Sociedad

RÍO NEGRO

El conflicto rural por el agua y los negociados inmobiliarios en El Bolsón

Actualmente numerosas familias rurales no tienen garantizado el acceso al agua. Los gobiernos provinciales han priorizado la inversión en infraestructura en beneficio de los grandes empresarios.

Sábado 18 de febrero | Edición del día

El conflicto por el abastecimiento de agua para la zona de Mallín Ahogado es de larga data. Históricamente, los gobiernos provinciales han priorizado la inversión en infraestructura para optimizar la captación, conducción y distribución de agua en beneficio de los grandes empresarios locales, o de los especuladores inmobiliarios. Así, se observa que la falta de agua para consumo humano, animal y para la producción agrícola es una decisión política históricamente constante.

En el marco del conflicto con Lewis-Laderas se conformó la Mesa de Integración y Fomento Rural de Mallín Ahogado. Este es un espacio comunitario donde participan personas, grupos, organizaciones e instituciones. Trabajan tanto los “nacidos y criados” como los trabajadores de distintos lugares que eligieron Mallín Ahogado para vivir y criar a sus hijos, como los pobladores que históricamente abrieron caminos, hicieron canales y construyeron escuelas.

Desde ese momento, se han reiterado los pedidos y gestiones ante las autoridades municipales, provinciales y nacionales para que se resuelva el abastecimiento de agua. Sin embargo, a la fecha no ha habido avances significativos en cuanto a los proyectos y las obras estructurales imprescindibles para resolver definitivamente la actual y recurrente emergencia hídrica rural. La organización es la herramienta que han elegido para reclamar por las necesidades compartidas y buscar la mejor solución posible.

Durante el mes de marzo del año 2016 fueron planteadas las necesidades de obras de infraestructura y la emergencia que se genera en época estival en una reunión en el paraje con la secretaria de Gobierno de El Bolsón, Leticia Tornero y el, ya reemplazado, secretario de Obras Públicas Javier Abraham. Actualmente numerosas familias rurales no tienen garantizado el acceso al agua. Los funcionario se comprometieron a continuar con las reuniones para buscar soluciones de conjunto, sin embrago desde ese mismo mes de marzo que no han retomado su participación. Tampoco empezó hasta la fecha ninguna obra que busque resolver esta situación que genera año a año cada vez más tensión y conflictividad social sumando, al mismo tiempo, la entrega de las nacientes de agua para que las controle un magnate ingles especulador.

No obstante, desde la Mesa de Integración y Fomento Rural se ha trabajado en el diagnóstico y en la gestión de Proyectos Técnicos para las obras indispensables para garantizar el acceso al agua como derecho humano.

Se describió la necesidad de impermeabilizar los canales rurales que se utilizan para la distribución del agua. Se elaboraron los proyectos técnicos y el estado municipal manifestó en numerosas oportunidades que la impermeabilización de los canales secundarios 2 y 3 se harían en el corto plazo. Desde el año 2015 el gobierno del Frente para la Victoria declaraba que el proyecto de impermeabilización estaba aprobado por la Unidad de Cambio Rural y estarían disponibles los fondos por más de 7 millones de pesos. Sin embargo, fuentes de la misma Unidad de Cambio Rural, describieron que únicamente se había aprobado la Idea Proyecto y que no había fondos de las instituciones multilaterales de crédito asignados a tal fin. Hasta el día de hoy, el canal secundario 3 es el más comprometido ya que ese canal pierde el 60% de su caudal en 700 metros de recorrido. Esto hace que más de 30 familias del paraje Pampa de Mallín dejen de tener agua en la época estival. No solo no cuentan con agua para producir sino que además está en riesgo la subsistencia. No está de más aclarar que, en el contexto del proyecto de saqueo con el megaloteo de la reserva Cumbreras de Mallín Ahogado, es obvia la connivencia de los poderes político y económico. Esta “asociación ilícita” tiene como objetivo final, el desplazar a las comunidades rurales de sus tierras. Quizá algún magnate esté interesado en adquirir estas chacras sin agua por unos pocos pesos la hectárea…

En el año 2014 las vecinas y vecinos gestionaron $50.000 con los que se construyó una red de agua en Pampa de Mallín Ahogado para 25 familias y se mejoró otra red en el sector de la Laguna Verde. En este último sector, debido a la falta de obras estructurales y de intervención del estado para el abastecimiento de agua y mantenimiento de las redes, se vienen generando graves situaciones de tensión y conflicto entre vecinos.

Al mismo tiempo, se demandó a las autoridades del Departamento Provincial de Aguas (DPA), autoridad provincial en el manejo de aguas, la necesidad del nombramiento de un cargo para que administre y mantenga la red de agua que se origina en la reserva Laguna Verde. Al no haber respuestas y debido a la falta de respaldo institucional, hoy se producen los citados conflictos entre vecinos que, en algunos casos, han llegado al punto de utilización de armas de fuego. Se advierte seriamente sobre la creciente conflictividad y se responsabiliza a las autoridades tanto municipal, Bruno Pogliano como provincial, Alberto Weretilnek, que tienen injerencia política directa en estos temas, por los hechos trágicos que se puedan suceder.

También en 2014, el DPA elaboró un proyecto técnico para distribuir agua sobre la ladera del Cerro Saturnino. Este proyecto, complementario de un acueducto que hace falta construir, se abastecería de las nacientes del arroyo Los Repollos. Los pobladores han recurrido a distintas instancias técnicas para su realización. El Instituto de Agua y Medio Ambiente de la Universidad Nacional del Comahue manifestó la factibilidad del proyecto, estando dispuesto a finalizar los aspectos técnicos pendientes. Recientemente, la secretaria de gobierno Leticia Tornero se comprometió a dar continuidad a este trabajo pero hasta hoy no ha resuelto la gravísima situación. Se hace extremadamente necesario que el estado elabore el proyecto y priorice los recursos para la concreción de esta obra que será la solución estructural para 130 familias. Vale decir que al día de la fecha las “vertientes” con las que se abastece el consumo doméstico mínimo de los campos se han secado o están muy disminuidas en el mejor de los casos.

Debido a la insistencia y a la organización de la población rural, la emergencia hídrica fue reconocida por numerosas autoridades. El Servicio de Prevención y Lucha contra Incendios Forestales (SPLIF) construyó, junto a los vecinos, más de 25 reservorios de agua, y capacitó a 10 cuadrillas en estrategias para un primer ataque ante incendios. Los reservorios fueron impermeabilizados pero por la sequía incluso está en riesgo el abastecimiento mínimo para el eventual combate de incendios.

“Los canales de riego se hicieron a pala” dicen los vecinos. Desde luego que al día de hoy fueron mejorados con maquinarias, pero no queremos olvidar que el trabajo en el espacio público es una sana costumbre de la población rural. El citado canal secundario 3 se encuentra al límite de su funcionamiento ya que las vertientes naturales que lo nutren están extraordinariamente reducidas, garantizándose la llegada de agua hasta el sector de Pampa de Mallín a través del trasvase que trae agua desde el Arroyo Pedregoso, ubicado en la Pampa de Ludden. En este punto no puede dejarse de llamar la atención en cuanto a que si se avanza sobre el controvertido Megaloteo de Laderas S.A. sobre la Pampa de Ludden, en la base del Cerro Perito Moreno la gravedad de la situación se va a agudizar. Claramente esto se traducirá luego en amplios conflictos entre vecinos, un caldo de cultivo para agresiones y violencia física.

Mientras todos los gobiernos miraron para otro lado frente a las necesidades del pueblo, fueron los hombres y las mujeres del campo, padres y abuelos de los actuales pobladores, quienes realizaron los canales de riego a pala o instalaron mangueras y construyeron muros para captar agua. Hoy recordamos que fueron ellos quienes socializaron su trabajo hacia la comunidad, para mejorar el paraje.

En la actualidad, si no se mejoran las condiciones del abastecimiento del agua estamos condenando a miles de familias rurales a dejar los campos, abandonando la forma de vida rural de muchas generaciones. La responsabilidad política es de las autoridades locales, provinciales y nacionales ante las numerosas pérdidas en la producción agrícola-ganadera en Mallín Ahogado.

El abastecimiento de agua para la totalidad de las familias de Mallín Ahogado, que no cuentan con este elemento vital, permite garantizar el acceso a un derecho humano, esencial para la vida y la producción agropecuaria. Al mismo tiempo se observa un aval absoluto para el manejo de las fuentes de agua por parte de las empresas de Joe Lewis, Patagonia Energía y Hidden Lake, comandada por Nicolás van Ditmar. Es por esto que se exige a las autoridades que arbitren los medios necesarios para garantizar el acceso al agua en cantidad y calidad suficiente, mediante la normalización de los caudales y la extensión de los canales. Sin embargo la realidad es que los diferentes estratos del estado vienen priorizado el saqueo y los negociados corruptos sobre la tierra y el agua, lo que demuestra la bajísima calidad intelectual y política de los dirigentes. Va llegando la hora de que el pueblo tome en sus manos su destino. La organización es la herramienta para disputar el poder político, para avanzar a poner fin a este Estado plutocrático.






Temas relacionados

Joe Lewis   /    Ecología y Medioambiente   /    Río Negro   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO