Medios de comunicación

OPINIÓN

El cómplice oficio de encubrir

La impunidad de ayer y de hoy sostenida por el Estado. En ese juego, el rol de los medios de comunicación en el reclamo por la aparición con vida de Santiago Maldonado.

Lunes 4 de septiembre | 06:54

Estamos acostumbrados en nuestro país a que el periodismo responda a intereses de corporaciones empresariales o partidos de los empresarios, sean gobierno u oposición. Eso no es raro, ya que siempre fue así, la prensa se usa para hacer ideología y política, toda palabra escrita u oral tiene una intencionalidad y una opinión, así sea el silencio (¿no señor presidente?). Por eso estas líneas salen publicadas en un diario que también tiene intenciones, pero de otra clase.

Vayamos un poco a Walsh y a los años 60

En Operación Masacre, Rodolfo Walsh nos habla de quien fuera el fusilador, de 11 personas, militantes algunos de ellos, detenidos personalmente por el mismo Teniente Coronel Desiderio Fernández Suarez (entonces jefe de la Policía de Buenos Aires) en un allanamiento, mientras miraban una pelea de box en una casa a la madrugada del 10 de Junio de 1956.

Luego de asumir Frondizi Algunos años más tarde que asumiera Frondizi como presidente, Walsh retoma la pluma contra el teniente coronel ya que no solo mantuvo su cargo sino que además fue gratificado con el ascenso a Coronel, en dos notas “Aplausos, teniente coronel!” y “Ahora… coronel?”. La primera de estas notas, trata sobre un discurso en la inauguración de los cursos de la Escuela de Policía de La Plata donde participó el mentado teniente coronel y el ministro de Gobierno Aguirre Lanari.

En palabras de a Walsh:

“Dejemos de lado las palabras pueriles y hasta diríamos corruptoras en boca de un ministro (se refiere a Aguirre Lanari), cuando al dirigirse a los jóvenes cadetes que egresan les señala: "Sois jueces permanentes y muchas veces inapelables en la tremenda y sostenida lucha donde se balancean... el respeto de los derechos individuales... con la salvaguardia del orden". ¿Ignora el señor ministro que todo el mal de nuestras instituciones policiales es precisamente que se consideran "jueces permanentes e inapelables" cuando no lo son, cuando no deben serlo, cuando de ningún modo pueden serlo sin incurrir en las monstruosas aberraciones que hemos visto? Lindo ejemplo, de labios de un ministro, para las nuevas promociones de policías. Asómbrese usted luego de que cualquier oficialito se considere juez inapelable y lo rompa a usted a trompadas cuando caiga a una comisaría... No hará más que aplicar las enseñanzas del Ministro”.

La impunidad de ayer y de hoy sostenida desde el estado

Es entonces, cuando pasados cincuenta años de aquella época tenemos que volver a tomar la PC en aquel momento, Walsh, usaría la Remington y diría también “Y cómo callar, o por qué callar, o para qué callar, si usted (el ya coronel Desiderio Fernández Suarez) sigue subiendo y mandando y si a usted y a gente como usted la afamada casa Remington sigue proveyendo carabinas para fusilar, mientras que a nosotros, y a gente como nosotros, sólo nos provee máquinas para escribir.”

Y la lógica de hoy en día sigue siendo la misma que la de aquellos años, esta semana fue de una gratificación enorme al encontrarnos con la Plaza de Mayo colmada exigiendo la aparición con vida de Santiago, y esta vez exigiendo también la renuncia de Bullrich. Es que esto se vuelve indispensable ya que desde el Estado es donde siempre se encubrió a las fuerzas policiales represivas.

También acontecieron vimos los allanamientos en los locales políticos y culturales de Córdoba y la terrible represión orquestada luego de la masiva movilización en la cual se detuvo desde periodistas hasta turistas que pasan por ahí, con patadas, balazos de goma y una gran cantidad de personal policial de civil cazando a quien más odio tuvieran.

Es por eso que se hace necesaria la movilización para que renuncie Bullrich en primer lugar y para defendernos de estos ataques estatales, porque si todas las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia encuentran respaldo en el estado, Noceti no aparece en ningún lado, Bullrich defiende fervorosamente a la Gendarmería, Marcos Peña pide calma y Macri no da ni una cadena nacional cuando hay un desaparecido por Gendarmería en democracia, el mensaje es claro, desaparezcan, golpeen, detengan e incomuniquen durante días, avancen, que desde el gobierno, les garantizamos la impunidad.

Dentro del periodismo y la historia de este, podemos encontrar ejemplos de coraje y valentía, como Rodolfo Walsh, quien pluma en mano se dedicó a ejercer uno de sus los oficios terrestres, el “violento oficio de escribir”, a estar del lado de los oprimidos. Que liberador sería leer una pluma así, en tiempos de operaciones políticas de todo tipo y color, para encubrir la desaparición de Santiago.

¡Aparición con vida de Santiago Maldonado!








Comentarios

DEJAR COMENTARIO