta de la Argentina el monto a cancelar se ubicaría en 15 mil millones de dólares.

Prat Gay subrayó que "la fecha del 29 de febrero no es una fecha tope para el pago ni para que el Congreso derogue las leyes. Es un plazo para determinar a quién y cuánto hay que pagarle", explicó Caputo. El ministro enfatizó que la Argentina realizará el pago en efectivo con lo producido por la "emisión de un bono" que será en dólares y con legislación extranjera, y descartó la posibilidad de pagarle a los acreedores con un título.

"La segunda condición de Griesa es que la Argentina le pague a los que ingresen antes del 29 de febrero. Para eso vamos a emitir un bono y con ese efectivo pagaremos", explicó el ministro. Prat Gay reiteró que "al pagarle a los acordaron hasta el 29 de febrero, ya con la Ley Cerrojo derogada, Griesa levanta inmediatamente el bloqueo. Es algo que sucederá en forma instantánea". De esta forma la Argentina quedaría habilitada para recurrir al mercado de capitales.
Consultado sobre si están dadas las condiciones de mercado para que la Argentina obtenga el total que necesita, Caputo destacó que "existe mucho interés" en el mercado por financiar a la Argentina.

Prat Gay indicó además que los pagos pendientes a partir de los bloqueos de Griesa suman aproximadamente unos 3 mil millones de dólares. Por ende, en caso que la resolución con los holdouts involucre todas las demandas, la Argentina deberá hacer frente a pagos por 18 mil millones de dólares.

Mientras las reservas del Banco Central siguen en picada y el tipo de cambio se dispara (alcanzando ayer una cotización record de 15,30 pesos por dólar), el gobierno necesita urgente resolver el conflicto con los buitres y realizar una masiva emisión de bonos para conseguir divisas. Es que la “lluvia de inversiones” nunca llegó y cada vez parece más lejano su arribo, lo que hubiera aliviado el panorama para el gobierno en el corto plazo.

Pero el endeudamiento no es una buena noticia para “el país”, como presenta el ejecutivo en sus declaraciones, sino que trae aparejado un endurecimiento del ajuste sobre los trabajadores sobre la base de una nueva entrega al capital imperialista. Estamos en las puertas de un nuevo ciclo de endeudamiento que, como la historia ha demostrado, significa “hambre hoy” y hambre para mañana.








Temas relacionados

Mauricio Macri   /    Buitres   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO