Internacional

ESTADOS UNIDOS

El discurso imperial recargado de Donald Trump en su primer “Estado de la Unión”

Jimena Vergara

@JimenaVergaraO

Jueves 1ro de febrero | Edición del día

La permanencia de Guantánamo, la ratificación de Jerusalén como capital del estado sionista de Israel, el fortalecimiento de la maquinaria de guerra, el discurso de odio contra los migrantes y la militarización de la frontera con México constituyen el “sueño americano” de Donald Trump.

Un discurso de odio

A pesar del repudio que se expresó este año contra la política migratoria de Donald Trump y su discurso cargado de xenofobia contra los migrantes, en particular de origen latino, haitiano y musulmán, en este “Estado de la Unión” el presidente volvió a justificar su política anti inmigrante con el autoritario discurso de la criminalización.

Para ello, invitó a un agente federal de inmigración que está a cargo de desarticular la pandilla MS-13 y a dos parejas de padres cuyos hijos fueron presuntamente asesinados por esta organización delictuosa. Mientras los padres lloraban ante las cámaras de televisión, el mensaje de Trump no pudo ser más xenófobo: son los migrantes los responsables de la pérdida de estas vidas. Si empacho alguno, el actual habitante de la Casa Blanca como en sus “mejores” alocuciones de campaña dijo que la “flexibilidad migratoria” de las administraciones previas es la responsable de que entren al país “violadores” y “pandilleros”.

Dijo también que los policías fronterizos y los agentes de ICE son “héroes de la patria”, que hacen su trabajo en condiciones de “extremo peligro”. Discurso brutal tomando en cuenta las sistemáticas violaciones a Derechos Humanos perpetradas por las policías migratoria y fronteriza y la sistemática persecución que están sufriendo los migrantes.

Ante un tenso auditorio, ofreció como moneda de cambio para la negociación en el Congreso la legalización de 1.8 millones de inmigrantes sin papeles y fue enfático en que para hacerla efectiva era necesaria la construcción del muro en la frontera con México y el endurecimiento de las restricciones para obtener la residencia o el permiso de trabajo en Estados Unidos. Y amenazó con incrementar significativamente el presupuesto tanto de ICE como de la Border Patrol, así como fortalecer la presencia militar en la frontera.

Si bien un sector de la bancada demócrata estalló en indignación ante el plan migratorio sólo contenida por los gestos de la presidenta del partido Nancy Pelosi que pidió calma, hay que decir que los legisladores de este partido han ejercido una resistencia igual a cero frente a los ataques antiinmigrantes. Es producto de que los demócratas han sido una oposición de terciopelo que hoy el programa DACA y la legalización de una importante franja de migrantes es la moneda de cambio que está utilizando Trump para imponer el muro y la militarización de la frontera.

De Guantánamo a Jerusalén y las arbitrariedades del Imperio

En este mismo tono, Trump declaró que “Hoy estoy cumpliendo otra promesa. Acabo de firmar una orden orientando al secretario (de Defensa, Jim) Mattis que re examine nuestra política de detención militar y mantenga abierta las instalaciones de detención en Guantánamo“.

El campo de concentración ilegal que opera en la isla caribeña y que simboliza la tortura ejercida por el ejercito americano y la CIA durante décadas contra prisioneros, seguirá funcionando a pesar de las flagrantes violaciones a derechos humanos que han alcanzado a la opinión pública internacional.

En determinado momento del discurso y utilizando la verborragia de la guerra fría, también arremetió contra lo que llamo las “dictaduras comunistas” de Cuba y Venezuela y reivindicó la sanciones económicas y el hostigamiento contra ambas naciones latinoamericanas.

Por otra parte, la decisión de nombrar Jerusalén como capital del estado sionista de Israel y desplazar la embajada americana a esta ciudad, es al mismo tiempo una provocación y una advertencia. Se trata de legitimar la colonización de Palestina y la implementación de un régimen de Aparthaid.

Al mismo tiempo, Trump busca fortalecer a Israel y aislar a Irán revirtiendo la política de la administración Obama de negociar con este último un acuerdo nuclear que diera estabilidad a la región. Nuevamente el presidente arremetió contra el acuerdo que incluye a varias potencias como Francia y Rusia. Y más aún, recreo un discurso de defensa de los “valores occidentales y la democracia” para atacar al gobierno de Hasán Rouhaní y hacer demagogia sobre el “pueblo iraní” que resiste a la dictadura.

El discurso presidencial no dejó pasar la oportunidad para reprochar a sus aliados en las Naciones Unidas que una vez emitida la decisión sobre Jerusalén: “Al poco tiempo, docenas de países votaron en la Asamblea General de Naciones Unidas en contra del derecho soberano de Estados Unidos a realizar este reconocimiento. Los contribuyentes estadounidenses envían a esos mismos países miles de millones de dólares en ayudas cada año”.

Con la fuerza de las armas

Trump está dando un mensaje al mundo, dejando ver que la crisis de hegemonía del imperio va a ser enfrentada agresivamente. En consonancia con la utilización de la “madre de todas las bombas” a pocos meses de haber asumido como presidente.

Como planteo en el Estado de la Unión “A medida que recuperamos la fuerza y la confianza de EE UU en casa, también recuperamos nuestra fuerza y nuestra posición en el extranjero”.

Y aunque por ahora se trate más de gestos y acciones grandilocuentes, todo parece indicar que el régimen norteamericano con Trump a la cabeza se prepara para un militarismo cada vez más acusado. Si no estamos frente a la guerra misma, el mensaje del habitante de la Casa Blanca es que los Estados Unidos se van a armar hasta los dientes. Nuevamente su principal objetivo fue Corea del Norte.

Lo nuevo es que el presidente aludió a la nueva estrategia militar encabezada por su secretario de Defensa, hecha pública a penas hace unas semanas: “En todo el mundo, nos enfrentamos a regímenes díscolos, a grupos terroristas y a rivales como China y Rusia que desafían nuestros intereses, nuestra economía y nuestros valores. Sabemos que, a la hora de hacer frente a estos peligros, la debilidad es la senda más segura hacia el conflicto, y una fuerza sin par es el medio más seguro para defendernos.Por esta razón, le pido al Congreso que ponga fin al peligroso secuestro de la defensa y que financie totalmente a nuestras grandes Fuerzas Armadas”.

E instruyó al congreso para “modernizar y reconstruir nuestro arsenal nuclear, que, con suerte, nunca tendremos que utilizar, pero que deberá ser tan fuerte y poderoso que disuada cualquier acto de agresión”.

Como plantea Claudia Cinatti “La competencia estratégica interestatal, no el terrorismo, es ahora la principal preocupación de la seguridad nacional de Estados Unidos (...) Probablemente, sea el cambio más significativo hasta ahora de lo que va de la presidencia de Trump”.

Te puede interesar EE.UU. pasa de la “guerra contra el terrorismo” a preparase para un conflicto entre potencias

El fortalecimiento del poderío militar norteamericano a nivel internacional y el peso creciente de la fracción militar del gabinete en las decisiones de alto nivel del presidente por un lado y el robustecimiento del estado policial norteamericano con una enorme inversión de recursos para fortalecer a las policías locales, migratorias y fronterizas por otro, son las expresiones descarnadas del bonapartismo trumpista.

El límite que tiene en la arena internacional es que el uso de la fuerza y su superioridad militar está constreñido por la geopolítica mundial, marcada por la crisis de hegemonía norteamericana y el peso relativo de otras potencias que actúan en diversas regiones como verdaderos factores de poder a escala global.

El trumpismo está demostrando que la declinación de Estados Unidos como gendarme del mundo no será pacífica. Más allá de los ritmos, el militarismo trumpista es fuente de inestabilidad permanente en el terreno internacional y doméstico.







Temas relacionados

Donald Trump   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO