Política

APUNTES DE CAMPAÑA

El escenario electoral y los desafíos del FIT en Tucumán

Con la inscripción de las alianzas va tomando forma el escenario donde sólo el FIT llevará la agenda de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Martes 20 de junio | Edición del día

Tras la inscripción de las alianzas de cara a las elecciones legislativas de octubre, previas PASO en agosto, el escenario político y electoral va tomando forma. El alperovichismo se inscribió como Frente Justicialista por Tucumán (PJ, Partido Solidario, De la Victoria, Frente Grande, Kolina, Acuerdo Federal, Del Trabajo y la Equidad, el otrora massista Frente Renovador Auténtico y Pueblo Unido del caudillo radical Gumersindo Parajón) mientras que el radicalismo y los alineados con la Nación se inscribieron como Cambiemos para el Bicentenario (UCR, PRO, Por la Justicia Social del intendente capitalino Germán Alfaro, Democracia Cristiana y Libres del Sur). Al igual que en todo el país, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (Partido de los Trabajadores por el Socialismo y el Partido Obrero) se constituyó como alianza. Además se inscribió el denominado Frente Amplio (Unión y Progreso Social, PTP y el Partido Socialista), un intento de abarcar a la centroizquierda. Hasta el sábado 24 se podrán inscribir los partidos que han decidido presentarse en soledad, son seis las fuerzas que están condiciones de hacerlo.

Rivalidad en los discursos, unidad en el ajuste

Sin mayores sobresaltos, el pejotismo armó un frente en el marco de una unidad táctica entre sus principales personeros: José Alperovich, Juan Manzur y Osvaldo Jaldo. Cada uno tiene aspiraciones individuales que desembocan en el sillón de Lucas Córdoba, pero para llegar en mejores condiciones a 2019 todavía conviene la unidad. Así mismo, en la lista habrá un lugar para el peronismo territorial en su diferentes facciones (resta saber si habrá un lugar para el núcleo kirchnerista). El objetivo de máxima para este espacio es volver a un 3 a 1 para marcar una hegemonía, sabiendo que el principal escollo está en la capital.

Del lado de la oposición liderada por José Cano se ha logrado reflotar el Acuerdo para el Bicentenario de 2015 pero esta vez con un cambio de denominación que acentúa su adhesión al gobierno de Mauricio Macri. La candidatura de Cano refleja una necesidad para mantenerse a flote como líder de la oposición al alperovichismo para pelear la gobernación en 2019, lidiando con el desgaste como titular del Plan Belgrano y las denuncias por corrupción. En este sentido debe realizar la mejor perfomance posible, es decir, empatarle al peronismo en el reparto de las cuatro bancas en disputa. Si hablamos en términos de proyecciones también deberá ver su desarrollo en el interior, lugar donde el PJ saca ventaja en las elecciones provinciales. En la pata peronista de este espacio hay novedades en el liderazgo, siendo Domingo Amaya (actual secretario de Vivienda de la Nación) el gran perdedor en el armado, ya que la esposa de Alfaro irá en segundo término.

Para sostener una polaridad que sirva electoralmente, estas dos alianzas vienen subiendo el tono polémico de sus declaraciones en los medios y es esperable que esto siga in crescendo. El alperovichismo buscará hacer mella en Cano con las desilusiones del Plan Belgrano e identificarlo con las políticas de ajuste del macrismo. Del lado de Cambiemos se hará hincapié en un discurso anticorrupción, identificar al alperovichismo con el kirchnerismo y seguir con las promesas del estilo de la “lluvia de inversiones” o del “segundo semestre”. Lo cierto es que el ajuste en las condiciones de vida no pueden entenderse sin la activa participación de estas dos fuerzas que se presentan como excluyentes. El más explícito fue Manzur al decir, en una entrevista de mediados de junio en La Política Online, que “nosotros acompañamos y votamos todas las leyes que pidió el Gobierno: el blanqueo, los holdouts, todo los que nos pidieron”. Aunque sostuvo que hay cosas del macrismo “que le hacen ruido” se ubicó del bando de “los gobernadores que le plantean a Macri un pacto de gobernabilidad”.

Completando el cuadro, quienes en los últimos años se han posicionado desde la centroizquierda han ido detrás del Frente Justicialista o de Cambiemos. La sorpresa en el cierre de las listas fue el ingreso de Parajón a la coalición alperovichista. Viejo caudillo radical, se mostró como opositor en distintas coaliciones junto a otras fuerzas como el PTP-CCC, y ahora se sumó al peronismo para no perder su personería, algo que admite sin sonrojarse. El otro caso es del diputado Federico Masso de Libres del Sur quien perjura que es opositor al PRO pero comparte una alianza con… el PRO y el resto de Cambiemos. Mención aparte para el Frente Amplio que unió a un ex funcionario alperovichista, Mario Koltan, con el PTP-CCC..

El FIT y la disputa por la conciencia política de miles

Desde su constitución en 2011 el Frente de Izquierda ha mostrado un progresivo polo de independencia política con respecto a los partidos y coaliciones que responden a los intereses de los grandes empresarios. A lo largo de los últimos años creció como referencia política, haciendo llegar las ideas anticapitalistas y socialistas a millones de personas, con destacadas actuaciones en el Congreso y en decenas de luchas obreras, de mujeres y la juventud.

Con el auditorio que se abren en estas elecciones, desde el PTS apuntamos a que nuestras ideas lleguen a cada rincón de la provincia, con la perspectiva de disputar la conciencia política de miles en pos de la consolidación de una alternativa política. Para ello hemos lanzado la campaña política (que trasciende los objetivos electorales) con el lema “Nuestras vidas valen más que sus ganancias”, planteando una jornada de 6 horas, 5 días a la semana sin rebaja salarial, con un salario mínimo igual a la canasta familiar junto al reparto de las horas de trabajo.

En una provincia donde el trabajo en negro alcanza al casi 50% de los trabajadores, con el mayor índice de subocupación del país producto del trabajo temporario, es necesario levantar un programa que plantee una salida obrera para que los capitalistas no descarguen su crisis sobre nuestras espaldas. Con estas ideas vamos a ir a grandes sectores estratégicos de la economía provincial como el citrus y el azúcar, además de otros centros industriales.

El planteo de la reducción de la jornada laboral junto a la propuesta de becas de estudio, en el marco de la defensa de la educación pública, han logrado la simpatía de miles de estudiantes de la UNT. Los partidos del régimen quieren una juventud que se resigne a trabajos precarios, que abandone los estudios y dónde el acceso al entretenimiento y la cultura sea algo impensado. Contra aquellos que hipotecan nuestro futuro reafirmamos que ¡nuestras vidas valen más que sus ganancias!

Tras tres grandes movilizaciones por #NiUnaMenos los gobiernos sólo han posado para la foto, sin tomar medidas elementales y urgentes contra la violencia hacia las mujeres. En Tucumán, todos los bloques aprobaron una declaración de emergencia en violencia de género que no pasó del papel, ya que luego de medio año sigue sin implementarse ni saber qué presupuesto tiene destinado. Con los impuestos que la Legislatura y el Ejecutivo le perdonan a los empresarios del citrus ya se podrían tener los 150 refugios que se necesitan, además de planes de viviendas y puestos de trabajos. Como representantes de los intereses de la Iglesia, estos partidos niegan el acceso a leyes elementales como la de educación sexual integral en las escuelas o la de salud sexual y procreación responsable. Mientras peleamos por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, organizadas logramos la absolución de Belén, demostrando que con nuestras fuerzas podemos conquistar nuestras demandas.

Para seguir construyendo una alternativa política con la fuerza de los trabajadore, las mujeres y la juventud, ¡sumate!






Temas relacionados

Juan Manzur   /    José Cano   /    Frente de Izquierda   /    FIT   /    PASO   /    Tucumán   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO