Sociedad

IGLESIA

El Papa envió un mensaje a la prensa contra las “fake news”

Fue en medio del escándalo por encubrimiento eclesiástico a curas pedófilos.

Miércoles 24 de enero | Edición del día

Durante su gira por Chile y Perú, Francisco invitó a misa al obispo de Osorno, Juan Barros, largamente denunciado por encubrir al ex sacerdote y abusador sexual, Fernando Karadima. Frente a la extendida indignación, el Papa pidió disculpas a las víctimas pero advirtió que “no hay pruebas” de los hechos y defendió al acusado. No es la primera vez. Recientemente se viralizó un video de 2015 donde el exarzobispo de Buenos Aires afirmaba que las acusaciones fueron “armadas por los zurdos” y concluía que “Osorno sufre por tonta, porque no abre su corazón a lo que Dios dice”.

En medio de este escándalo, que encontró eco en todos los medios, la cabeza de la Iglesia católica dirigió un documento a la prensa. Fue este miércoles, con motivo de la 52° Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales. Allí puso especial énfasis en la proliferación de fake news (noticias falsas), un término muy en boga por estos días. Además propuso una prensa “al servicio de los que no tienen voz”.

“Se trata de la estrategia utilizada por la «serpiente astuta» de la que habla el Libro del Génesis, la cual, en los albores de la humanidad, fue la artífice de la primera fake news, que llevó a las trágicas consecuencias del pecado, y que se concretizaron luego en el primer fratricidio y en otras innumerables formas de mal contra Dios, el prójimo, la sociedad y la creación”, reza el texto firmado por el Pontífice. En el mismo, inscribe al periodismo como una “misión” y un “proyecto de Dios”.

Cabe destacar que la Curia, famosa por apañar numerosos casos de abuso sexual entre sus filas, también se ha encargado de censurar su difusión y de difamar a las víctimas frente a la prensa. La investigación del Boston Globe realizada en 2002 donde exponían curas pederastas –cuya historia fue llevada al cine en la película Spotlight- es sólo un ejemplo. En Paraguay, durante el 2016, la Iglesia obturó una investigación sobre clérigos argentinos pedófilos.

También en 2016, el Tribunal del Estado Vaticano pretendió judicializar a dos periodistas que investigaban sus irregularidades económicas -tales como lavado de dinero-. Ni hablar del silencio en torno a la complicidad de la jerarquía eclesiástica con guerras y dictaduras, que constituye un secreto a viva voz e involucra al propio Bergoglio.

Esta institución ha diseñado un sistema de impunidad –acompañado de un blindaje mediático- en torno a sus vejámenes y crímenes. El doble discurso de Francisco y su búsqueda de una aún mayor injerencia católica en la prensa constituye un insulto a las víctimas, activistas y periodistas que luchan día a día para desenmascarar sus abusos.







Temas relacionados

Periodistas   /    Periodismo   /    Papa Francisco   /    Prensa   /    Vaticano   /    Iglesia Católica   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO