Economía

TRATADO DE LIBRE COMERCIO DEL PACÍFICO

El TPP y los beneficios a las grandes farmacéuticas

El gran acuerdo de los países del Pacífico impulsado por EE.UU. y Japón, polémico en cuanto a la regulación de medicamentos, que generará el encarecimiento de medicamentos “biológicos” para tratar el cáncer o HIV, beneficiando a las grandes farmacéuticas, es ampliamente repudiado.

Guadalupe Bravo

Economista | @GuadaaBravo

Jueves 15 de octubre de 2015 | Edición del día

La semana pasada se hacía público el “acuerdo” alcanzado en la reunión de Atlanta, entre los 12 países miembros del Acuerdo Estratégico Trans Pacífico de Asociación Económica.

(TPP o Trans-Pacific Partnership en inglés). Si bien aún resta que los países miembros aprueben el acuerdo en sus respectivos países, han dado un paso importante para poner en pie un acuerdo regional histórico por su alcance, que representa al 40% del comercio mundial.

Dentro de los objetivos de acuerdo sobresale el golpe “geopolítico” sobre China, quien no forma parte y seguramente será afectada por los alcances del mismo, entre “sus vecinos” y EE.UU. Obama es el principal impulsor del acuerdo, que más allá de su cara pública, ya lleva más de 5 años de negociaciones en secreto.

Otro factor a tener en cuenta está relacionado con las consecuencias para los trabajadores. Sindicatos de distintos países como México (o EE.UU.), se han manifestado contrarios a la realización del acuerdo ya que advierten generará una mayor competencia entre los trabajadores de los países del TPP, generando abaratamiento de la fuerza de trabajo o cierre de fábricas por relocalización.

Actualmente continúan las “negociaciones” entre los países miembros, sobre distintos aspectos y cláusulas conflictivas. Para algunos economistas como Paul Krugman, el “histórico acuerdo” está “sobrevaluado” o al menos no traería “tantos” beneficios económicos para EE.UU, y se pregunta “¿por qué la administración Obama gastaría tantos esfuerzos en este acuerdo?”.

En este sentido, a la par de lograr una mayor influencia geopolítica para aislar a su principal competidor mundial, China, desde la administración Obama buscan realizar el acuerdo persiguiendo no sólo beneficios estrictamente comerciales que ya le brindan otros “acuerdos de libre comercio”, sino satisfaciendo intereses de algunos grupos monopólicos como las grandes farmacéuticas.

Para Stiglitz el TPP no es lo que parece

En un artículo publicado recientemente, el nobel de economía Joseph Stiglitz junto a Adam Hersch, cuestionan la finalidad del TPP que nada tiene que ver con “el libre comercio” y afirman: “en realidad se trata de un acuerdo para gestionar las relaciones comerciales y las inversiones de sus miembros. Y hacerlo en nombre de los grupos de presión empresariales más poderosos de cada país”.

En relación a los derechos de propiedad intelectual o copyright, donde hay cláusulas específicas para reglamentarlos, algunas de las cuales se filtraron, Stitlitz afirma en el artículo: “la investigación económica demuestra claramente que tales derechos de propiedad intelectual no sirven para promover la investigación, en el mejor de los casos”.

Y continúa: “hay pruebas de lo contrario: cuando el Tribunal Supremo invalidó la patente de Myriad sobre el gen BRCA, se produjo una explosión de innovaciones que se tradujeron en mejores pruebas menos caras. En efecto, las disposiciones del TPP restringirán la competencia abierta y aumentarán los precios para los consumidores en los EE.UU. y en todo el mundo: anatema para el libre comercio”.

El TPP regulará el comercio de productos farmacéuticos a través de una serie de cambios sobre "la vinculación de patentes", la "exclusividad de datos", y datos “biométricos". En consecuencia, los economistas agregan: “se permitirá expandir a las empresas farmacéuticas - a veces casi por tiempo indefinido - sus monopolios sobre los medicamentos patentados, excluir a medicamentos genéricos más baratos del mercado, e impedir a competidores biosimilares la introducción de nuevos medicamentos durante años. Así es como el TPP regulará el comercio de la industria farmacéutica, si los EE.UU. se salen con la suya”.

El alcance de las grandes farmacéuticas

Aunque el acuerdo promete beneficios a otros grupos monopólicos como tabacaleras, en el caso de las farmacéuticas el TPP estipula extender el plazo de las patentes a medicamentos biológicos que combaten enfermedades como el cáncer o el VIH. Esto generaría un encarecimiento de sus costos, restringiendo el acceso a dichos fármacos e impidiendo la fabricación de medicamentos genéricos por más tiempo favoreciendo a las empresas farmacéuticas transnacionales (mayormente de EE.UU.) frente al Estado en caso de arbitrajes.

De acuerdo a un ranking de las principales empresas del mundo en 2015, entre las primeras 50 se encuentran 3 grandes farmacéuticas, que serían beneficiadas por el TPP:

1 - Pfizer Inc (EE.UU.), registra un capital bursátil de 183 mil millones de euros.

2 – Merk (EE.UU.), registra un capital bursátil de 147 mil millones de euros.

3 - Gilead Sciences (EE.UU.), registra un capital bursátil de 139 mil millones de euros.
El lugar que ocupan en el terreno bursátil no es menor, se encuentran por encima de marcas globales como Pepsico, o Volkswagen, y de aprobarse el TPP, serán estos grupos quienes se beneficiaran directamente a costa de encarecer medicamentos vitales, dificultando el acceso a ellos de los sectores pobres.

De esta forma se pone de nuevo en evidencia la necesidad de repudiar estos acuerdos imperialistas que someten a amplios sectores de la población, y los excluyen de los avances de la ciencia que debería ser un beneficio social para toda la humanidad.







Temas relacionados

Estados Unidos   /    Acuerdo Trans-Pacífico   /    HIV   /    Economía Internacional   /    Internacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO