Política Estado Español

CLOACAS DEL ESTADO

El audio de las cloacas: corrupción y extorsión desde el aparato del Estado

Un audio publicado en exclusiva por el diario Público saca a la luz más negocios del agente Villarejo, ahora en prisión, haciendo uso de su influencia y su posición en la Policía. Cloacas de corrupción que recorren todo el Régimen del 78.

Ivan Vela

Barcelona | @Ivan_Borvba

Miércoles 24 de octubre de 2018 | 18:13

El diario Público ha sacado a la luz unas grabaciones entre José Manuel Villarejo y Enrique García Castaño. En la conversación entre los dos veteranos policías y principales acusados de comandar una red de extorsión y corrupción, sale a la luz la relación de estos con Francisco Paesa, el espía español que entregó al ex director de la Guardia Civil, Luis Roldán.

Se cita también a la actual Ministra de Defensa Margarita Robles, Ángel Olivares, actual Secretario de Estado de Defensa, o Rafael Vera, Ministro del Interior e imputado en el caso GAL.

El eje de la conversación se centra en las explicaciones que Villarejo ofrece a García Castaño de cómo fue él mismo quién “pasó” el dinero de Paesa a Andorra y como le dejaron a deber 80 millones de le época.

Un entramado cosido a base de sobornos y pagos con dinero público, conocido por múltiples miembros de la Policía, la Judicatura y el Ejecutivo, que pudo campar, y sigue campando, a sus anchas.

De hecho solo hay que recordar la publicación del mismo medio el pasado 21 de junio del 2016. Se trataba de una conversación grabada en el despacho oficial del Ministro del Interior de entonces, Jorge Fernández Díaz, con el responsable de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso.

En la misma, ambos conspiraban como sacar información, verdadera o “inventada”, sobre políticos catalanes independentistas. La información se haría pública a través de los medios policiales, judiciales, medios de comunicación, periodistas y “afines”, justo pocas semanas antes de la consulta independentista celebrada el 9 de noviembre de 2014 en Cataluña. Es lo que se denominó “Operación Cataluña”.

Más que cloacas, andamios

Pareciera con esta metáfora (acertada), extraída precisamente del documental de Público, que para encontrar corrupción en el Régimen del 78 uno tuviera que adentrarse en las profundidades y rascar. Y tras mucha investigación entonces sí, sale a la luz la corrupción.

Pero lo cierto es que la corrupción está tan en el ADN del Régimen del 78 que casi más que cloacas, hablamos de andamios.

Y es que en el Estado español y a pesar del esfuerzo de todos los interesados, policías, políticos, jueces y empresarios, desde el año 2.000 se han contabilizado más de 2.000 casos de corrupción.

Sin ir más lejos, en el material donde se encuentra el audio que este miércoles salía a la luz en Público, el propio Villarejo reconoce haber negociado ventas de armas a Arabia Saudí y Siria al margen del Ministerio de Defensa. Esto sucedía en 2005, menos de un año después del 11-M en Madrid. Cuánta relación guarda esta información con los sabidos tratos de favor y negocios entre la familia real de los Borbones y el Régimen de Riad.

Pero por supuesto dentro de estos entramados de corrupción los que ostentan las primeras posiciones son los relacionados con el saqueo de fondos públicos. Los casos Púnica, Gürtel o Palau dan buena cuenta del gusto que políticos y empresarios tienen por enriquecerse con el dinero público.

También hay otras actividades menos “lucrativas” pero igual de vergonzosas que demuestran lo hipócrita de este Régimen y la clase social que lo sustenta, como son los recientes casos de “Másters” regalados a dedo.

El régimen político responde a los intereses de la clase social que lo sustenta y lo defiende. La burguesía, con sus jueces, policías y políticos, busca constantemente el lucro, la ganancia y la riqueza. Y ese es en última instancia el objetivo del Estado burgués, engrasar el entramado que permite a esta clase social seguir llenando sus bolsillo a base de la explotación así como hacer negocios espurios con el dinero público.

Todos cumplen esa función, y como tal, quieren sacar su tajada. Solo la competencia entre ellos por porciones más grandes del pastel hace sacar a veces a la luz un porcentaje mínimo de la corrupción que el aparato Estatal tutela.

Apostar a que sus responsables, independientemente de que vengan de Génova o Ferraz, van a iniciar cualquier tipo de investigación sería en cualquiera de las causas de corrupción actual, es poco menos que beberse la poción de la ingenuidad. Tres cuartos de lo mismo si confiamos en investigaciones policiales o judiciales.

Frente a toda imposibilidad que el propio Régimen haga un “autojuicio”, no queda más salida que, como ya se gritaba en el 15M, dejemos de lado a toda esta casta corrupta que vive gracias a nuestro sudor y trabajo.

Por ello esto solo será posible a través de verdaderos procesos constituyentes libres y soberanos, que permitan discutir y decidir absolutamente de todo. Entre otras cuestiones para establecer que los políticos cobren igual que un obrero cualificado, para acabar con la casta judicial y policial, que viven en condiciones materiales muy por encima de la gran mayoría de los sectores populares, y todo a costa de ser los garantes de los negocios de burgueses y políticos.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO