Cultura

TRIBUNA ABIERTA

“El día antes de la revolución”, el manifiesto anarquista de Le Guin

Úrsula K. Le Guin, la autora de “La mano izquierda de Dios”, entre otras narraciones, recientemente desaparecida, no teme a los nombres históricos del anarquismo.

Eduardo Nabal

Periodista y crítico de cine, Burgos

Sábado 10 de febrero | 15:19

En “El día antes de la Revolución” Úrsula K. Le Guin -conocida como una autora rompedora- en el género de la fantasía y la ciencia ficción- traza un personalísimo tratado y aproximación a la “utopía anarquista” a partir del sendero personal un personaje femenino en su última trayectoria en un mundo que ella misma no cesa de tratar de cambiar, en todos los aspectos. Y es este enfoque psicológico, feminista, multidimensional, libre de ataduras lo que convierte a su particular manifiesto en una original pieza de literatura además de en un ensayo “sui géneris”.

La autora de “La mano izquierda de Dios”, entre otras narraciones, recientemente desaparecida, no teme a los nombres históricos del anarquismo, con referencias a Emma Goldman entre otros muchos. No se detiene en el análisis del capitalismo que sustenta las instituciones y mezcla un tono aparentemente naif y poético con un lenguaje barroco y hasta inventivo. La protagonista es Odo, nombre extraído de un personaje de su libro “Los desposeídos” y su viaje hacia la libertad está salpicado de reflexiones anti-convencionales sobre el mundo en que vivimos y las conclusiones de sus personajes. Escrita en 1974 muestra ya avanzadas ideas sobre el género al tiempo que abraza algunos de los postulados ecologistas y antimilitaristas característicos del periodo y de su propia narrativa de ficción científica en este irrepetible “opúsculo” que puede fascinar tanto por el fondo como por la forma.

Un trabajo literario y sociopolítico irrepetible que a pesar del paso de las décadas mantiene una fascinante vigencia gracias a su capacidad introspectiva y a su falta de complejos a la hora de exponer sus postulados más extremos, estremecedores o hermosos. Jugando con los nombres y los personajes, las posiciones, las reflexiones y las acciones estamos ante una obra insólita de una autora que este año nos ha dejado tal vez también para ser redescubierta en una de sus muchas facetas como creadora de universos paralelos e inspectora de un mundo jerárquico, heteropatriarcal, capitalista e institucionalizado de diversas formas y mediante diversas fórmulas.

La autora nos introduce en las diferentes etapas vitales de su protagonista y aborda de forma original cuestiones como la vejez, la continuidad de las luchas, el abatimiento y el camino de la utopía anarquista en un mundo resistente al cambio de casi cualquier tipo, sobre todo en el terreno del altruismo. Le Guin desbarató con mayor o menor fortuna- siendo su obra literaria fascinante pero desigual- el masculinismo y la violencia casi inherentes a la ciencia ficción que la precedió, y en esta ocasión opta por el estilo de la obra de pensamiento e ironía en la línea de, por ejemplo, Mark Twain o Jonathan Swift, para una aproximación sin tapujos al anarquismo de base como forma de pensar y repensar nuestras relaciones con el mundo y con nosotros/as mismos/as.

La autora nos introduce en la transición y las diferentes etapas de una protagonista que ha emprendido un sendero que la conduce, sobre todo, hacia un redescubrimiento de sí misma y su relación con su causa y su mundo.

Si esta obra -recién reeditada en una versión muy cuidada- pero ya clásica en la producción literaria de una autora más conocida por sus incursiones feministas en el género de la ciencia-ficción utópica y distópica se mantiene plenamente en pie hoy día es porque a pesar de abrazar algunos postulados de los orígenes del pensamiento anarquista también se introduce en la piel de sus protagonistas en un ejercicio fascinante de juego con la libertad en el lenguaje, la metaficción y la falsa ingenuidad.






Temas relacionados

Literatura norteamericana   /   Crítica literaria   /   Ursula K. Le Guin   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO