Internacional

BRASIL – CRISIS POLÍTICA

El gobierno de Temer asediado: nuevos contornos de la crisis política brasilera

Cayó el sexto ministro de Temer. Dos exgobernadores de Río están presos. La economía, en recesión. Aumenta la presión para acelerar los ataques. ¿Hacia dónde se encamina la crisis política?

Leandro Lanfredi

Trabajador petrolero | Rio de Janeiro

Sábado 26 de noviembre | Edición del día

Cayó el sexto ministro de Temer. Dos exgobernadores de Río están presos. La economía sigue en recesión. Aumentan las presiones sobre Temer para acelerar los ataques. Divergencias entre el Congreso y el Ministerio Público sobre quién sería responsable por la amnistía de la llamada “caja dos” de la política. ¿Hacia dónde se encamina la crisis política?

Como en otros casos, Temer juró que mantendría a su ministro de la Secretaría de Gobierno, Geddel Vieira, a toda costa. Llegó incluso a organizar un posicionamiento público de todos los líderes de su base partidaria en apoyo a su amigo de larga data. Las editoriales de los grandes medios plantaban, como hizo O Globo, los errores de Temer pero señalaban que Geddel era importante para aplicar los ajustes. Súbitamente todo parece haber cambiado. Renan Calheiros (actual presidente del Senado, del PMDB) será juzgado por el Supremo Tribunal Federal la semana próxima. Romero Jucá, en el marco de la Operação Zelotes que investiga fraudes en el uso de recursos fiscales, consiguió la apertura de una octava investigación. Los hechos cariocas, a partir de la prisión de dos exgobernadores, entre ellos el otrora poderoso Sergio Cabral (PMDB), parecieran súbitamente entrar en sintonía con el clima nacional.

Los empresarios criticaron a Temer por la demora en la implementación de los ajustes. La editorialista Miriam Leitão del medio O Globo publicó una nota crítica sobre cómo Temer se estaba perdiendo en el laberinto de su gobierno. Poco después Marcelo Calero, ex-tucano (en alusión al PSDB) aumenta la crisis en curso, divulgando la presión que sufrió ya no solo del exministro Geddel, sino también de Eliseu Padilha, de la Abogacía General de la Unión (AGU) y del propio Temer. Todo esto en el marco de un clima de confusión entre la Cámara, los medios y el Ministerio Público Federal a respecto de quién cargaría con los costos de amnistiar los casos de “caja dos”, por los que se asegura el financiamiento de campañas electorales con fondos ilegales, dejando el tema para la semana que viene. Retorna el sentido de imprevisibilidad y confusión de la crisis política nacional.

La economía brasilera tiende a sufrir una conmoción con el triunfo de Trump, con consecuencias como la caída de los precios de las commodities, la disminución de los flujos de capitales, el aumento de la tasa de interés en el país para tratar de compensar la salida de capitales y, de este modo, generando un impacto en las empresas endeudadas, muchos de ellas afectadas por primera vez con caídas en sus ventas, además del impacto en los estados que ya están en crisis y dependen de las exportaciones de commodities, especialmente Río de Janeiro, Rio Grande do Sul y Minas Gerais.

Desarrollaremos algunas hipótesis que venimos planteando desde Esquerda Diário, así como plantearemos dos nuevas: en primer lugar el asedio de los tucanos sobre Temer y en segundo lugar, estaría en curso una disputa entre los medios y el Ministerio Público de un lado y los sectores del parlamento capitaneados por el PMDB del otro, sobre el nivel de acuerdos políticos posibles para recomponer el régimen y quiénes saldrían golpeados en este acuerdo.

1. Fundamentos económicos, ampliados, de la crisis política

Las tendencias al empeoramiento de la situación económica o como mínimo de continuidad de la recesión encendieron luces rojas al empresariado de las mayores empresas del país. Por primera vez en muchos años, las grandes empresas tienen una caída en su facturación, que se combina con el empeoramiento de la situación de las deudas que han contraído. Por eso, presionan por un mayor ritmo en la implementación de los ataques. Al igual que en el proceso de impeachment de Dilma, ¿estarían los empresarios detrás de un nuevo y mejor ajustador? En los ensayos cariocas a la crisis nacional, buscan desplazar al PMDB del gobierno para poner al vice Dornelles del PP en el poder. Medios como O Globo lo afirman con todas las letras a través de dos importantes articulistas como Merval y Noblat.

2. Manos imperiales entre los jueces nacionales

Esquerda Diário viene planteando en diversos artículos cómo el imperialismo norteamericano a través de su Departamento de Estado mantiene un extenso y amplio contacto con miembros destacados de la justicia brasilera. El juez Sérgio Moro y algunos fiscales y miembros de la Policía Federal aparecen como interlocutores y realizan cursos organizados por el gobierno norteamericano. En el acuerdo sellado con la empresa Odebrecht el poder judicial actúa para facilitar y negociar la cantidad de dinero a ser pagado a los Estados Unidos. Los Estados Unidos cobran un valor a la empresa brasilera como parte de la multa negociada y articulada con el poder judicial brasilero para terminar de convencer a los involucrados de la empresa a dar sus testimonios como arrepentidos. Incluso hay numerosas denuncias contra el poder judicial brasilero de facilitar a los EE.UU. sobre cómo procesar a Petrobras, una empresa estatal. Como venimos argumentado, uno de los elementos de arbitrariedad de la Operación Lava Jato no es el blindaje a los tucanos, como exponen con énfasis los medios afines al petismo, sino a las empresas imperialistas. Por citar como ejemplo, el monopolio internacional de navíos-sonda estaba interesado en la quiebra de la empresa Siete Brasil especializada en esa área y en la inusitada prisión del expresidente de BTG Pactual SA, el mayor banco independiente de inversión de Latinoamérica, André Esteves.

El interés empresarial imperialista en la Operación Lava Jato, sin embargo, no se limita a los campos de Pre-sal o a los navíos-sonda sino que alcanza a empresas con negocios nacionales e internacionales. Especialmente Odebrecht, que representa un obstáculo para el avance de contratistas norteamericanas en Venezuela, Cuba, Ecuador y algunos países de África.

Uno de los únicos republicanos en apoyar públicamente a Trump fue Dick Cheney, exvicepresidente de G. Bush y ex presidente del monopolio mundial petrolero Haliburton, involucrada en el tema de los navíos-sonda y detentora de cruciales y estratégicas informaciones sobre el petróleo nacional, al ser la “operadora tercerizada” de la gestión de los datos de la Agencia Nacional de Petróleo de Brasil. Hay una ligazón entre las empresas de petróleo blindadas por la Operación Lava Jato y las conexiones de las mismas con los Estados Unidos y el sector del “establishment” que apoyó a Trump. A partir de su victoria ¿podrían querer ir por más? ¿Estaría Temer, imbricado en un partido que depende de mil y una designaciones en empresas estatales para sus carreras políticas y bolsillos privados, con dificultades para avanzar en la privatización del petróleo nacional a la velocidad que la Operación Lava Jato y los "contratistas" desearían?

3. El tiempo en la política: economía, lucha de clases y arrepentidos de la Odebrecht

Diferentes factores temporales presionan por resultados rápidos en la crisis nacional. Por un lado, la economía presiona sobre los empresarios a implementar los ajustes pronto y como reflejo de la economía se profundiza la creciente crisis social, cada vez más palpable en las grandes ciudades del país; por otro lado, no faltan preocupaciones como la que expresa Miriam Leitão de que Temer anunció más y atacó menos facilitando el desarrollo de acciones de resistencia.

La pérdida de legitimidad de un gobierno que necesita realizar ataques profundos puede dar cuerpo a una resistencia social y política. Los más de un millón de votos en Freixo en Río de Janeiro y varias acciones de la juventud y los trabajadores estatales en ese estado, encienden luces de atención a la élite nacional. No es por casualidad que el poder judicial y los medios se apresuran a intervenir como un factor de la política y como articuladores posibles para reemplazar al actual gobernador Pezão por otro ajustador, movilizando si fuera necesario un clima de linchamiento público televisado.

Miriam Leitão expresa la preocupación de tener un presidente maquiavélico. Alguien que siga el consejo de hacer "todo mal de una vez", la capacidad de contención de la burocracia sindical que " lucha" tanto como sea necesario para mostrar oponerse a los ataques pero que trabaja para una recomposición con vistas a 2018, puede no durar para siempre, por lo que para los empresarios es mejor que los ataques se implementen ahora, mientras la confusión y la desmoralización con la crisis de PT sigue presente.

Otro factor temporal acelera la crisis nacional. Estamos a días o semanas de los primeros resultados del “testimonio del fin del mundo” de la Odebrecht. Se espera que sea más "democrática" afectando no solo al PT, al PMDB y al PP, sino también a tucanos, dando más cuerda para lograr una rápida solución para la amnistía a los políticos. Es cuando la Cámara entra en acción y el problema se convierte en tema de editoriales de los tres principales diarios del país. La propuesta de enmienda a las represivas "diez medidas contra la corrupción" del Ministerio Público (que plantean alteraciones en el funcionamiento del poder judicial, en el Código Penal y del Proceso Penal, creando penas y métodos de investigación más duros, entre otros) amplía la amnistía a la “caja dos” el término de “crímenes correlatos”, cuestión que no es aceptada ni por los grandes medios ni por el Ministerio Público. Renan Calheiros (PMDB), Padilha, Jucá (PMDB) como habían sostenido en conversaciones grabadas por Sérgio Machado actúan por la “amnistía general” (si llega a aprobarse, pueden quedar anulados procesos de investigación por corrupción como el Mensalao y otros en la Operación Lava Jato, encuadrados dentro de ese esquema de “caja dos”). El Ministerio Público Federal, los medios, y otros actores quieren algunas cabezas para un eventual acuerdo. Las primeras cabezas a rodar, además de las del PT, serían los citados miembros del PMDB.

En este embate tenemos los polos: las amenazas de ir a un “Mani Pulite” y la amnistía general, mientras no logran acordar la cantidad y el nombre de los chivos expiatorios. Vale recordar que incluso llegando al “extremo” de un “Mani Pulite”, que es tema de estudio académico y referencia para Sérgio Moro, resultó en el fin del régimen partidario existente en Italia, pero manteniendo la corrupción y la impunidad y ayudando a levantar la figura de Berlusconi y organizar la ofensiva neoliberal en aquel país.

4. Temer sitiado, el PSDB con las barbas en remojo

Presionado por la implementación acelerada de los ajustes, cuestionado si habría actuado para garantizar los negocios privados de su exministro Geddel Vieira, Temer se encuentra acosado y sitiado. Desde el punto de vista del programa de gobierno le exigen más de lo que le gustaría y de hacerlo rápido. Desde el punto de vista de las fuerzas políticas va tornándose un gobierno tucano. Todos los pemedebistas a su lado están cayendo uno tras otro.

Llamativa fue la elección de Temer sobre con quienes almorzar el día siguiente de la apertura de la crisis política actual: Fernando Henrique Cardoso (PSDB) y Aécio Neves (PSDB). Si por un lado estos movimientos son parte del “sitio” a Temer, el mismo tucanato no respira aliviado, pues teme que sus nombres aparezcan en la lista brindada por los responsables de la empresa Odebrecht y además, siempre es mejor que Temer pague el desgaste por la aplicación de los ajustes. Retirando a Geddel, Temer busca dar muestras al “mercado” que cuidará de la situación y que los sacrosantos ajustes no serán afectados. Sin embargo, se encuentra en un juego de ajedrez desfavorable. ¿Se contentarán con las cabezas que ya están rodando o el paso siguiente será la suya?

5. Levantar una respuesta independiente

En medio de tantas disputas lo que menos les interesa es un efectivo combate contra la corrupción. El Ministerio Público Federal quiere arbitrar sobre quiénes se salvarán y quiénes no. ¿Queremos dejar en manos de estos jueces la decisión sobre quién es corrupto mientras ellos mismos se enriquecen y dejan a salvo los intereses de las empresas imperialistas como la Halliburton y Cía? ¿Trabajaremos para que el Congreso, el mismo que habilitó el impeachment en nombre de Dios, sus familias y torturadores elija un nuevo presidente?

Es posible dar una respuesta independiente al conjunto de este régimen corrupto de ajustes contra los trabajadores, corrupción y arbitrariedad. Esta respuesta no pasa por correr a los brazos del PT, detrás una recomposición del régimen o de que estos parlamentarios de derecha y corruptos definan el rumbo del país en un impeachment (destitución por juicio político) y la elección indirecta en el Congreso (que sería el resultado de un nuevo impeachment), ni pasa por confiar en Sérgio Moro o en jueces como Dallagnol.

Como señala Diana Assunção, editora de Esquerda Diário, "Es increíble cómo, frente al claro vínculo de la Operación Lava Jato con los intereses de la derecha y de la patronal, cierta "izquierda" considera que para terminar con la corrupción es necesario que Sérgio Moro "vaya hasta el final" con su plan autoritario. Para enfrentar al gobierno golpista y no trabajar para el regreso del PT con su proyecto fallido de conciliación de clases, es necesario buscar una salida independiente. La organización de la resistencia en las luchas, con exigencias a la burocracia sindical, debe estar ligada a una salida política independiente: una nueva Asamblea Constituyente, Libre y Soberana impuesta por la lucha, que haga caer la Constituyente de 1988 que fue tutelada por los militares. La misma ya está siendo modificada por los golpistas contra los trabajadores. (...) Una nueva Constituyente sería un paso para que la clase obrera emerja como un sujeto político independiente en la situación actual, poniendo fin a todos los acuerdos económicos fraudulentos, dejando de pagar la deuda externa ilegítima, así como cuestionar los privilegios de los políticos y jueces como un paso para cuestionar el régimen político burgués de conjunto, sobre el cual solo se podrá avanzar con un gobierno de los trabajadores que rompa con el capitalismo".




Temas relacionados

Sergio Moro   /    Michel Temer   /    Operación Lava Jato   /    PMDB   /    PSDB   /    Brasil   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO