Internacional

GENOCIDIO ARMENIO

El Papa visita Armenia mientras el Vaticano evita hablar del genocidio

Bergoglio inicia el viernes 24 su visita al país. Las tensiones con Turquía y el intento del Vaticano por lograr mayor peso en la región del Caucaso aparecen como telón de fondo.

Diego Sacchi

@sac_diego

Viernes 24 de junio de 2016 | Edición del día

Este viernes, 24 de junio, el Papa inicia su visita que durará hasta el domingo e incluye una actividad en el memorial del genocidio armenio. Si bien desde el Vaticano insisten en que el viaje tiene como fin reforzar los lazos con la Iglesia apostólica de Armenia, resaltando la relación de Bergoglio con el jefe de la iglesia armenia Catholicos Karekin II, el trasfondo político del viaje ha sido difícil de ocultar. En especial por la tensa relación entre el Vaticano y el gobierno turco, actor de peso en la región del Cáucaso.

https://www.google.com.ar/maps/place/Armenia/@39.5001441,43.7862756,7z/data=!4m5!3m4!1s0x40155684e773bac7:0xd0b4757aeb822d23!8m2!3d40.069099!4d45.038189

En 2015, Bergoglio, describió la matanza de hasta 1,5 millones de armenios en la Primera Guerra Mundial como "el primer genocidio del siglo XX", días antes de la conmemoración del centenario de la masacre contra ese pueblo. Rápidamente Turquía, que no reconoce el genocidio armenio perpetrado por el Imperio Otomano, retiró a su enviado en el Vaticano, Mehmet Pacaci, quien permaneció alejado de sus funciones durante 10 meses.

Te puede interesar: El genocidio, base del actual Estado turco

Conscientes de este entredicho, desde el Vaticano buscan bajar los decibeles de la polémica y la posible repercusión diplomática que tendría un nuevo pronunciamiento Papal sobre el genocidio. Una muestra de esto fue el videomensaje, de Bergoglio, a la nación armenia difundido por el Vaticano en la víspera de su partida, en el mismo no se utiliza explícitamente el término “genocidio”, al pedir a los habitantes de ese país "no permitir que los recuerdos dolorosos se adueñen de sus corazones".

Evitar un nuevo entredicho con Turquía es vital para las intenciones de Bergoglio en la región. Por un lado continuar fortaleciendo la influencia del Vaticano hacia el este, con la mira puesta en Asía, donde el acercamiento con la Iglesia Ortodoxa Rusa fue un primer paso. Por otro lado, aparecer como un actor de peso en la región sembrada de conflictos entre naciones como expresión visible de una disputa entre potencias regionales, Rusia y Turquía, en la que también juegan intereses de potencias imperialistas.

El gobierno armenio ha dado muestras de que ve a la figura del Papa como un factor clave para levantar el bloqueo de frontera que aplica Turquía y plasmar un posible acuerdo con Azerbaiyán, vecino con el que mantienen un viejo conflicto armado por el enclave de Nagorno Karabaj.

Bergoglio apuesta a fortalecer su papel como mediador conflictos difíciles, seguramente el antecedente del papel jugado en las negociaciones entre La Habana y Washington funciona como carta de presentación. Queda por ver si puede reproducir esa experiencia para la situación en la región del Cáucaso. Para lograr aparecer como un factor de peso en la región no es casual la visita a Armenia, un país donde será recibido con mayor aceptación, para luego repetir este gesto político con Georgia en septiembre, y con Azerbaiyán en octubre.

Si Bergoglio se ha valido de gestos y discursos con contenido social y de denuncia a las desigualdades de lo que llama “el capitalismo salvaje”, para recuperar la autoridad de la Iglesia católica como mediación ante futuros conflictos sociales, la aparición de un Papa más activo en la política mundial, busca recuperar el rol del Vaticano como mediador en conflictos regionales, en muchos casos, aunque no siempre, acompañando las políticas de las principales potencias imperialistas.







Temas relacionados

Armenia   /    Jorge Bergoglio   /    Papa Francisco   /    Vaticano   /    Turquía   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO