Política

OPINIÓN

El Vilcazo

El domingo 13 de agosto, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores hizo una histórica elección en la provincia de Jujuy. Aquí analizo el fenómeno del voto a la izquierda y los desafíos hacia octubre.

Domingo 20 de agosto | 09:25

La fórmula liderada por Alejandro Vilca (diputado) y Gastón Remy (senador), obtuvo 48.544 votos (12,5%) a la categoría de diputados nacionales y 43.755 votos (11,23%) a la categoría de senadores nacionales.

El batacazo electoral de la izquierda encabezada por Vilca, obrero de recolección y dirigente del PTS-Partido de los Trabajadores Socialistas-, es considerado "El Vilcazo".

La izquierda duplicó la cantidad votos, si comparamos estas elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias con la del 2015. De repetirse estos resultados en las elecciones de Octubre, la izquierda de los trabajadores estaría ingresando a la legislatura provincial con 3 diputados, además de conquistar concejales en las principales localidades jujeñas (San Salvador de Jujuy, Palpalá) y con chances también en Libertador/Ledesma y San Pedro.

Este resultado sería un hecho histórico, ya que por primera vez en la historia de Jujuy ingresarían diputados obreros y socialistas a la legislatura, también conocida como la “Casa de Piedra”, y concejos deliberantes.

El segundo candidato más votado en Jujuy

Alejandro Vilca, empleado municipal, recolector de residuos y dirigente obrero del Partido de los Trabajadores Socialistas-PTS-, fue el segundo candidato más votado, quedando junto a su compañero de fórmula, el economista Gaston Remy, por debajo de la dupla oficialista Mario Fiad-Gabriela Burgos (Frente Jujeño Cambiemos), quienes obtuvieron un 36% (141.611 votos) a senadores y 35% (139.499 votos) a diputados. Por lo que en las calles, los lugares de trabajo y estudio, como también en las redacciones de los diarios y en los estudios de canales de televisión y radio, ya se habla del Vilcazo, aunque este terremoto electoral, que generó intranquilidad en los de arriba y entusiasmo en los de abajo, no sea precisamente un levantamiento social.

La masiva votación que elección a elección consigue la candidatura de Alejandro Vilca, unifica tanto la reivindicación a la agenda de la jujuy obrera (estatal e industrial) y originaria(kolla y guaraní) como también la desilusión y el hartazgo de amplios sectores populares con la casta política local, representada tanto en la figura de Fellner como en la Morales, ambos representantes de la burocracia política de profesionales (abogados y contadores) que se enriquecen y aburguesan haciendo uso de la función pública.

Recordemos que Vilca obtuvo en las elecciones PASO del 2013 unos 31 mil votos y en el mismo año en las elecciones legislativas más de 23 mil votos, pero el Frente de Izquierda quedó sin acceder a bancas en la legislatura por el piso proscriptivo del 5% del padrón electoral. Por el mismo motivo no llego a conquistar un escaño en "la casa de piedra" en las elecciones del 2015, cuando el dirigente obrero saco 23.659 votos en las PASO y 24.199 votos a la categoría de diputados provinciales en las elecciones generales. En el 2013 y el 2015 por menos de 1.000 votos quedó afuera de la legislatura, por la proscripción que privilegia a los dos partidos del régimen que co-gobiernan la provincia desde el 1983 a esta parte.

Un fenómeno político y social en ascenso

El fenómeno político y social que significa el ascenso electoral del trabajador de izquierda Alejandro Vilca tiene sus bases en que:

1) Su figura genera identificación con los obreros y los pueblos originarios, sujeto predominante en la Jujuy plebeya, y en la mayoría de los casos un mismo sujeto (obrero minero y kolla, obrero azucarero y guaraní o toba, recolector de residuos y descendiente de pueblos originarios de la quebrada, el altiplano, las yungas o el chaco gualamba). Este dirigente político tiene la particularidad de reivindicarse, con mucho orgullo, obrero, kolla y socialista.

2) La agenda que plantea el candidato dialoga con los principales reclamos por los que los sectores obreros y populares pelean.

3) El Frente de Izquierda elige como antagonista a la casta política provincial, tanto a los que actualmente gobiernan como a los que gobernaron, por el hecho de que están al servicio de los empresarios y terratenientes. Cuestionan una representación política tradicional y conservadora que muestra enormes signos de desgaste, carencia de renovación y dispersión en el caso del Frente Justicialista, y en el caso de la UCR expresa una importante concentración de poder en una sola persona, que arbitra, disciplina, reprime y encarcela tanto a sectores obreros y populares que reclaman por reivindicaciones elementales, como a opositores políticos.

4) A la ruptura política de amplias capas del pueblo trabajador con los partidos del régimen, a ese hastió con la casta política que expresan los trabajadores, las mujeres y la juventud en las calles, Vilca le suma un mensaje positivo, de esperanza y de lucha, ya que interpela a los explotados y oprimidos, llamándolos a votar, apoyar y militar por diputados de los trabajadores, para que representantes genuinos de los de abajo lleven la agenda obrera y popular a la legislatura, los consejos deliberantes y el congreso, para fortalecer la indispensable lucha de clases y de calles.

Contrastes: el obrero de recolección vs. la casta política

La realidad del segundo candidato más votado contrasta con la casta política provincial que encabezo las listas del Frente Jujeño Cambiemos (UCR), Frente Renovador (FR) y Frente Justicialista (PJ).

De un lado, el recolector de residuos, el obrero de la municipalidad de San Salvador de Jujuy, impulsor de la lucha por el pase a planta permanente de sus compañeros y de todo el precariado estatal, y también el referente político de los trabajadores, que se pronuncia y pone el cuerpo en cada lucha del movimiento obrero y de los sectores populares. El tribuno del pueblo, que está presente en las marchas del movimiento de mujeres por el Ni una Menos, en las movilizaciones de los pueblos originarios de la quebrada y puna contra la contaminación de su territorio y en las manifestaciones del movimiento estudiantil universitario y secundario por más presupuesto, becas y contra la represión de la policía provincial, como también contra las arbitrariedades de los directivos puestos a dedos por el gobierno.

Del otro lado, los mismos de siempre, los que gobiernan desde hace más de tres décadas Jujuy, los funcionarios de altas dietas, los ex funcionarios, que quieren volver a gozar de privilegios, los hijos o hermanos de ex gobernadores, los políticos del régimen devenidos en nuevos empresarios, y los empresarios propiamente dichos, que también incursionan en la política para ensanchar sus negocios y ganancias.

Ante este antagonismo de clase y de programas políticos, una amplia porción de la población de Jujuy, decidió votar por Vilca, así es que el candidato obrero y de descendencia colla, realizando una política anclada en visibilizar la agenda del pueblo trabajador y en la denunciar a la rosca política (UCR-PJ), logro superar en votos a los candidatos del Frente Renovador y el Frente Justicialista. Estos grandes aparatos electorales solo superan a la lista del Frente de Izquierda y de los Trabajadores, que encabezó Vilca, sumando todas sus colectoras. Recordemos que el Frente Renovador llevo 3 colectoras, y el Frente Justicialista fue repartido en 6 listas.

Hegemonía radical con debilidades en zonas estratégicas

La Unión Cívica Radical-UCR-, hizo una campaña capitaneada de principio a fin por el gobernador, tal es así que los candidatos Burgos y Fiad fueron más parte del decorado, que figuras políticas descollantes, en este primer test electoral.

La coalición de Morales-Haquim sumando los votos del Frente Jujeño Cambiemos(35,82%) con los del Frente Renovador 1 País (12,94%) obtuvo un 48% de los votos, un 4% más que en las PASO 2015. Aunque se ubicaron casi 10 puntos por debajo de lo obtenido en las elecciones de octubre del 2015 (58,34%), las que posibilitaron al binomio radical(Morales) peronista(Haquim) llegar a la gobernación.

La apuesta del gobierno de dividir las listas nacionales entre la UCR-PRO y el Frente Renovador y quedarse con los tres senadores nacionales fracasó. El dejó expuesto al massismo como una fuerza que no puede alzarse con la conducción del PJ como intentó el vicegobernador Haquim.

De los nueve departamentos en los que había ganado Morales en el 2015 solo se mantuvo hegemónico en tres: Dr. Manuel Belgrano, Palpalá y San Pedro, y fue superado por un Frente Justicialista, totalmente dividido y sin conducción clara, en 6 departamentos, Ledesma, El Carmen, Tilcara, Humahuaca, Yavi, Cochinoca.

A casi dos años de la asunción de la alianza gobernante, radicales y renovadores ratificaron su dominio sobre la provincia, revalidando su hegemonía de conjunto y sus bastiones en las ciudades de San Salvador de Jujuy, Palpalá y San Pedro, aunque con debilidades en zonas estratégicas, como: Ledesma, la segunda ciudad con mayor densidad poblacional y donde está emplazado el principal polo agro industrial de la provincia, las localidades quebradeñas de Tilcara y Humahuaca, principal plaza turística y hotelera de la provincia, y la localidad fronteriza de La Quiaca.

La izquierda quebró el intento de polarización

Desde el gobierno de Morales, como también a nivel nacional Macri, quisieron instalar una falsa polarización entre Cambiemos (PRO-UCR) y el PJ. En la provincia, por la debilidad del kirchnerismo, Unidad Ciudadana saco 10.172 votos (2,72%) a diputados y 10.287 votos (2,74%) a senadores, se intentó montar una polarización entre los candidatos de la UCR Cambiemos y los del Frente Justicialista.

Vilca, su partido (PTS) y el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) tuvieron la virtud de no quedar devorados por esa falsa polarización, y a la par que instalaron la idea fuerza de "diputados de los trabajadores" para llevar e impulsar los reclamos de los trabajadores a la legislatura, los consejos deliberantes y el congreso, supieron diferenciarse de ambos bandos políticos empresarios.

El Frente de Izquierda y de los Trabajadores-FIT- quebró la polarización política que intentaron instalar las grandes maquinarias electorales y sus colectoras dejando en claro que tanto peronistas como radicales co-gobiernan desde hace décadas la provincia al servicio del capital concentrado de los monopolios azucareros, las mineras, las empresas constructoras, las empresas de servicios privatizadas, los tabacaleros, los bancos y los supermercadistas.

Diputados de los trabajadores

A su vez, los candidatos del Frente de Izquierda y de los Trabajadores al acompañar a los trabajadores del Ingenio La Esperanza en sus 11 días de huelga se mostraron en los hechos como los únicos que se la jugaban el todo por el todo por triunfo de los obreros azucareros en su lucha por defender los puestos de trabajo y mantener los derechos adquiridos.

El Partido de los Trabajadores Socialistas, principal partido del FIT, volcó todos sus recursos al apoyo de la huelga de La Esperanza, su diputada nacional aporto $10.000 de su dieta al fondo de huelga, la izquierda diario cubrió el minuto a minuto del conflicto y los espacios gratuitos de radio y televisión fueron ocupados para difundir la lucha por la defensa en los puestos de trabajos en La Esperanza, y denunciar las mentiras del gobierno de Morales con respecto al ingenio.

Esa apuesta incesante a impulsar la organización y lucha del movimiento obrero, como la defensa de los derechos de los trabajadores, se expresó en la excelente elección que hizo Alejandro Vilca en los departamentos con mayor concentración obrera de Jujuy. Donde el Frente de Izquierda y de los Trabajadores saco 3.596 votos (8,17%) en Ledesma, 3.263 votos (7,23%) en San Pedro, 4.835 (14,93%) en Palpala y 28.438 votos(18,47%) en Dr. Manuel Belgrano-San Salvador de Jujuy-.

Octubre será un mes decisivo para el Frente de Izquierda, un mes de cosecha, después de décadas de siembra, tanto en los lugares de trabajo y estudio, como en la agitación política a amplios sectores de masas. Cuando un influyente periodista y ex gobernador le dice a Vilca "buena edad para ser diputado nacional", este responde "y ... buena edad para dar una gran batalla electoral, creo que el panorama político lo amerita, la situación del partido político es inestable e indefinida, y creo que el gobierno provincial tampoco ha demostrado lo que nos decía, lo del cambio que decía(...) Macri y Morales han mostrado más de lo mismo".

Atalonados en esta primera victoria electoral, la tarea de la izquierda de aquí a Octubre será redoblar los esfuerzos, organizar todas las voluntades y ampliar la influencia política con el fin de salir victoriosos de la batalla electoral por "diputados de los trabajadores".

Para la militancia del Frente de Izquierda y amplio sectores de trabajadores, mujeres y de la juventud, luego de dos elecciones en las que Vilca no pudo ingresar a la legislatura por el piso proscriptivo del 5%, es tal como dice el refrán popular "la tercera es la vencida" para conseguir el fin tan anhelado de conquistar el primer diputado obrero en la historia de Jujuy. Objetivo que se sintetiza en el hashtag que se viralizó en las redes sociales, #VilcaTieneQueEntrar.






Temas relacionados

#FrenteDeIzquierda2017   /    Alejandro Vilca   /    PTS   /    Jujuy   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO