OPINION

El arte como expresión del #NiUnaMenos

A lo largo de la historia no fueron pocos los momentos en los que las expresiones artísticas y las luchas sociales se unieron, el resultado fue siempre polémico, hoy el arte como herramienta de la lucha por la emancipación de la mujer está en el centro del debate.

Martes 14 de marzo | 15:33

El pasado 8 de Marzo fue un día histórico, en el que se escuchó alrededor de todo el mundo el grito de millones de personas en contra de la violencia machista. No se hizo esperar la repercusión en las redes sociales: notas, fotos, videos, posts; como es usual después de cualquier expresión del movimiento de mujeres no faltaron quienes pretenden deslegitimar esta lucha, esta vez le tocó a Marina, la joven tucumana que junto con la agrupación a la que pertenece realizó una performance representando a la Virgen María mientras se realizaba un aborto. A raíz de esto se lanzó contra ella una campaña, tanto en las redes sociales como en diferentes medios, de ataque al movimiento de mujeres y al feminismo, y de acoso, amenazas y persecución hacia Marina que llegó al extremo de pedir que sea despedida de su trabajo.

Quienes se escandalizan por esta intervención artística la tildan de “provocación” y de “violencia” dándole a esto una connotación negativa, y la realidad es que, como todo arte con contenido político, fue una provocación que buscaba interpelar al espectador, buscaba una reacción al visibilizar una realidad de la que pocos quieren hablar. Desde las vanguardias históricas, las expresiones artísticas en nuestro país en los 60’ y 70’, hasta el arte contemporáneo en nuestros días existe y existió una relación entre el cuestionamiento y la oposición a las instituciones, a los discursos hegemónicos y al sistema opresor, y las diversas experiencias artísticas.

Si hablamos de performance o arte acción entonces no podemos no hablar de provocación, estas expresiones artísticas nacen en los inicios del S XX ligadas al futurismo, al surrealismo y demás vanguardias que pretendían salir de los museos y fundir el arte con la vida, y se consolidaron a partir de los años 60’ en contraposición al arte de la academia, como protesta política y resistencia a la institucionalización del arte y su mercantilización. No es la única expresión artística que cuestiona al sistema, la historia de Argentina está llena de artistas que pusieron sus obras al servicio de los sectores oprimidos, como León Ferrari denunciando la complicidad entre la Iglesia y la dictadura y cuestionando la doble moral católica, Juan Carlos Castagnino denunciando la represión en el Cordobazo, Lucas Di Pacuale en 2008 denunciando la segunda desaparición de Julio López, la experiencia colectiva de articular acción política y arte en “Tucumán Arde” y muchísimas expresiones más; hasta esta performance en la marcha del 8M en Tucumán y tantas otras que tienen lugar en las jornadas de lucha en las calles.

En la foto que está recorriendo todas las redes sociales se ve la representación de algo que es moneda corriente en un país donde el aborto es ilegal y mueren más de 300 mujeres al año en abortos clandestinos, siendo la Iglesia la principal opositora al derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, mientras todos los gobiernos miran para otro lado. Quienes realizaron esta performance lo resignificaron: la Virgen María estaba abortando, la mujer que fue instaurada como modelo a seguir por el catolicismo, casta, pura, sumisa, madre devota y abnegada estaba abortando, cortando de raíz el mito del catolicismo antes de que nazca, abortando a la religión y al patriarcado que, junto con el capitalismo nos oprime y nos explota día a día.

En este caso el arte está siendo usado como herramienta en la lucha por la emancipación de las mujeres, es violento y es chocante, no podría no serlo, es la expresión de un sector social oprimido y violentado, que por el oscurantismo de la Iglesia en complicidad con las políticas de Macri, los gobiernos provinciales y el kirchnerismo durante sus 12 años de gobierno, sigue muriendo a causa de la ilegalidad del aborto o siendo perseguido y criminalizado como el caso de Belén y tantas otras mujeres más; un sector social que se organiza para terminar con esta y con toda opresión.






Temas relacionados

#NiUnaMenos   /    Santa Fe

Comentarios

DEJAR COMENTARIO