Política

CABA

El corrupto Roggio sigue al frente del subte

Con los votos del PRO y la Coalición Cívica la Legislatura porteña prorrogó el contrato de concesión de servicio público del Subte a Metrovías SA.

Jueves 6 de diciembre | 22:40

Con los votos del PRO y la Coalición Cívica la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires prorrogó el contrato de concesión de servicio público de Transporte Ferroviario de Pasajeros de Superficie y Subterráneo a Metrovías SA. Un escándalo mayúsculo.

El dueño de Metrovías es nada menos que Aldo Roggio, el empresario que debió renunciar el pasado mes de agosto a la presidencia de su propia compañía, tras reconocer haber pagado coimas por la concesión del Subte. Las causas judiciales del dueño de Metrovías, sin embargo, no terminan ahí, se trata de toda una vida dedicada al pago de coimas, lavado de dinero y corrupción en la obra pública. De hecho, actualmente se encuentra procesado, tiene prohibida la salida del país y un embargo por 574 millones de pesos por formar parte de la megacausa Odebrecht, el mayor escándalo de corrupción de los últimos años en toda Latinoamérica. Pero que Roggio sea un corrupto confeso no ha detenido al oficialismo que sigue defendiéndolo a como dé lugar. Años pagándole millonarios subsidios para que el subte cada vez funcione peor, ahora han decidido concederle otro gracioso beneficio, la prórroga de la concesión.

Desde 1994, y producto de una licitación escandalosa, Benito Roggio e hijos SA, se hizo cargo del servicio de subtes. Desde el primer día fue beneficiado por subsidios “operativos” e inversiones bancadas con fondos públicos. Bajo el kirchnerismo siguieron recibiendo una catarata de subsidios, y desde que el Subte fue traspasado a la Ciudad de Buenos Aires, y desde que gobierna, aunque Macri y Roggio muchas veces hayan competido en la obra pública, en el subte siempre se asociaron contra los trabajadores y los usuarios. Al día de hoy, los reclamos de los pasajeros siguen acumulándose: túneles que se inundan, escaleras mecánicas que no funcionan, interrupciones constantes en la línea E, negociados con compras de vagones que sólo sirven para hacer chatarra, coches con material cancerígeno como el asbesto. La calidad del servicio es cada vez peor así como las condiciones laborales de los trabajadores, y el servicio cada vez más caro, gracias a los tarifazos: desde que la Ciudad se hizo cargo del subte, la tarifa aumentó más de 1400%. Claudio Dellecarbonara, miembro del sindicato del Subte, denunciaba en agosto en La Izquierda Diario que “claramente los pagos de coimas admitidos por Roggio fueron en detrimento de realizar mejoras operativas para alcanzar estándares de calidad de servicio para los usuarios y que los trabajadores hemos sufrido con accidentes laborales y hemos pagado hasta con la vida de compañeros. Este empresario sin ninguna legitimidad para colmo ataca judicialmente a nuestra organización sindical”. En se mismo mes, apenas se hizo pública la “confesión” de Aldo Roggio, los diputados porteños Myriam Bregman y Patricio del Corro (PTS-Frente de Izquierda) presentaron un proyecto de ley en la Legislatura reclamando la derogación del decreto N°469/17 que prorrogó la concesión del servicio del Subte a la empresa Metrovías.

A continuación presentamos el dictamen de minoría presentado por el legislador del PTS FIT, Patricio del Corro, este jueves 6 de diciembre en la Legislatura solicitando la vuelta a comisión del expediente que propone la prórroga al corrupto Roggio.

DICTAMEN DE MINORIA

Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Visto:

El Expediente Nº 3355-J-2018 de autoría del Jefe de Gobierno en el que solicita la prórroga del actual contrato de concesión de servicio público de Transporte Ferroviario de Pasajeros de Superficie y Subterráneo, y;

Considerando:

Que el proyecto de ley en consideración tiene por objeto la modificación parcial de la ley 5885 que autoriza al Poder Ejecutivo a prorrogar la concesión de servicio público de Transporte Ferroviario de Pasajeros de Superficie y Subterráneo hasta el 31 de diciembre del año 2018.

Que el servicio prestado por el concesionario viene siendo muy deficiente y basa su operación en el cobro de subsidios por parte del Estado, habiendo llegado entre enero y septiembre de este año a $3.000 millones.

Que, a pesar de eso, Metrovías S.A. repartió dividendos por $22,8 millones 2017 y $28,4 millones 2018 a sus accionistas, ganancia convalidada por SBASE en los hechos y escondida bajo los subsidios recibidos.

Que la calidad del servicio viene en franco deterioro lo que llevó a que la Justicia le imponga una multa a Metrovías S.A. de $5.000.000 a partir de la constatación de que 50 medios de accesibilidad a las estaciones de subte no funcionaban.

Que en este sentido son centenares los ejemplos de desidia y mala gestión con túneles que se inundan ante las lluvias, escaleras mecánicas sin funcionar, las diarias demoras e interrupciones en la línea E, trenes viejos, compras de vagones que mandan a hacerse chatarra, coches con material cancerígeno como el asbesto.

Que esto ha ocasionado que entre 2014 y 2017, los reclamos de los usuarios hayan aumentado en forma constante, siendo 2017 el de mayor cantidad con 10.784 reclamos.

Que, ante la falta de reglamentación, SBASE establece aumentos en la tarifa que en los próximos meses llegará a 32%, cuando el incremento esgrimido en los costos de explotación apenas llega al 6% violando la ley 4482 que establece que “El SERVICIO SUBTE será prestado a tarifas justas y razonables”, en perjuicio de los millones de usuarios.

Que SBASE permite a Metrovías S.A. incorporar a la tarifa gastos que no se corresponden como “gastos de mantenimiento” y otras erogaciones como vouchers en restaurantes, cursos de inglés y hasta membresía de asociaciones empresariales como FIEL o IDEA.

Que la falta de control por parte de SBASE ya es insostenible y ha demostrado el fracaso de este modelo de gestión, intentando regalarle a una empresa que se ha comprobado un completo fracaso un año más de gestión del subterráneo, donde se sigan llevando una ganancia, la cual nadie conoce, sin invertir un solo peso.

Que Aldo Roggio, ex presidente de Metrovías que renunció a su cargo tras reconocer haber pagado coimas por esta concesión, y que se encuentra además procesado por la causa Odebrecht, no parecen argumentos suficientes para que el Jefe de Gobierno, deje de respaldar a la empresa Metrovías S.A.

Que es necesaria una nueva forma de pensar el subterráneo, donde vuelva a la esfera estatal y se ponga el centro en la gestión de los trabajadores y los usuarios, para poder tener un servicio de calidad y eficiente y no este modelo de subsidios y ganancias sin inversiones para un privado que se sigue llevando un dinero que no le corresponde.

Por todo lo expuesto, las Comisiones de Presupuesto, Hacienda, Administración Financiera y Política Tributaria y de Obras y Servicios Públicos, aconsejan la sanción de la siguiente:

RESOLUCION

Artículo Único: Vuelva el Expediente Nº 3355-J-2018 a las comisiones correspondientes para continuar su discusión.







Temas relacionados

Roggio   /    Metrovías   /    Subte   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO