Internacional

VATICANO

El cardenal encargado de las finanzas del Vaticano, acusado por abuso sexual

Se trata del australiano George Pell, considerado el "número 3" del Vaticano y responsable de finanzas de la iglesia católica. Es acusado de varios casos de pederastia en Australia.

Jueves 29 de junio | 10:02

La Policía del estado australiano de Victoria imputó este jueves al cardenal, máximo representante de la Iglesia católica de ese país, por delitos de pederastia, y le citó a comparecer ante un tribunal el próximo 18 de julio.

El cardenal de 76 años, máximo representante de la iglesia católica australiana, es tendrá que enfrentar los cargos por haber abusado sexualmente de menores cuando era sacerdote en la ciudad de Ballarat (1976-80), en el estado de Victoria, y cuando fue arzobispo de Melbourne (1996-2001), la capital estatal.

El cardenal Pell, aseguró este jueves que está "deseando comparecer" ante la Justicia y que es "inocente" de los cargos de presunta pederastia presentados en su país.

En una comparecencia sin preguntas ante los medios, el cardenal, explicó que el papa le ha concedido una excedencia para regresar a su país, colaborar con la justicia, "limpiar" su nombre y "regresar a Roma" para continuar con su cargo.

El Vaticano, por su parte, emitió un comunicado en el que señala que ha recibido con "desagrado" la imputación del cardenal y expresa su respeto por la justicia australiana pero recuerda que Pell "ha condenado repetidamente durante años" los casos de abusos. La declaración de la máxima autoridad de la Iglesia católica parece más un intento de injerencia en la causa, a favor de Pell, que un simple comunicado ante la noticia.

Además, indica el Vaticano, Pell ha apoyado la creación de la Comisión Pontificia para la Tutela de los Menores y, como obispo diocesano de Australia, "ha introducido sistemas y procedimientos para la protección de los menores y para garantizar la asistencia de las víctimas de abusos".

La Policía australiana confirmó en mayo que investigaba al cardenal, quien ya entonces a través de un portavoz defendió su inocencia y atribuyó las acusaciones a una campaña de difamación.

Entre las acusaciones se cuentan la de dos hombres que aseguran que Pell les tocó los genitales de forma inapropiada en la década de 1970, mientras un tercero asegura haber visto al prelado exponerse desnudo ante muchachos jóvenes.

En el marco de las investigaciones, Pell, había dado su testimonio por videoconferencia ante una comisión gubernamental australiana que investiga los abusos sexuales a menores en el seno de organizaciones e instituciones públicas, religiosas y sociales. Pero enfureció a las víctimas al decir que estaba demasiado enfermo para volar a casa, testificando en cambio desde Roma. En julio pasado, la policía de Victoria confirmó que el propio Pell estaba siendo investigado bajo sospecha de abuso sexual infantil.

La investigación en Australia involucra directamente a uno de las principales autoridades de la Iglesia, pero es una muestra más de los abusos y el encubrimiento que se han dado durante años.
Uno de los casos más resonantes en el último tiempo ha sido el del Instituto Antonio Provolo, de Luján de Cuyo en Argentina. Ex alumnos del colegio para sordos de esa ciudad mendocina han acusado a curas, monjas y empleados de pedófilos.

Ese caso a mostrado, también, como desde el Vaticano se han dictado decretos, designaciones y órdenes de Bergoglio para garantizarles impunidad a los pedófilos según denuncian desde la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico.

Te puede interesar: Las 27 acciones de Francisco para encubrir a los curas abusadores






Temas relacionados

Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico   /    Abusos sexuales   /    Jorge Bergoglio   /    Australia   /    Vaticano   /    Iglesia Católica   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO