Internacional

ESTADOS UNIDOS

El falso sospechoso de la Policía y los medios en el tiroteo de Dallas

Después del tiroteo en la protesta en Dallas contra la brutalidad policial racista, la Policía lanzó una virtual cacería contra un manifestante sin relación alguna con los incidentes.

Celeste Murillo

@rompe_teclas

Viernes 8 de julio de 2016 | 11:24

Luego del tiroteo en la marcha contra la brutalidad policial racista en Dallas, el Departamento de Policía de la ciudad lanzó una virtual cacería contra Mark Hughes, un residente afroamericano que había participado de la manifestación portando su arma legal.

La Policía lanzó la cacería contra Huges con la fotografía y la frase “Este es uno de nuestros sospechosos. ¡Por favor, ayúdennos a encontrarlo!”. La fotografía se reprodujo rápidamente en todas las portadas de los medios y canales de televisión.

Tweet del Departamento de Policía de Dallas

Esto provocó que Huges recibiera amenazas de muerte y hostigamiento, a raíz de la consternación que provocó la noticia de la muerte de cinco policías y un civil en el tiroteo en Dallas.

Ver también: EE.UU.: cinco policías muertos en Dallas en tiroteo durante una protesta

Hughes llevaba su arma abiertamente en la manifestación (aunque estaba descargada). Según declaró su hermano, un activista de Black Lives Matter en la ciudad, Hughes es un firme defensor de la Segunda Enmienda constitucional (una enmienda que garantiza la portación de armas de la población civil).

En un video difundido por la cuenta de The Dallas Morning News se ve claramente a Hughes junto a los manifestantes cuando comienza el tiroteo. Sin embargo dos horas después, la Policía lanzó una virtual orden de captura contra él.

Video donde se ve a Hughes junto a los manifestantes cuando comienza el tiroteo

Más tarde, la Policía se vio obligada a anunciar que Hughes era inocente y que se había presentado junto a su hermano en la comisaría. Horas antes, Hughes había entregado su arma descargada a los agentes presentes en la marcha.

Hughes entrega su arma descargada a la Policía

En los últimos días, circularon imágenes de personas blancas portando armas y en muchas casos amenazando a oficiales sin recibir respuesta alguna de la Policía. En las redes sociales muchos denunciaron el trato desigual y violento que reciben los afroamericanos en esas situaciones.



Es evidente que el derecho de portar armas que garantiza la Constitución se aplica de forma diferente según el color de piel. Para este y tantos otros derechos y garantías constitucionales los afroamericanos son ciudadanos de segunda, cuando no sospechosos simplemente por intentar gozar de los mismos derechos que una persona blanca.

La cacería lanzada sin pruebas contra Hughes confirma la hipocresía que atraviesa el debate sobre portación de armas. Sterling y Castile también poseían licencia para portar armas de forma legal, según lo indicaba la ley de sus estados, pero ambos fueron ejecutados con la excusa de estar armados. Su único delito fue ser afroamericanos.







Temas relacionados

Philando Castile   /    Alton Sterling   /    Estados Unidos   /    #BlackLivesMatter   /    Racismo   /    Dallas   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO