Economía

GUERRA AL SALARIO

El gobierno abandonó la "meta" de inflación de 15 % pero insiste con las paritarias

Las metas de inflación del gobierno sólo fueron convalidadas por sectores de la burocracia sindical en paritarias. Es posible romper el techo salarial.

Lucía Ruiz

@LucuRuiz

Sábado 14 de abril | Edición del día

Cuando Marcelo Bonelli develó ayer en el diario Clarin que para el gobierno la pauta de inflación no es la del 15 % anunciada en diciembre pasado, nadie en realidad se sorprendió. Que era una "meta" mentirosa e irreal ya se sabía desde el primer momento, pero no así que iba a derrumbarse tan rápidamente.

Es que el ritmo inflacionario de 2018 viene increscendo de manera vertiginosa. En el primer trimestre del año el Indice de Precios al Consumidor acumula 6,7 %, mientras que los precios mayoristas aumentan aún de manera más acelerada. ¿El gobierno no pudo o no quiso frenar la inflación?

Si la mayor parte de la explicación de la inflacion tiene que ver con las propias políticas "pro"-inflacionarias que impulsó el mismo gobierno deliberadamente, como los tarifazos y el aumento avalado del tipo de cambio (entre otras medidas), hay una gran dosis de oportunismo en la parte que pudiese ser "no controlada" de este incremento de precios. En otras palabras, viene como anillo al dedo para el plan de atacar el salario.

Los economistas más ortodoxos del establishment podrán disentir en la "gradualidad" del ajuste, pero festejan el éxito momentáneo de una devaluación que viene superando el ritmo inflacionario en 2018 (aunque venía de un año en que quedó apreciado por el cálculo electoral) y que a su vez dicha suba de precios sea superior al incremento de salarios. Mientras el dólar mayorista se devaluó un 14,3 % (y el minorista cerca de un 20 %) entre diciembre y marzo, la velocidad de los precios fue a la mitad, en tanto que los salarios prácticamente quedaron estancados ante la falta de arreglos paritarios, exceptuando alguna aplicación de la cláusula gatillo.

Si por el momento el Banco Central se decidió a intervenir en el mercado de cambios para frenar el dólar, luego de dejarlo correr por tres meses, sólo puede explicarse por la inmediatez de las negociaciones salariales. Posiblemente vuelva la "flexibilidad" del tipo de cambio luego de los arreglos salariales con los sindicatos.

De acuerdo a los datos de remuneraciones del Ministerio de Trabajo y el IPC de Ciudad de Buenos Aires, entre diciembre de 2015 y diciembre de 2017 en promedio los asalariados privados "en blanco" perdieron $ 25.867 de bolsillo por la diferencia entre la evolución de sus salarios y la evolución de la inflación. Pero si ese monto se actualiza por el efectivo poder de compra en cada mes, la pérdida alcanza a un poder de compra actual de $ 32.395. Esto significa que los empresarios se quedaron con el equivalente a un salario y medio por cada trabajador empleado, un robo "invisible" que, en el caso de que el salario real retorne a los niveles de 2015, la pérdida nunca será recuperada.

Los trabajadores registrados del sector privado perdieron en promedio un salario y medio de bolsillo desde que asumió el macrismo.

En diciembre de 2017 el poder de compra del salario estaba aún 6 puntos por debajo del nivel que tenía en el mismo mes de 2015. Con los tarifazos y el salto inflacionario del primer trimestre de 2018 el deterioro del salario se profundizó aún más.

¿Testarudo?

A partir de las movilizaciones de diciembre el gobierno debió apretar el freno a las reformas más profundas, pero se mantiene firme en su objetivo de modificar la relación de fuerzas con los trabajadores y reducir el salario real.

Así, a pesar de la evidencia pública de este nuevo fracaso con las "metas" inflacionarias, el gobierno no dará el brazo a torcer y al menos durante un tiempo más continuará afirmando que la inflación de este año terminará en 15 %. El ministro "evasor" Dujovne no tuvo problemas en sostener ayer en el programa de Feimann que "el año que viene la inflación será de menos del 14 %". Por supuesto, entre amigos nadie le preguntó en televisión al ministro de Hacienda por los millones que tenía en el exterior sin declarar.

A cara de piedra, el descaro de los engaños hacia el pueblo trabajador se va superando a sí mismo con esta aparente "testarudez" del gobierno. No se trata de una habilidad propia. Si la mentira se puede seguir sosteniendo públicamente, aún si nadie la cree, es gracias a favores ajenos.

Los sindicalistas burocráticos han acordado en su mayoría paritarias a la medida del gobierno y los empresarios, convalidando el techo del 15 % en cómodas cuotas y sin cláusula gatillo (aunque con algunas sumas no remunerativas para que el efecto no haga crujir del todo a la base sindical). La cláusula de revisión a los 9 meses sólo confirmará lo que se sabe de antemano: que los trabajadores volverán a perder poder de compra frente a la inflación y los tarifazos de este año.

Sin embargo, aún quedan varios gremios por acordar. La UOM de Caló es la primera que logró romper el techo salarial, obteniendo en principio una oferta del Ministerio de Trabajo por 18,5 % (que no obstante se cuida de no excederse demasiado para así lograr que el número no supere a la inflación que de mínima alcanzaría al 22 % este año). Este es un indicio de que se puede ir por mucho más.

Como se vio en diciembre y en las masivas movilizaciones de febrero y del 8 de marzo, así como en la predisposición a la lucha que muestran franjas de trabajadores como los mineros de Río Turbio, las y los despedidos del Hospital Posadas, docentes y estudiantes de los terciarios de CABA, entre otros, es posible superar las barreras que impone la burocracia sindical y derrotar al gobierno en sus planes de ajuste.

La pelea por salarios que cubran la canasta familiar de $ 27.000 y paritarias del 25 % acordes a la inflación con una verdadera cláusula gatillo que se active de forma automática, así como la reapertura de las paritarias contra los burócratas sindicales que ya cerraron por 15 %, es una pelea de primera necesidad.








Temas relacionados

Salario real   /    Salarios   /    Paritarias   /    Inflación   /    Salario   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO