Uruguay

¿Y DÓNDE ESTÁ EL TÍTULO?

El escándalo “Sendic”

En una reciente entrevista ante el medio El Observador, el Vicepresidente de la República Raúl Sendic reconoció que no es Licenciado en Genética Humana y que nunca terminó ninguna carrera universitaria, ya que, viviendo en Cuba, estudió unos años la carrera de medicina y realizó algunos cursos de genética humana.

Jueves 25 de febrero | Edición del día

En una reciente entrevista ante el medio El Observador, el Vicepresidente de la República Raúl Sendic reconoció que no es Licenciado en Genética Humana y que nunca terminó ninguna carrera universitaria, ya que, encontrándose viviendo en Cuba, estudió unos años la carrera de medicina y realizó algunos cursos de genética humana. En declaraciones dijo: “… yo hice un curso para docencia de licenciatura de genética … que después nunca la validé a esa licenciatura … por eso nunca jamás lo ejercí … en realidad no era un título universitario … era un curso relativamente rápido de un año … lo que hice fue una preparación para la docencia y la investigación …”. Estas declaraciones contradicen toda la información que se tenía hasta ahora, tanto la brindada por la Lista 711, como en los Currículums, en múltiples entrevistas y en materiales de ANCAP, donde se lo presenta como “Licenciado en Genética Humana en la Universidad de La Habana, Cuba, graduado con Medalla de Oro”.

El escándalo causó estupor tanto en oficialistas como opositores, quienes aprovecharon el descrédito para exigir su renuncia ya que no contaría con la “honorabilidad para dirigir el Senado”.

Pero, una vez trascendida la noticia, Sendic afirmó que no es médico ya que no terminó la carrera de medicina, y que realizó la Licenciatura en Genética en La Habana, pero que nunca la validó en el Uruguay, y que ya pidió a Cuba la documentación que lo acredite, denunciando a la vez “una operación política” contra su persona y su grupo político.

¿El ocaso de Sendic?

Raúl Sendic tuvo, durante los últimos meses, varios dolores de cabeza: primero fue la crisis de ANCAP del que fuera su Presidente, ente estatal que perdió por malos manejos financieros unos U$S 800 millones, y que mostró la crisis interna de la coalición de gobierno del que dimos cuenta aquí. Y ahora la mentira sostenida una y otra vez de que culminó su licenciatura en genética humana. Sendic no gana para disgustos, pero profundamente lo que estos hechos provocan es un problema importante en el Frente Amplio, dañando la figura del casi único “presidenciable” para el 2019, un golpe importante que mina las posibilidades de continuidad de la coalición en el poder.

La derecha con título

Sendic cayó así en ridículo al haber sostenido esta mentira tanto tiempo, lo cual ya de por sí es repudiable y por supuesto que genera desconfianza en toda la base frenteamplista.

Sin embargo, el rechazo furibundo de la derecha también genera escozor. Los partidos tradicionales que gobernaron por decenas de años nuestro país, supieron ser cuadros políticos graduados con títulos de doctores que pusieron su conocimiento y habilidad en gobernar para los sectores más reaccionarios y oligárquicos (terratenientes, industriales, cuando no directamente para el imperialismo norteamericano). El grito de alarma de la derecha, además de hacer leña del árbol caído, tiene el objetivo de reivindicar un régimen que históricamente fue oligárquico y profundamente clasista. Ahora los partidos de la burguesía se escandalizan y rasgan sus vestiduras con la mentira del otrora dirigente y principal figura del Movimiento 26 de Marzo, pero ellos han convertido a la política en un negocio de carácter elitista ostentando sus títulos de profesiones liberales.

Lo que importa es el programa

El análisis que nadie hace es si el título o no de Sendic determina su orientación ideológica y su accionar político. Lo importante no es el título, sino para quien se gobierna, ya que hasta ahora Sendic no ha dado muestras de que su verborragia de izquierda lo lleve a enfrentarse al poder económico, o a dar ejemplos de administración de un ente al servicio de las necesidades populares, más bien lo contrario.

Ya tenemos ejemplos en donde no había “títulos” y sin embargo las orientaciones políticas son a favor de los grandes capitalistas y de preservar los privilegios de las burguesías nativas y foráneas. Mujica, proveniente de los sectores de la clase media urbana, Evo Morales, de extracción campesina, o el brasileño Lula, obrero metalúrgico, que gobiernan administrando el estado burgués para garantizar la ganancia capitalista.

Los "memes" que vienen y van

El escándalo, como no podría ser de otra manera, tuvo su repercusión en las redes sociales: decenas de “memes” mostrando a Sendic con títulos de jardinera, entre muchos otros, dan cuenta que la figura de Sendic ya no puede tomarse seriamente. Es que quedan cuatro años de mandato a Vázquez-Sendic y cada vez se tornará más impresentable e insostenible para el gobierno mantener al falso licenciado.

Un nuevo traspié del personal político del Frente Amplio. Otra demostración más del agotamiento de un modelo de “izquierda” que, como los gobiernos posneoliberales de la región, deben ser superados por una izquierda que se proponga que los trabajadores gobiernen el país en beneficio de las mayorías obreras y populares.




Temas relacionados

Uruguay   /    José Mujica   /    Frente Amplio

Comentarios

DEJAR COMENTARIO