Mundo Obrero

GRAGEAS CEGETISTAS

El documento de Ituzaingó y el monumento a Trotsky

¿En qué andan las figuras rutilantes del sindicalismo peronista? Pignanelli, Caló y los referentes del sindicalismo peronista presentaron un documento programático. Además reafirmaron al vapuleado metalúrgico al mando de la CGT. Omar Plaini, en medio del paro de Canillitas, tiró contra Macri y su monumento a Perón.

Lucho Aguilar

@lukoaguilar

Martes 13 de octubre de 2015 | Edición del día

Hasta la localidad de Ituzaingó se acercaron los últimos días los principales referentes del sindicalismo sciolista: Ricardo Pignanelli (SMATA), Antonio Caló (UOM), Norberto Di Prospero (APL), encabezaron una jornada de reflexión del Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA). La similitud de la sigla con el candidato del Frente Renovador es pura coincidencia. Todos saben que los hombres del MASA están con Scioli. Por lo menos por ahora.

Luego de largas horas de acalorado y fructíferos debates, el plenario terminó dando a luz un documento programático que dieron a conocer este fin de semana. Los craneos cegetistas decidieron llamarlo el “Documento de Ituzaingó”. El programa de 10 puntos incluye propuestas sobre Producción, Impuestos, Vivienda, Trabajo, Finanzas y Energía.

Uno se ve tentado a buscar alguna reminiscencia a los programas históricos del sindicalismo peronista, nacidos obviamente en otros contextos históricos. El Programa de Huerta Grande, por ejemplo, aquel que planteaba “nacionalizar todos los bancos y establecer un sistema bancario estatal y centralizado; nacionalizar los sectores claves de la economía: siderurgia, electricidad, petróleo y frigoríficas; implantar el control obrero sobre la producción”.

Una tontería esperar el mínimo punto de similitud con aquellos planteos, es cierto. Pero el documento ni siquiera parece un documento del “movimiento obrero organizado”. Será por eso que algunos periodistas entendieron que “las simetrías entre el documento de Ituzaingó, que difundieron los gremios oficialistas, con el modelo económico y lo que esperan de una eventual gestión de Daniel Scioli tienen calce perfecto” (Diario BAE).

Entre otras propuestas, plantea la “creación del Banco de Desarrollo: para captar inversiones y otorgar préstamos a bajas tasas de interés, para la creación y desarrollo de la pequeña y mediana empresa”. En cuanto a la Producción propone “la creación de la Secretaría de Producción y Empleo”, que tendría como objetivo “consolidar el proceso de industrialización”.

En una serie de propuestas “desarrollistas”, aconseja mejoras en la logística, el transporte y la energía eléctrica.

Es cierto que algunos dirigentes no pudieron evitar la encendida verba de antaño para referirse a la importancia de “resguardar al pueblo argentino de las presiones del capitalismo financiero globalizado”. Pero quizás la referencia política más cierta es la que propone, a tono con una de las banderas del peronismo, “la participación de la clase trabajadora con respecto al capital como mínimo en el 50% del PBI”. El histórico fifty-fifty.

La reunión, más allá de los documentos, sirvió para intentar reflotar el papel del sindicalismo sciolista en una campaña donde vienen perdiendo protagonismo. Convengamos que los problemas de algunos de los capos cegetistas no hacían muy recomendable su aparición junto al candidato.

A pesar del panorama gris para un hombre gris, Caló recibió en Ituzaingó un espaldarazo para seguir al mando de la CGT por lo menos hasta el año que viene. Un mensaje claro.

Principios

Otro de los que habló este lunes fue el dirigente de los Canillitas, Omar Plani. El gremio convocó a un paro a raíz de la actitud de los multimedios encabezados por Clarín y La Nación, que pisotean los derechos de los trabajadores que se encargan de la distribución y venta de diarios en papel.

Plaini aprovechó los medios para meterse en la campaña electoral. Así decidió salir al cruce de la operación macrista para darse un baño de popularidad, inaugurando un acto de Perón. "Como dirigente peronista, me da cosa que Macri inaugure un monumento de Perón. Como decía Groucho Marx, ’tengo estos principios pero si no le gusta tengo otros’. Si mañana le es conveniente sumar votos de izquierda, capaz que inaugura un monumento de (León) Trotsky" bromeó a Radio Delta.

Muy gracioso Omar. El tema es que quien estuvo sosteniendo una de las mangueras del baño de peronismo a Macri fue su jefe y ladero Hugo Moyano, empeñado en poner un huevo en cada canasta. Pero además un desagradecido. Fue Macri el que le dijo a los dirigentes de la CGT opositora “yo los voy a ayudar a frenar a los troskos”.

Un homenaje imposible.

El sindicalismo peronista sigue empeñado en salvar sus ropas. Y sus negocios. Cada sector se definió por alguno de los candidatos del ajuste, pero no tanto como para luego no poder acomodarse si gana otro.

A todos les vale aquel principio de Groucho Marx que cita Plaini.







Temas relacionados

Omar Plaini   /    CGT opositora   /    Antonio Caló   /    CGT   /    Ricardo Pignanelli   /    UOM   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO