Mundo Obrero

INGENIO EL TABACAL

El Tabacal: llegaron a un acuerdo tras 76 días de una durísima lucha

En el marco de un paro patronal inédito por casi dos meses arribaron a un acuerdo propiciado por la Iglesia. En este primer artículo se muestra los marcos del acuerdo en donde se expresó una enorme disposición a la lucha de los trabajadores.

Verónica Valdez

@valveritos

Gastón Remy

Economista, docente en la Facultad Cs. Económicas UNJu.

Domingo 28 de agosto de 2016 | 20:31

Al mediodía de ayer se conoció la firma de un acta acuerdo entre la multinacional Seabord Corporation y el Sindicato de Trabajadores del Azúcar que se terminó de redactar en la sede del obispado en la ciudad de Orán.

Fueron 76 días de un durísimo conflicto en el marco de una negociación paritaria donde la multinacional estadounidense pretendía imponer el cuarto turno, una medida de flexibilización laboral que implica la disminución de alrededor de un 40% del salario, que fue rechazada por los trabajadores con medidas de fuerza.

La empresa respondió con un inédito lock out de 58 días, sin abonar los salarios, para quebrar la resistencia obrera y hasta contó con el apoyo abierto del Gobierno que le permitió el paro patronal e incluso ordenó la represión brutal a los trabajadores el pasado miércoles 24.

Luego de esta represión y ante la persistencia de los trabajadores, se conformó un “comité de crisis” bajo la presidencia de Monseñor Gustavo Zancheta, que actuó como mediador y jugó un papel decisivo para el cierre de un acuerdo entre las partes. El principal punto del conflicto, la implementación del 4to turno, quedó en manos de la justicia.

En la reunión del comité de crisis que comenzó el día viernes (26) estuvieron representantes de la multinacional Seabord Corporation, entre ellos el presidente de la empresa, Hugo Rossi, y el gerente de relaciones Institucionales, Juan Carlos Amura; y por el Sindicato de Trabajadores del Azúcar (STA), el Secretario General, Martín Olivera, el Sec. Adjunto, Claudio Colque y el abogado de la CTA, Enrique Wasneider.

En representación del Poder Ejecutivo provincial, estuvieron el Ministro de Trabajo, Eduardo Costello, el Ministro de Producción, Javier Monteros, y el Ministro de Seguridad, Carlos Oliver, junto al intendente de la localidad de Hipólito Yirigoyen, Jorge Gallardo. También estuvo presente el Fiscal Federal, Jose Luis Bruno.

El acuerdo borrador que el sindicato llevó a los trabajadores recibió el rechazo de las bases obreras cuando se enteraron del mismo cerca de las 0:30 hs del sábado (27). Lo que generó bronca y nuevos cortes de la ruta 50.

Finalmente, los dirigentes sindicales volvieron a las negociaciones en horas de la mañana del mismo día, y pasado el mediodía el Obispo Zancheta, anunció que se llegó a un acuerdo, cuando los trabajadores fuera de la sede eclesiástica presionaban con cantos contra la empresa y un sector del campo cuestionó a la dirección del STA.

Puntos del acuerdo

A pedido del Obispo las partes accedieron a llevar a la justicia la implementación del 4to turno que sostiene la patronal y que es resistido por los trabajadores, una medida que apunta a disminuir el salario y que se constituyó, de este modo, en el principal reclamo de los trabajadores durante los 76 días de conflicto.

En el art. 4 del acta acuerdo se señala que “(...) al efecto de resolver las diferencias existentes entre las partes éstas acuerdan que someterán conjuntamente ambas interpretaciones, respecto de la validez o legalidad de la implementación mencionada anteriormente, por ante la Justicia laboral de Capital Federal, competente según el domicilio legal de la empresa, estableciendo como mecanismo de la acción la contradicción del planteo (demanda y réplica) entre empresa y sindicato.”

En relación a los salarios no pagados en el acta no hay ningún artículo que diga expresamente si se harán efectivos o no los mismos; cuando fueron días no pagados por un paro patronal, que nunca que fue reconocido como tal por la Justicia ni por el Ministerio de Trabajo.

Por eso, en alusión a los salarios el art. 6 explica lo que dijeron en la conferencia de prensa en el Obispado, “que, la empresa ofrece abonar a los trabajadores comprendidos en el CCT, un anticipo de haberes no remunerativo (...) respecto de la reglamentación específica sobre las particularidades del anticipo, las partes acordarán en el marco de la conciliación obligatoria dispuesta por la autoridad administrativa laboral.” O sea, aquí se plantea un “anticipo no remunerativo”, lo cual deja abierto el descuento posterior a los trabajadores.

A su vez, llama la atención el art. 9 que es muy similar al que el Sindicato Azucarero del Ingenio Ledesma (S.O.E.A.I.L) asesorado por el mismo abogado, firmara con la patronal de Blaquier. Allí se plantea que en concepto de los “gastos paritarios” la empresa practicará una retención, por única vez, del 12 por ciento de sobre los salarios de los obreros y empleados no afiliados, o con afiliación suspendida; fondos que serán depositados en la cuenta del sindicato en la que se perciben los fondos correspondientes a los descuentos de los afiliados. En el caso de Ledesma al descuento de los no afiliados, se sumó otro del 6 por ciento a los afiliados, para compensar parte de los días caídos de los huelguistas.

En materia de la paritaria salarial luego de una dura lucha en condiciones muy adversas por el paro patronal con el apoyo del gobierno que incluso reprimió, los trabajadores obtuvieron un aumento cercano al 41,4% en la categoría 1 que lleva a la tira final a 16.300 pesos desde mayo 2016 hasta abril de 2017 y, a partir, de mayo de 2017 la tira final llegaría a los 16.700 pesos.

El resto de los puntos del acta acuerdo se pueden leer más abajo.

Durante las negociaciones se expresó el descontento de la bases obreras que pese a la dureza la patronal amparada por el Ministerio y la Iglesia, en un marco de ajuste del gobierno de Macri y Urtubey, dieron pelea por mejorar el acuerdo luego de más de dos meses de conflicto, y contaron con un amplio apoyo popular. Y esto incluso mostrando su disconformidad con la dirección sindical que dejó librado la definición del 4to turno en manos de la justicia del Ministerio de Trabajo que jugó durante todo el conflicto a favor de la multinacional norteamericana que pudo imponer un lock out sin recibir un solo apercibimiento y tiene un peso decisivo en la política de la región al contar con el apoyo del gobierno y ser la principal empresa privada de la provincia.

Frente a ello la CTA Autómona no definió una sola medida de fuerza coordinada con los ingenios azucareros que están en ella como el de Ledesma que tuvo un duro conflicto también hace semanas, o el ingenio La Esperanza en donde el gobierno prepara por Ley el despido de 800 trabajadores.

En el marco de los diferentes puntos del acta a definir dentro de la conciliación obligatoria en El Tabacal se abre un tiempo de reorganización para que las bases discutan en asamblea que es lo más conveniente. Así mismo queda planteado la coordinación democrática de los delegados de los ingenios pertenecientes a la CTA para exigir medidas unitarias a la central que los enrola contra los ataques patronales y de los gobiernos.







Temas relacionados

Ingenio Tabacal   /    Juan Manuel Urtubey   /    Paro   /    CTA   /    Salta   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO