Sociedad

POLÍTICA

El decreto de Macri para educación

Mauricio Macri firmó el Decreto de Necesidad y Urgencia asignando la creación del nuevo Ministerio de Educación junto con Deportes, que omite la Ley de Educación Nacional, la Ley de Financiamiento Educativo y la Ley de Educación Técnica. Según Bullrich y su “equipo educativo” se trata de un error. Un gobierno que busca el ajuste a la educación por decreto. Mientras tanto se abre el debate de la paritaria docente. La herencia noventista de los K y la educación que se viene.

Virginia Gómez

@mavirginiagomez

Federico Puy

Docente, Congresal UTE-CTERA

Miércoles 16 de diciembre de 2015 | Edición del día

Fiel a su estilo desde que asumió, Macri se convirtió en el presidente de los decretos seriales. Un salto de calidad se dio el día lunes, nombrando a dos jueces con el Congreso cerrado, pasando por encima de la Constitución que en la campaña tanto decían defender. Nicolás del Caño, el diputado (MC) que cobra como una maestra, fue el único que se negó a sacarse la foto del supuesto consenso y diálogo, que hoy queda a las claras que tenía sólo la intención de mostrarse fuerte y con apoyos políticos, para avanzar sobre los mecanismos democráticos y constitucionales, para poder gobernar con medidas económicas y políticas antipopulares. Las bancas del FIT son las únicas que exigen que se abran las sesiones extraordinarias.

Scioli, el candidato que decía enfrentar el ajuste y defender el trabajo y la educación, se presta a viajar al exterior a endeudar el país de la mano del nuevo gobierno, y no dijo una sola palabra sobre el decreto de creación de ministerios.

El “error”

El artículo 23 del Decreto de Necesidad y Urgencia 13/2015, que firmó Mauricio Macri, expresa que: “Compete al MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y DEPORTES asistir al Presidente de la Nación y al Jefe de Gabinete de Ministros en orden a sus competencias, en todo lo inherente a la Educación, de conformidad a lo establecido por las Leyes Nros. 24.195, 24.521, el Pacto Federal Educativo (Ley N° 24.856) y a las demás leyes y reglamentaciones vigentes y que se dicten en consecuencia, y al Deporte…”

La ley 24.195 (Ley Federal de Educación), fue sancionada durante el menemismo y fue derogada por el artículo 132 de la Ley 26.062 -ley de Educación Nacional vigente-, que diagramó la nueva estructura del sistema educativo. El decreto toma como referencia también “a las demás leyes vigentes…”. Esas “demás leyes vigentes” a las que alude son aquellas que actualmente rigen al sistema educativo argentino actual, que entran en contradicción, derogan o superan las primeras citadas. Sin embargo, el DNU no tiene el poder de retrotraer la normativa educativa, por lo que las leyes del kirchnerismo gozan de plena vigencia. El error está en la redacción.

Más allá del “error”, que mismo ministro Bullrich reconoció en la reunión con los gremios, Nathalia González Seligra, diputada electa por el PTS-Frente de Izquierda y Secretaria de DDHH de SUTEBA La Matanza, alertó sobre esta situación y denunció “que el Gobierno de Macri va a ajustar por Decreto”. Y agregó: “Por eso convocamos a una fuerte campaña contra los decretazos del Gobierno y exigimos la apertura de sesiones en el Congreso para que se puedan debatir de cara a todo el pueblo las medidas que ya se están implementando y que van a afectar los intereses vitales de millones de argentinos. Los CEOs de las principales empresas se apresta a descargar un importante ajuste que afectará la vida de millones, mediante decretos de necesidad y urgencia y hasta meras resoluciones ministeriales o del Banco Central. Macri clausura de hecho el Congreso negándose a convocar a sesiones extraordinarias para que todos los bloques podamos discutir y sentar nuestras posiciones de cara a la población, con la televisación de los debates en la TV Pública”.

Las paritarias y los decretos

Mientras tanto se sigue desarrollando la paritaria docente, con la conducción de la CTERA sin convocar al debate en las bases ni convocatoria a asamblea por escuelas, plenario de delegados por provincia y ni siquiera una reunión informativa. Incluso tanto en las reuniones con el gobierno nacional o provincial, los sindicatos opositores a Alesso y Baradel no tienen representación ni se han votado delegados paritarios. Finalmente usan los mismos métodos que el gobierno de Macri. Unos con DNU y otros “mesa chica”, desde la oposición de izquierda les exigen que no se cierre ningún acuerdo sin consulta a las bases. Los dirigentes de CTERA no quieren debatir, los docentes sí.

¿Por qué no lo hacen? Saben que cualquier discusión en las escuelas los puede desbordar. Hoy auguran gobernabilidad junto con Scioli y Massa quienes son cómplices de la “unidad nacional” con la foto en la Casa Rosada. Denuncian al gobierno por el DNU pero no hacen nada para empezar a combatirlo. Todo para la televisión.

¿Será cerrada la paritaria por decreto? Esto es algo que ya sucedió en el 2014 con el paro del 5 y 6 de marzo en todo el país convocado por CTERA. Sin movilización, cuando sus propios amigos del Ministerio, con CFK a la cabeza, le cerraron la paritaria por decreto a Hugo Yasky.

La herencia noventista de los K

Las políticas de Bullrich en CABA para educación no dejan nada que desear a ningún noventista. Solo por nombrar algunos ejemplos la creación del Instituto evaluador, el desgaste a los docentes, salarios a la baja, los millonarios subsidios a las privadas, el cierre de grados y 5 mil chicos sin vacantes y la NES, entre otras cuestiones. La política del PRO en Educación no se deja esperar.

Pero la política del kirchnerismo ha sido la de “dejar la puerta abierta para ir a jugar”. El gobierno mantuvo intacta los principios de Ley Federal de Educación con el desfinanciamiento de las provincias. La Ley de Transferencia de Servicios Educativos (LTSE) y la Ley Federal de Educación (junto a la Ley de Educación Superior), constituyeron el paquete de leyes heredadas del menemismo que están orientadas a atacar la educación pública, y adaptar las políticas educativas a los dictados del FMI y los organismos internacionales. El Estado Nacional aporta una suma mínima por provincia, lo que genera que el grueso de la inversión deba ser realizado por ellas, profundizando la desigualdad ya que “las provincias patagónicas (Tierra del Fuego, Santa Cruz, Neuquén, Chubut, Río Negro y La Pampa) albergan apenas al 6 % de los alumnos del país, mientras el grupo de las más pobladas (provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Mendoza) reúne a casi el 70 % de los alumnos”. Según datos publicados en la edición de febrero-marzo 2015 de Le Monde, los Estados provinciales invierten de conjunto el 31,5 % del gasto público en educación, la Nación el 5,3 % del PIB nacional.

Lo que tampoco se discute en la paritaria (aunque María Eugenia Vidal anuncia que lo querrá implementar en Provincia) y que ningún dirigente de la CTERA “pone en alerta”, es el proceso de evaluación externa y estandarizada que Cambiemos pretende poner en cada provincia del país, una evaluación atada al salario de cada docente. Las Pruebas PISA, PIRLS y TIMSS y el ranking de Escuelas son una expresión de ello. Estas pruebas pueden convertirse en un gran negocio de venta de escuelas que promocionan estas “capacidades” e ir armando un ranking de escuelas, según resultados. A la vez sus resultados se utilizan políticamente para ocultar las problemáticas socioeconómicas que influyen en la educación, y justificar políticas educativas que ocultan una matriz ideológica, continuidad de los 90: la formación de competencias y aptitudes para el mercado laboral, a la vez que ocultar bajo dichos “resultados” los efectos de la desinversión educativa que también caracteriza a esas políticas.

Según las recetas del Banco Mundial, el primero paso para atar salario a “resultados” es evaluar a los estudiantes con pruebas estandarizadas, luego aclara, “Contar con datos duros sobre los resultados del sistema educativo es una herramienta política clave. (…) El uso de estos datos por parte de los líderes políticos para justificar las reformas ha sido un factor clave de todas las estrategias que han tenido éxito hasta la fecha”.







Temas relacionados

Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU)   /    Decreto   /    Ley de Educación Nacional (LEN)   /    Esteban Bullrich   /    Ley de Educación Superior (LES)   /    Mauricio Macri   /    Educación   /    Sociedad   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO