Política

UNIVERSIDAD

El diario Río Negro a favor de los exámenes de ingreso y de la privatización de la educación

El diario Río Negro publicó una nota que plantea que en la Universidad del Comahue “solo el 15% se recibe en tiempo y forma”, sumándose al proyecto Macrista, que cuestiona la gratuidad de la universidad.

Martes 26 de julio de 2016 | Edición del día

A tono con las políticas de ajuste y privatización que viene realizando el gobierno de Macri, el diario Río Negro , de Neuquén y el Alto Valle, publicó una nota que parece encontrar la solución de “eficiencia” de las universidades, favoreciendo a las privadas y elitizando las publicas.

Mientras que nivel nacional la tasa de graduación de las universidades públicas es del 27 %, en la Universidad Nacional del Comahue (UNCo) solo llega al 15%. Con el discurso de una educación “eficiente”, ese diario suma una nota a la campaña que ya vienen realizando en distintas editoriales Clarín y La Nación. Apoyando el proyecto del Gobierno nacional que cuestiona la masividad de las universidades y su carácter publico, busca implementar el examen de ingreso. Con un plan general de ajuste, tarifazos y despidos, congelando el presupuesto educativo y vaciando la educación publica para profundizar su mercantilización y favorecer a las privadas. Pretendiendo que las universidades publicas sean solo para una élite y al servicio del mercado.

“Privadas vs. públicas”

“Las universidades pagas presentan una mejor tasa de graduación entre sus alumnos” es la primer frase con la que ese diario comienza a fundamentar que uno de los indicadores de la “eficiencia” de las universidades se mide con la tasa de graduación. Refiriéndose al porcentaje de estudiantes que finalizan en el tiempo previsto su plan de estudios, o en un año académico adicional, en relación con la cantidad de alumnos ingresantes. Al igual que como ya lo hizo el Ministro de educación Esteban Bullrich. Con este argumento cuestionan el ingreso irrestricto, ya que generaría “un aumento progresivo sobre la demanda en educación superior que no siempre fue acompañado por los objetivos inicialmente propuestos.”

El artículo no profundiza en cuales son estos “objetivos inicialmente propuestos”, ni en que poco tienen que ver con la demanda de los estudiantes que forman ese 80% restante que no logra terminar sus carreras o deben transitarlas en mayor cantidad de años por variadas razones. Como es que no exista un boleto gratuito que garantice poder asistir a las facultades, las condiciones de cursadas o la falta de becas, entre otras cosas.

En la noticia, el diario Río Negro remarca “Dato a tener en cuenta: en términos absolutos, las universidades privadas representan solo el 22% de la matrícula universitaria. Sin embargo, ese mismo año las privadas aportaron un tercio de los graduados: 39.079 profesionales contra 81.552 en las públicas.” Y finaliza “Lo concreto, en definitiva, es que las tasas de ingreso que muestra el sistema de educación superior son realmente bajas y se deberían buscar mecanismos para poder revertir esta situación. El último gobierno logró llevar el financiamiento educativo a un equivalente del 6% del PBI. Fue uno de eslóganes de mejora de la década, que muchos expertos están cuestionando. Pero, incluso sin entrar en cálculos ni conclusiones apresuradas, el saldo de estos años refleja que sólo con el dinero la educación no mejora.”

Sin profundizar en el análisis del enorme problema presupuestario que atraviesa la educación pública hace años, ni en la falta de políticas para garantizar la gratuidad de la educación y la permanencia en las carreras, el diario Río Negro compara los índices de las universidades públicas y las privadas, mostrando una supuesta mayor “eficiencia” en las ultimas. Aborda únicamente el problema de las tasas de graduación con la lógica del mercado, solo comparando el costo, es decir el presupuesto que se utiliza, con el resultado, la cantidad de graduados. Entonces si se destinara menos presupuesto, por ejemplo imponiendo exámenes de ingreso y bajando las tasas de ingresantes, se resolvería el problema, solo disminuyendo la diferencia, y no generando una universidad que garantice la permanencia y egreso de ese mas de 80% de estudiantes que se ven expulsados.

Las desigualdades materiales y de clase de esta sociedad son la principal traba para aquellos jóvenes trabajadores que buscan acceder a una educación superior. Mientras un 5% de los graduados corresponde sectores de menores ingresos, y dos tercios a extractos con mayores ingresos.

El aumento presupuestario de la educación a un 10 % del PBI (incluso siendo mas bajo que el que destinan otros países como Cuba que utiliza el 12 %) permitiría un incremento presupuestario que a las universidades llegaría al 2 % del PBI. Con lo que se podría garantizar cursos de nivelación optativos para los estudiantes que lo crean necesario y que cuentan con estudios secundarios disímiles, otorgar becas para todos aquellos que lo necesiten, terminar con los convenios con empresas, y avanzar hacia una universidad masiva, en la que puedan estudiar los trabajadores y sus hijos, y en función de sus intereses y no del mercado.







Temas relacionados

Ingreso universitario   /    Educación gratuita   /    Universidad Nacional de Comahue   /    Ley de Educación Superior (LES)   /    Neuquén   /    Universidad   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO