Internacional

RUSIAGATE

El ex abogado de Trump en la cárcel: "Todavía queda mucho por decir"

Michael Cohen, uno de los testigos en la investigación de la "trama rusa", ingresó a prisión y dijo que está "deseando el día en que pueda contar toda la verdad".

Martes 7 de mayo | 00:46

El 6 de marzo pasado era la fecha límite para que entrara a la cárcel a cumplir una condena de tres años por comprar en 2016, durante la campaña presidencial, el silencio de dos mujeres que declararon haber tenido relaciones con el presidente de Estados Unidos. No obstante, el defensor legal de Cohen consiguió posponer el inicio de la condena alegando que su representado requería “terapia intensiva” para recuperar de una “intervención quirúrgica seria”.

Otros cargos por los que fue condenado fueron evasión fiscal, violación de las normas de financiación de campañas electorales y por mentir al Congreso de Estados Unidos. Su testimonio fue parte de la investigación del Rusiagate, llevada a cabo por el fiscal especial, Robert Mueller.

En sus declaraciones, Cohen reconoció que hizo afirmaciones falsas cuando los congresistas le preguntaron por un edificio que la Organización Trump planeaba construir en Moscú, como explicamos acá.

La cárcel a la que ingresó Cohen es Otisville, a 113 kilómetros al noroeste del Estado de Nueva York, famosa por albergar a los conocidos como “criminales de guante blanco”.

Cohen, antes uno de los hombres de confianza de Trump, había apostado a la reducción de su condena, a cambio de la oferta de información que podría comprometer a Trump y su familia, incluso sobre la trama rusa en los comicios de 2016. En una entrevista reciente a The New Yorker, el exabogado de Trump se preguntó "¿Cómo es que soy el único?".

Hombre caído en desgracia, el presidente estadounidense se refirió a él como “una rata dispuesta a inventar las mentiras necesarias para evitar la prisión”.
El exabogado de Trump se suma a Paul Manafort, exdirector de la campaña electoral del actual presidente estadounidense, quien fue condenado a más de siete años de cárcel.

Aun cuando el dictamen luego de la investigación del fiscal Robert Mueller fue “no culpable” según la interpretación del fiscal general William Barr, lo cierto es que la sombra de la injerencia rusa en las elecciones de 2016 es una nube sobre Trump, hoy enfocado en su reelección para 2020 para lo cual ha desplegado una política exterior agresiva, cuyo último episodio es la presencia de buques de guerra cerca de las islas en disputa en el Mar Meridional de China.

Como señala Claudia Cinatti en este artículo “La investigación se llevó puesto a gran parte de su entorno. Al menos cinco personas de su confianza están presos o procesados por diversos crímenes conectados con la causa: los jefes de la campaña de 2016, Paul Manafort y Rick Gates; su primer asesor de seguridad nacional Michael Flynn; su asesor de política exterior George Papadopoulos; y su abogado personal Michael Cohen, todos a su turno traicionaron la confianza del presidente e hicieron acuerdos judiciales para reducir sus penas. Y aún está pendiente la situación procesal de Roger Stone, el estratega multimillonario de Trump”. Lo cierto es que el capítulo Cohen, amenazas de revelaciones mediante, aun no está concluido.







Temas relacionados

Rusiagate   /    Donald Trump   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO