Política

LOMAS DE ZAMORA

El “baño de humildad” forzado de Insaurralde

Laura Magnaghi

Junta Interna ATE Hospital Alende; Comisión Directiva ATE Sur. Agrupación Marrón Clasista @Laura_Magnaghi

Jueves 28 de mayo de 2015 | Edición del día

Luego de los idas y vueltas entre el massismo y el kirchnerismo y de llegar a decir que era la mejor opción para la provincia, Martín Insaurralde terminó donde empezó… en la precandidatura a la intendencia de Lomas de Zamora.

Nuestro intendente, el que hace que trabajadoras y trabajadores municipales tengamos que vivir con $3500 por mes, el que ahora nos dio un adelanto del 20% de aumento a cuenta de una paritaria que no sabemos cuándo será, el que con estos $700 (sí, $700 de aumento) nos sigue pagando salarios muy alejados de la canasta básica que ronda los $13 mil, ahora nos quiere hacer creer que tuvo un “baño de humildad” y se baja de la precandidatura a gobernador, en busca de su reelección como mandatario comunal. Insaurralde se mostró más cristinista que Cristina, que le puso un techo del 27% a las paritarias, mientras nosotros recibimos incluso mucho menos que ese aumento irrisorio.

Scioli e Insaurralde: candidatos del ajuste

Hoy Insaurralde se muestra como el sciolista más entusiasta diciendo que hay que “reventar las urnas” para que el actual gobernador sea presidente. Quiere “reventar las urnas” por el candidato en el que confía la UIA como el mejor para seguir con el ajuste que empezó Cristina. De ajuste y de gobernar al servicio de las patronales Insaurralde sabe mucho.

Saltó a la intendencia de Lomas luego de que uno de sus padrinos políticos, Jorge Rossi, fuera destituido por malversación de fondos. En 2011 y habiendo sacado más del 60% de los votos, lo querían mostrar como “lo nuevo” de la política y es así como Cristina lo elige para ser el candidato número uno a diputado. Pero del 2011 a la fecha, luego de mostrarse como un “candidato al mejor postor”, pasó mucha agua bajo el puente y ya no puede disfrazarse como la renovación de los viejos Barones del conurbano.

Los lomenses, y sobre todo los trabajadores municipales, sabemos bien que Insaurralde no fue más que la continuidad del duhaldismo y los `90. Vaya si será continuidad noventista el que, en línea con el gobierno de Scioli y el nacional, garantiza que gran parte de quienes trabajamos en el hospital lo hagamos de forma precarizada, contratados sin pasar a planta desde hace muchísimos años y con salarios de hambre.

A los que somos de “esta Lomas”, la de la precarización, los bajos salarios, las calles inundadas, no nos llamó la atención que estuviera con Massa ni que ahora esté con Scioli, porque sabemos que está siempre del lado de los ajustadores. De hecho, desde que asumió en 2009, se nota aún más la diferencia entre la Lomas de muy pocos (Las Lomitas) y la Lomas profunda, mayoritaria. Es que nos mostró de manera descarnada la “década ganada”, pero ganada por los empresarios de la construcción, que se la llevaron en pala, que hicieron de Lomas Centro un polo inmobiliario de lujo para pocos, y en contraste, al otro lado del distrito tenemos más de 20.000 personas viviendo en la indigencia, sin siquiera asfalto ni agua corriente. Esa es la Lomas que construyó “Martín”, la que no queremos quienes estamos construyendo desde el Frente de Izquierda una alternativa por una Lomas para los trabajadores, las mujeres y la juventud.


La autora es precandidata a la intendencia de Lomas de Zamora por el Frente de Izquierda




Temas relacionados

Hospital Alende   /    Lomas de Zamora   /    Martín Insaurralde   /    Daniel Scioli   /    Provincia de Buenos Aires   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO