Sociedad

CÓRDOBA / CANNABIS MEDICINAL

El cannabis es ilegal porque es muy barato

La comisión permanente de Salud Humana de la Legislatura de Córdoba ha puesto en tratamiento la adhesión a la Ley Nacional de Uso Medicinal de la Planta de Cannabis y sus derivados. En sus dos primeras reuniones puede observarse la brutalidad del sistema capitalista y del Estado (ir)responsable

Viernes 12 de mayo | Edición del día

¡Porque es muy barato! Contestó Claudio Palacios, médico neurólogo pediatra, especializado en epilepsia. La respuesta la dio en el seno de la comisión de Salud de la Legislatura de Córdoba cuando le preguntaron por qué el Estado debía producir el aceite cannabico y no esperar la producción y comercialización de parte de los laboratorios.

La Comisión Permanente de Salud Humana de la Legislatura de Córdoba se encuentra abocada, desde el martes 2 de mayo de 2017, al tratamiento de proyectos relacionados con la adhesión a la Ley Nacional 27350, por la que el Estado Nacional regula la investigación médica y científica del uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados.

Las reuniones, que hasta ahora han sido dos, contaron con la participación de Carina Gatica, médica jefa del Departamento de la Delegación Córdoba de ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) y del doctor Claudio Palacios. Se espera que en próximas reuniones concurran otros especialistas, no solo provenientes de la medicina, sino también de la comunidad cannábica. Tal es el caso de Brenda Chignoli, idónea en la producción de aceites de canabis que la tienen a ella y a otros pacientes (muchos de ellos niños) entre los destinatarios de la aplicación de los productos.

Desde ANMAT, Carina Gatica afirmó que por el momento el único producto que tiene autorización para ser usado en la Argentina es el aceite de cannabis marca Charlotte’s. La aplicación de este aceite es exclusivamente para enfermos de epilepsia refractaria. Solo 16 hasta ahora han solicitado el acceso al producto en nuestra Provincia, de los cuales 3 son del interior provincial y dos de las Provincias de La Rioja y Mendoza.

Pero las enfermedades para las cuales los aceites son o serían de utilidad superan ampliamente a la epilepsia refractaria. Es por eso que Brenda Chignoli se ve sobrepasada por la demanda de un público que ya comprobó las propiedades paliativas o curativas y otro público ávido por acceder al producto.

Brenda ha sido imputada recientemente. Su imputación responde a que tanto producción, como comercialización y difusión de los productos provenientes de la marihuana no son legales. En la Argentina la investigación está prohibida. El 5% de la población padece epilepsia. El 60% de esta población puede controlar la enfermedad con la medicación tradicional. El 35% de esa población es refractaria, es decir, la medicación tradicional no es útil para controlar la enfermedad.

Cuan brutales suenan las palabras de Claudio Palacios: ¡Porque es muy barato!, expresadas en relación a la avidez capitalista con la que el mercado de medicamentos resuelve la vida y la muerte de los destinatarios.

El acceso al Charlote’s, único aceite autorizado por ANMAT, demanda papeleo burocrático y erogación montaria. El papeleo consiste en una declaración jurada y el llenado de documentación por parte del médico responsable. Una vez superado los pasos burocráticos la erogación por aceite debe calcularse entre 280 y 300 dólares estadounidenses ($ 4.500 argentinos hoy). Pero el aceite no es utilizado como único tratamiento, sino que es complementario de la medicación tradicional. La suma asciende entonces a los $ 15.000 mensuales para sobrellevar los gastos de un enfermo.

Otro punto, que no deja de ser un obstáculo, es la falta de reglamentación a la ley 27350.

En la última reunión de la Comisión de Salud Humana el neurólogo pediatra Claudio Palacios expresó que los medicamentos cannábicos son administrados por los padres de sus pacientes aún cuando no son –todavía – recetados por él. Así, sin suspender la medicación tradicional los padres acceden a especuladores que comercian con la desesperación y ofrecen aceites que, en palabras de Palacios, contienen hasta veneno.

El Estado es responsable. Investigar los fines terapéuticos y científicos de la planta de cannabis y sus derivados en la terapéutica humana ha sido una actividad prohibida en la Argentina. Hoy está autorizada mediante la Ley Nacional 27350. Sin embargo la falta de reglamentación al cuerpo legal puede obstaculizar el cumplimiento del objetivo planteado por la misma ley. Pone en situación de ilegalidad a pacientes y familiares de enfermos, quienes terminan imputados por el verdadero responsable: el Estado.






Temas relacionados

Autocultivo   /    Cannabis   /    Legalización   /    Legislatura   /    Córdoba   /    Parlamentaria   /    Sociedad   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO