POLÍTICA

El devenir anunciado del peronismo mendocino

Como era de esperar, a menos de 90 días de haber asumido el gobierno radical, el peronismo digiere su derrota con divisiones, integración y cooperación.

Enrique Jasid

@EnriqueJasid

Sábado 20 de febrero de 2016 | Edición del día

El 2015 será recordado seguramente entre otras cuestiones, como el largo y agónico derrotero del peronismo en términos electorales. Fueron nueve domingos de actos electorales donde se confirmaba uno tras otro la ya anunciada pérdida por parte de quienes gobernaron los últimos ocho años la provincia.

Ya hemos esbozado en este diario las causas de esta derrota, y la situación crítica en la que dejaron la provincia con consecuencias que pagan principalmente los trabajadores y el pueblo.

Desde el 10 de Diciembre a la fecha, el peronismo se ha dividido no entre quienes quieren “resistir” sino entre quienes plantean ser completamente colaboracionistas del gobierno provincial o quienes plantean una “oposición responsable” para rechazar algunas medidas y acompañar otras.

Ya renunciado Paco Pérez a la presidencia del PJ, y sin fecha de elecciones a la vista, gran cuota de poder la conservan los intendentes que mantuvieron sus territorios liderados por un lado por Bermejo (Maipú) y Giménez (San Martín) que son azules y por otro Emir Félix (San Rafael). Ellos juntos al resto de los intendentes peronistas, son los que mediaron con los legisladores para garantizar la aprobación de las polémicas leyes de presupuesto, emergencia fiscal y la de “transición” que permiten endeudarse al ejecutivo por 15 mil millones de pesos. Claro está que son favores que se prestan a cambio de recursos para sus municipios, en los cuales también están despidiendo trabajadores.

No hay Tunuyán, pero sí hay Peltier

Para el pasado lunes, los intendentes habían convocado a una reunión a todos los sectores del PJ en Tunuyán para definir una fecha de elecciones y comenzar a cerrar la “grieta” interna abierta por la derrota. Sin embargo, el sector kirchnerista anunció que no iba a participar y precipitó la suspensión de la misma.

Pero esta última semana, a la vez que fracasaba la reunión de “unidad” del PJ, todos los intendentes se reunían con Cornejo para acordar un techo a las paritarias de los empleados estatales en un 22% anual y negociar los votos en la legislatura para la emergencia en seguridad.

Peronismo Para la Victoria

Quienes sí hicieron una reunión propia, fueron los kirchneristas liderados por el Diputado Guillermo Carmona, su par Alejandro Abraham y la Senadora Sagasti que fundaron el “Peronismo Para la Victoria”.

Si bien no hay todavía anuncios de ruptura formal dentro de la legislatura, y solamente se plantean como un agrupamiento dentro del PJ, es sintomático de su debilidad la diferencia con respecto a la nación donde quienes arman “rancho aparte” en la provincia son los kirchneristas.

En el ámbito nacional, en cambio, fueron los sectores liderados por Bossio y Urtubey quienes constituyeron su propio espacio. Al mismo adhirieron el diputado mendocino Rubén Miranda, y fue saludado por varios referentes locales entre ellos la presidenta del bloque justicialista en el senado provincial Patricia Fadel.
Este nuevo agrupamiento local, fue presentado ante algunos cientos de militantes donde estuvieron también los legisladores Galván, Ilardo, Bohm, Arenas, concejales y referentes que anunciaron su intención de “democratizar al PJ”.

Se dobla, no se parte, y todo se resuelve “puertas adentro”

Estará por verse las consecuencias de estos cruces dentro del peronismo, que parece muy lejos aún de recuperar su poder.

Como es costumbre en el “movimiento”, solo hay un doblez, pero no una fractura. Como ellos mismos anticipan, convivirán dentro del Partido Justicialista con los intendentes que ajustan en sus municipios, con quienes estuvieron en la dictadura como la familia de los Félix, con los “traidores” representados por Miranda y los colaboracionistas del Alfredo que prestan sus votos en el poder legislativo y sectores de la burocracia sindical.

Este espacio surge por la pelea de poder dentro del propio peronismo, y no como una respuesta a los despidos, el aumento del costo de vida, los tarifazos y la devaluación que descargar sobre el pueblo trabajador tanto el gobierno provincial como el nacional de Mauricio Macri.

Las “plazas de la resistencia”, que tuvo en Mendoza su eco con la presencia de Sabatella, parecen ser mas una demostración de fuerzas en su propia interna, que una fuerza para salir a la calle.

Así las cosas, el devenir del peronismo mendocino se debate puertas adentro entre divisiones, integración y cooperación, lejos de la “resistencia con aguante” en las calles, y pensando cómo en algún momento volver todos juntos a la “victoria”.

Resultada interesante a la vez, encontrar en boca de miembros del FPV, referencias a las luchas de los trabajadores o pronunciamientos contra la represión estatal los cuales estaban ausentes de su léxico durante su gobierno.

Mientras esto sucede en el peronismo, el próximo 24 de Febrero los estatales van al paro y el Frente de Izquierda, tercera fuerza consolidada de la provincia, convoca a movilizarse en la calles contra la política de ajuste del gobierno y la criminalización de la protesta social enmarcada ahora en el protocolo presentado por Patricia Bulrrich.







Temas relacionados

Francisco "Paco" Pérez   /    FpV   /    Peronismo   /    Mendoza

Comentarios

DEJAR COMENTARIO